LA ZURDA

ERC ve la mesa de diálogo como un punto de inflexión que condiciona los PGE

El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès (i), y el conseller Alfred Bosch, tras la reunión de la mesa de diálogo bilateral entre el Gobierno y la Generalitat que se celebró ayer miércoles en el Palacio de la Moncloa, en Madrid. EFE/Kiko Huesca. El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès (i), y el conseller Alfred Bosch, tras la reunión de la mesa de diálogo bilateral entre el Gobierno y la Generalitat que se celebró ayer miércoles en el Palacio de la Moncloa, en Madrid. EFE/Kiko Huesca.

El vicepresidente del Govern y coordinador nacional de ERC, Pere Aragonès, ha considerado este jueves que la mesa de diálogo entre gobiernos es "un punto de inflexión" que abre una nueva etapa y ha admitido que esta negociación condiciona los Presupuestos del Estado.

En unas declaraciones a la Cadena Ser y también al digital El Nacional, el vicepresidente del Govern ha señalado que "ayer se comenzó a cumplir el acuerdo de legislatura" al iniciarse la mesa de diálogo entre los gobiernos del Estado y catalán, con lo cual ERC "ahora está en disposición de trabajar otros acuerdos".

Después de recordar que los votos y diputados de ERC en el Congreso y Senado son consecuencia del resultado electoral, Pere Aragonès ha apuntado que "si hay voluntad del Gobierno de aprobar los Presupuestos, se puede hablar, porque la lista que tenemos para mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos es larga, y hay muchas cuestiones pendientes".

Según el vicepresidente catalán, el PP intentó acabar con el "procés" a través de la "judicialización" y la "fuerza coercitiva" y ha celebrado que actualmente el PSOE haya cambiado el prisma hacia la "política".

Aragonès ha pedido al conjunto del independentismo que se preocupe de ampliar la mayoría para sobrepasar el 50 por ciento en las urnas, porque "no queremos un país a trocitos, no queremos una república donde haya gente que la siente impuesta".

Hacen falta mayorías "amplias" y "sostenidas en el tiempo", ha precisado, antes de señalar que las negociaciones con el Gobierno del Estado deben ir acompañadas de la movilización de los ciudadanos de Cataluña.

"No vaciaremos las calles para llenar las urnas", ha afirmado en este sentido, después de reconocer que la reunión de ayer no hubiera sido posible "sin la movilización de la gente".

ERC, ha indicado, actúa como "rompehielos" para conseguir formar la mesa de diálogo con el Estado, y esto implica que "quien abre camino recibe bofetadas, pero lo hemos querido asumir y si lo podemos compartir mucho mejor".

En consonancia con el independentismo pragmático que abandera ERC, Aragonès ha negado una afirmación largamente repetida desde que se puso en marcha el "procés": "¿El mundo nos mira? No. Seamos claros. El mundo no nos mira, pero ve", y "la represión" del Estado "ha situado la carpeta catalana en algunas mesas y cancillerías". EFE.