LA ZURDA

ERC asegura que JxCat iba a votar "sí" al techo de gasto y cambió por ellos

MADRID, 27/02/2020.- El portavoz de ERC, Gabriel Rufián (c) atiende a los medios de comunicación tras el pleno celebrado este jueves en el Congreso. EFE/Chema Moya MADRID, 27/02/2020.- El portavoz de ERC, Gabriel Rufián (c) atiende a los medios de comunicación tras el pleno celebrado este jueves en el Congreso. EFE/Chema Moya

Las negociaciones sobre el llamado "techo de gasto" aprobado este jueves por el Congreso gracias a la abstención de ERC han puesto de relieve las enormes tensiones entre los republicanos y sus socios en la Generalitat de Junts per Catalunya (JxCat), de los que aseguran que el lunes estaban dispuesto a votar "sí".

Este "sí" inicial, afirman fuentes de ERC, tornó en el "no" con el que han rechazado el proyecto remitido por el Gobierno cuando sus socios les transmitieron su intención de abstenerse, un cambio de posición que solo se explican como un movimiento estratégico impulsado "desde Waterloo", es decir, por el sector de Junts encabezado por Carles Puigdemont.

De hecho, lo ocurrido ha causado tal malestar en la formación republicana que habla sin ambages de "deslealtad" de sus socios y anuncia que no volverán a anticiparles el sentido de su voto ante iniciativas parlamentarias del Congreso, habida cuenta de que usan esta información para distanciarse y contraatacar a ERC.

El cambio de posición de JxCat, siempre según las fuentes de ERC, ha causado además problemas en sus filas, que según admiten son muy permeables a críticas procedentes de sus socios, y les ha obligado a redoblar sus esfuerzos para convencerles de la oportunidad de facilitar la aprobación del "techo de gasto", preámbulo de unos presupuestos generales del Estado sobre los que eluden pronunciarse.

ERC hace hincapié en que la mesa de negociación abierta este miércoles en Moncloa entre el Gobierno y la Generalitat ha sido decisiva para que los diputados de este partido pulsaran esta mañana el botón de la abstención en el Congreso, porque fue "bien" e incluso "mejor" de lo que algunos querían, remarcan las fuentes, que al mismo tiempo subrayan la continuidad de este espacio de diálogo.

Con este panorama, se abre un período en el que por un lado proseguirán las conversaciones de la mesa catalana, que se reunirá alternativamente en Madrid y Barcelona, mientras el Gobierno tendrá que preparar sus presupuestos y negociar los apoyos para que, como pretende la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, puedan ser aprobados antes de que finalice el verano.

Los únicos presupuestos que Pedro Sánchez ha llevado hasta ahora al hemiciclo fueron presentados en 2018 por su anterior Gobierno.

Contaba con la previa aprobación del techo de gasto facilitada como ahora por ERC, quien, si embargo, luego rechazó el proyecto de cuentas públicas cuando llegó al Congreso, impidiendo su tramitación, lo que precipitó la convocatoria de elecciones anticipadas en abril de 2019. EFE.