LA ZURDA

"Vamos España, se puede": el mensaje de los investigadores españoles en China

"Vamos España, se puede": el mensaje de los investigadores españoles en China/EFE/EPA/YFC C "Vamos España, se puede": el mensaje de los investigadores españoles en China/EFE/EPA/YFC C

"Vamos España, se puede"; es el mensaje de aliento de un grupo de jóvenes investigadores españoles que desempeña su labor científica en China y que han comenzado ya a sentir el alivio de las estrictas medidas de aislamiento que se impusieron para contener la propagación del nuevo coronavirus.

En un vídeo promovido por la Red de Investigadores China-España, numerosos investigadores han enviado sus mensajes narrando cómo vivieron y combatieron el aislamiento, cómo han llenado las horas en sus hogares y finalmente coinciden de forma unánime en que el esfuerzo ha merecido la pena.

El presidente de la red, José Pastor, describe como "una pesadilla" o "una película" el inicio del confinamiento, y Carmen Morcelle recuerda cómo, de la noche a la mañana, se encontraron todos con mascarilla, con los comercios cerrados y con nuevas rutinas como la de tomarse la temperatura de manera constantemente, y coincide con sus colegas que lo más difícil es el aislamiento social.

Teletrabajo, suspendidas todas las clases presenciales, nada de reuniones, nada de eventos, recuerda Alberto Macho haciendo un símil con la situación que ahora se ha extendido a muchos países del mundo, y entre ellos España, y Carlos Navarrete incide en el riesgo que la situación provoca en los negocios, las dudas que genera sobre el futuro laboral de cada uno y en el confinamiento de las familias en el mismo piso durante muchas semanas.

"Es como poner tu vida en pausa", según el investigador Gabriel Alfranca, y Laura Medina apunta que es ante ese "incierto" panorama cuando empiezan a surgir las dudas: ¿cómo lo voy a hacer?; ¿cómo voy a aguantarlo"; ¿cuánto tiempo va a durar?.

El científico José Rufián coincide en que los primeros días "son muy confusos" y surgen además sentimientos de "ansiedad", acrecentados además por la preocupación en la distancia de sus familiares y amigos, y Borja Garmelo lanza una pregunta: "¿cómo lo sobrellevamos?".

"Manteniendo la calma y viviendo día a día", responde la investigadora Rosa Lozano; "recuperando el contacto con la familia y con los amigos; es el momento de quedarse en casa y de ser responsables", aconseja José Ignacio Vílchez.

Pedro Laborda sugiere que es momento para "aislar la mente" y hacer cosas nuevas, y los investigadores narran cómo han aprovechado para aprender a cocinar, para leer, para hacer los cursos de formación que antes no pudieron, para escribir y para hacer todas las cosas que antes no hacían por falta de tiempo.

De repente, narran los investigadores, empiezan a surgir las noticias de que el número de contagios ha comenzado a bajar y la situación de aislamiento y confinamiento comienza a relajarse y cunde en todos ellos un sentimiento de alivio y sobre todo el convencimiento de que el esfuerzo "ha merecido la pena".

La vida comienza a retornar a la normalidad, celebran los investigadores, que uno a uno, aseguran que en sus distritos ya no queda ni un solo infectado por el nuevo coronavirus; "ni en el mío", "ni en el mío", encadenan los jóvenes científicos.

Y narran que han aprendido esta lección que la vida les ha dado, que han comprendido el valor de la cooperación, la importancia de dejar de pensar en uno mismo y de empezar a pensar en todos los que nos rodean.

"Nadie nos había preparado sobre cómo actuar en una situación así"; "no quedaba otra opción"; "ser responsables"; "nos teníamos que proteger para proteger a los demás"; "sabíamos que esta batalla la podíamos ganar y que era responsabilidad de todos", han descrito en el vídeo los jóvenes científicos antes de reiterar, uno a uno, que se puede, que "juntos se puede".

"Ha merecido la pena", aseguran los investigadores, y el vídeo se cierra con una contundente frase, en chino y en español: "¡Vamos, España!. El ministro español de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, ha recordado que los investigadores españoles que trabajan en China se sometieron a un duro confinamiento para frenar en ese país el avance del nuevo coronavirus.

"Ahora nos mandan su aliento para resistir nuestra cuarentena en casa. Sois un ejemplo para todos. Gracias", ha escrito el ministro en su cuenta de Twitter. EFE.