ÚNETE

ERC propone cambiar la Ley de Estabilidad y eximir la regla de gasto para 2020-2021

ERC ha propuesto modificar la Ley orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera para hacerla menos rígida y permitir que las comunidades autónomas y los ayuntamientos queden eximidos de cumplir con la regla de gasto en 2020 y en 2021.

El grupo parlamentario de ERC ha registrado una proposición de Ley para debatir en el Pleno del Congreso que persigue modificar ciertos criterios de aplicación de la regla del gasto, estabilidad presupuestaria y reducción de la deuda pública para vincularla a estados excepcionales de emergencia sanitaria, como la provocada por el COVID-19.

En este sentido proponen que las corporaciones locales puedan incurrir en déficit en aquellos ejercicios en que hayan tenido lugar situaciones de emergencia fruto de catástrofes naturales, emergencias sanitarias o situaciones análogas, y siempre que puedan justificar que este déficit no tiene carácter estructural y además presenten un nivel de endeudamiento inferior al 110 % sobre sus ingresos corrientes.

También abogan por flexibilizar el destino del superávit presupuestario y porque las comunidades autónomas quedan exentas del cumplimiento de la regla del gasto durante los ejercicios 2020 y 2021.

"Durante los ejercicios 2020 y 2021 los ayuntamientos y comunidades autónomas quedarán exentas de las medidas correctivas derivadas del incumplimiento de los objetivos de estabilidad presupuestaria, reglas del gasto y sostenibilidad financiera así como de las medidas coercitivas", añade el texto de la iniciativa.

Uno de los cambios es definir que los ayuntamientos cumplen con los principios de estabilidad presupuestaria -superávit o equilibrio- cuando el nivel de endeudamiento es inferior al 110 % de los recursos corrientes y se mantiene un plazo medio de pago a proveedores inferior a los 30 días.

ERC afirma que la actual normativa es "excesivamente rígida para dar respuesta a un nuevo escenario de recesión económica, particularmente en el caso de su aplicación a la administración local".

Incide en que en un escenario de riesgo de crisis económica provocada por la actual emergencia sanitaria "se hace imprescindible que las diferentes administraciones públicas tengan capacidad de movilizar el máximo de recursos para evitar que se convierta en una crisis estructural".

ERC recuerda que hasta el momento los sucesivos anuncios del gobierno de flexibilización de la regla del gasto se han limitado a prorrogar el pequeño margen de las inversiones financieramente sostenibles y ampliar el grupo de políticas objeto de su aplicación.

"Ante los retos económicos que se presentan fruto del impacto de la crisis sanitaria del COVID-19, consideramos más necesario que nunca reorientar la política de austeridad recogida en la actual Ley de Estabilidad Presupuestaria", indica ERC, que recuerda el anuncio de la Comisión Europea de activar la cláusula de salvaguarda, que en la práctica supone la congelación de las reglas fiscales con el objetivo de incrementar el gasto público.

Además, advierte de que la actual Ley de Estabilidad ha sido incapaz de conseguir que las administraciones públicas generen ahorros en etapas de crecimiento económico para poder liberarlos en periodos de recesión.

En los ayuntamientos "a pesar de tener tasas positivas de PIB y crecimiento de los ingresos públicos, seguían existiendo elevadas tasas de paro y cada vez mayor número de empleos precarios(...) incluso cuando han sido capaces de generar ahorros, no han podido dar una respuesta adecuada a las necesidades de la población". EFE.