ÚNETE

Budó evita polemizar con los familiares de presos molestos con el Govern

La consellera de la Presidencia, Meritxell Budó. EFE/Andreu Dalmau/Archivo La consellera de la Presidencia, Meritxell Budó. EFE/Andreu Dalmau/Archivo

La consellera de la Presidencia, Meritxell Budó, ha evitado este viernes polemizar con familiares de presos independentistas que se habían mostrado críticos con el departamento de Justicia de Govern tras la denegación de un permiso para pasar en sus domicilios el confinamiento por el coronavirus.

Las juntas de tratamiento de las cárceles catalanas denegaron a los presos independentistas este permiso, algo que sí permitieron a una quincena de reclusos de segundo grado que tenían salidas amparadas por el artículo 100.2 del reglamento penitenciario.

La Generalitat anunció el martes que estudiaría los resquicios legales para poder acordar el confinamiento domiciliario de presos con el 100.2, pero el Tribunal Supremo advirtió que si se enviaba a casa a los líderes del 'procés', los funcionarios de las juntas de tratamiento podrían incurrir en un delito de prevaricación.

Ayer jueves, Blanca Bragulat, mujer del exconseller preso Jordi Turull, cargó contra el departamento que dirige la republicana Ester Capella: "La conselleria de Justicia aprueba el confinamiento domiciliario de 15 presos con un 100.2 (y no son los presos políticos).

A partir de ahora quizá que cuando los mencionen hablen de políticos presos", escribió en Twitter. También Montse Bassa, diputada de ERC en el Congreso y hermana de la exconsellera presa Dolors Bassa, publicó un tuit muy crítico con la gestión de los permisos a los presos.

"La Dolors tenía ya la hoja firmada y la madre avisada... Y tenía que salir ayer. Recuerdo que tenía el 100.2 aprobado para cuidar a la madre. Se aplazó la Junta 'casualmente'... Que teníamos al enemigo en Madrid ya lo sabía. Lo que no sabía es que también lo tenemos en casa...", denunció.

El hijo de Dolors Bassa se sumó a las críticas desde Twitter: "A partir de hoy, si le pasa algo a mi madre (por coronavirus o por la situación de las cárceles catalanas) o si no puede volver a abrazar a la abuela (que cuidaba ella con un 100.2 aprobado por el juez), ya no será solo culpa del Supremo...", escribió Bep Surroca Bassa.

En la rueda de prensa diaria que ofrece para explicar la gestión del Govern frente a la crisis del coronavirus, Budó ha evitado responder a estas críticas de los familiares de presos. La consellera de la Presidencia, de JxCat, se ha limitado a lamentar los "intentos de presión, coacción y amenaza por parte del Tribunal Supremo" a los "funcionarios de prisiones" de Cataluña y se ha "remitido" a las declaraciones de la republicana Ester Capella.

Esta mañana, la consellera de Justicia ha calificado de "inaudito" que el Supremo "amenace" y "coaccione" a las juntas de tratamiento de las cárceles para "influir" en su decisión sobre los presos del 'procés' y ha pedido a la Fiscalía que investigue los hechos. EFE.