Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE ⮕

El Govern busca resquicios legales para mandar a su casa a los presos del 100.2


La consellería de Justicia estudia resquicios legales del reglamento penitenciario para poder enviar a confinarse en su casa a los presos que podían salir de día a trabajar o hacer voluntariado por el artículo 100.2, entre ellos los líderes del 'procés'.

Según ha explicado el Departamento de Justicia en un comunicado, la consellera, Ester Capella, ha dado instrucciones a las juntas de tratamiento de las cárceles para que estudien si la ley permite que los reclusos del 100.2 puedan permanecer en sus domicilios mientras dure el estado de alarma, como sucede con parte de los que están en tercer grado.

La consellera ha anunciado esta martes que ha dado esa indicación a las juntas de las cárceles, pese a que la autoridad penitenciaria desde que se decretó el estado de alarma está en manos del Ministerio de Interior.

El escollo legal que dificulta mandar a sus casas a los presos con el 100.2 -que actualmente permanecen día y noche en la cárcel, dado que con el estado de alarma se suspendieron sus salidas- es que el reglamento penitenciario solo permitiría en principio el confinamiento domiciliario de los reclusos en tercer grado, no de los que están clasificados en segundo.

El objetivo de la medida, según el Departamento de Justicia, es "esponjar" las cárceles para evitar la propagación del coronavirus entre la población reclusa: hasta el momento, se han confirmado nueve casos positivos de internos -otros 34 están en estudio- y 20 de funcionarios.

La excarcelación de los presos del 100.2, una "medida excepcional en una emergencia sin precedentes" según el Departamento, se aplicará solo a los reclusos con un bajo riesgo de reincidencia y que dispongan de un domicilio fijo y, aunque de aplicación inmediata, tendrá que ser avalada después por el juez de vigilancia.

Actualmente, 101 presos de las cárceles catalanas tienen autorizadas las salidas del artículo 100.2. Antes del estado de alarma, eran 157, pero 56 han pasado a ser clasificados en tercer grado en las últimas semanas.

En declaraciones a los medios a través de un mensaje de vídeo, la consellera ha explicado que ha ordenado a los directores de centro que "busquen" lo que la ley "permite" para esponjar las cárceles catalanas".

"Nos lo pide Naciones Unidas, y el departamento de Justicia ya hace días que está tomando decisiones y recorriendo caminos que hasta ahora no había recorrido. En estos momentos, tenemos el 69 % de las personas clasificadas en tercer grado confinadas en su casa. Pero no es suficiente, necesitamos que haya menos gente en las cárceles", ha apuntado.

En relación a si esa medida afectará a los líderes independentistas en prisión -todos ellos confinados en la cárcel, después de que se les suspendieran sus salidas para trabajar por el 100.2-, la consellera ha precisado que "las decisiones las toman y las tomarán las juntas de tratamiento". EFE.