LA ZURDA

El festival de Edimburgo alerta de las trabas del nuevo sistema migratorio

Festivals Edinburgh, la organización que aúna los principales certámenes culturales de Edimburgo como el Festival Internacional, alertó hoy de las trabas que la implantación de un sistema de visados puede suponer para los miles de artistas que cada año visitan la capital de Escocia.

La directora de Festivals Edinburgh, Julie Armour, afirmó que el nuevo sistema migratorio, que entrará en vigor en 2021, puede "disuadir" a muchos artistas de países de la Unión Europea (UE) a desplazarse a Edimburgo para actuar en certámenes como el Festival Internacional y el Fringe, que se celebran durante el mes de agosto.

"Los festivales de Edimburgo nacieron con un espíritu internacional (...) Nos preocupa que la complejidad de las reglas de visados pueda disuadir a los artistas y estamos decididos a proteger el flujo libre de ideas, en un momento en que las personas y los países necesitan estar más conectados", señaló Armour.

Representantes del Gobierno británico y de la administración de Edimburgo se reúnen este miércoles en la capital de Escocia para examinar cómo funcionará la cuestión de los visados para los festivales de la ciudad.

Unos 8.000 artistas extranjeros acuden cada año a Edimburgo para participar en los festivales de arte de la capital, que atraen a un público de alrededor de 4,7 millones de personas y generan un impacto económico estimado de más de 300 millones de libras (357 millones de euros).

El sector cultural quiere que el Gobierno británico amplíe el permiso que permite a artistas extranjeros trabajar en el Reino Unido por un período superior a un mes y que se mantenga también la autorización para que participen en festivales sin necesidad de contar con un aval.

Una vez termine el periodo transitorio ligado al abandono del país de la UE el 31 de diciembre de este año, el Reino Unido implantará un sistema migratorio basado en puntos, por lo que solo permitirá la llegada de trabajadores comunitarios cualificados, que deberán cumplir varios requisitos.

Será fundamental que hablen inglés y cuenten con un contrato de trabajo que garantice un salario por encima de las 25.600 libras (30.800 euros) anuales. EFE.