Quantcast
ÚNETE

El Banco de España pide un uso responsable de la flexibilidad contable

Fachada del Banco de España, en Madrid. EFE/Chema Moya/Archivo Fachada del Banco de España, en Madrid. EFE/Chema Moya/Archivo

El Banco de España ha pedido hoy a las entidades financieras que hagan un uso responsable de la flexibilidad prevista en la normativa contable, por ejemplo, para catalogar los riesgos de crédito, mientras dure esta situación excepcional causada por el COVID-19.

"La situación de emergencia de salud pública creada por la propagación del COVID-19, y las necesarias medidas de contención adoptadas están provocando una perturbación de gran intensidad para la economía española, que afecta a las empresas y a los hogares", explica la entidad en una nota remitida hoy.

Por ello "es necesario que las entidades financieras continúen prestando apoyo financiero a las empresas y hogares afectados negativamente por esta situación transitoria y excepcional" para "facilitar su posterior recuperación una vez se supere la crisis sanitaria".

En este contexto, el Banco de España recuerda a las entidades financieras la importancia de definir y aplicar responsablemente sus políticas contables con flexibilidad, pero sin "menoscabo de la adecuada identificación del deterioro de las operaciones y de una estimación razonable de su cobertura por riesgo de crédito".

El uso de la flexibilidad existente en el marco contable implica, entre otras consideraciones, evitar la utilización automática de aquellos indicadores e hipótesis que, "si bien pueden resultar razonables en situaciones normales, pueden no serlo en circunstancias excepcionales" no previstas en dicho marco.

En este sentido, la entidad pone el ejemplo de un crédito que lleve más de 30 días impagado, que no debería pasar automáticamente de "normal" a "normal en vigilancia especial (NVE)", a no ser que experimente un incremento significativo en su riesgo de crédito.

Y para determinar esto último, se debe tener en cuenta "toda la vida de la operación" y valorar si los posibles cambios que se consideren puntuales o transitorios en el comportamiento de pago del cliente en cuestión tienen un impacto significativo en el riesgo de crédito durante todo el plazo de la operación. EFE.