Quantcast
ÚNETE

Alcalde Igualada: "No estamos en un pozo, estamos en un túnel y saldremos"

El alcalde de Igualada (Barcelona), Marc Castells, ha advertido este sábado que la semana que viene será "muy complicada" por el incremento de casos y fallecimientos por COVID-19 pero ha lanzado un mensaje de esperanza: "No estamos en un pozo, estamos en un túnel y estamos a punto de ver la salida".

En la rueda de prensa diaria para actualizar la situación en la Conca d'Òdena, confinada desde el pasado 13 de marzo por el brote de coronavirus en el Hospital de Igualada, Castells ha subrayado: "Entramos en una semana clave, los datos serán malos pero será el inicio de empezar a ver la luz al final del túnel".

"Tenemos que estar preparados mental y materialmente, con los dispositivos sanitarios y funerarios, porque seguramente la próxima semana aún será muy complicada, pero la buena noticia es que cada semana que pasamos es una semana menos para salir adelante", ha destacado Castells.

En este sentido, el alcalde ha querido transmitir un mensaje "de tranquilidad y esperanza" porque "se están haciendo bien las cosas" y ha instado a la ciudadanía a no relajarse: "La garantía de que el virus remita es el aislamiento social e higiene. Ahora es necesario que todo el mundo cumpla".

En su intervención, Castells ha vuelto a insistir en la necesidad de hacer los test de coronavirus a toda la población confinada: "No puede ser que donde tenemos la tasa más alta de mortalidad no se tomen medidas extraordinarias". Entre las medidas para afrontar esta semana "complicada", el alcalde ha recordado que el hospital de campaña que se está habilitando en el polideportivo de las Comes estará listo el lunes y que se ha ampliado la zona refrigerada del tanatorio.

Asimismo, ha celebrado la reincorporación de personal sanitario en el Hospital de Igualada pero ha insistido en la necesidad de más recursos humanos y materiales para todos los centros asistenciales de la Conca d'Òdena. De momento, el Hospital de Igualada acumula 508 positivos de coronavirus, de los que 140 son profesionales sanitarios, y 57 personas han fallecido. EFE.