LA ZURDA

Un Juez belga decide que la vista por la euroorden de Puig siga el 30 de marzo

Bruselas (Bélgica), 24/02 / 2020.- El ex ministro de cultura catalán Lluis Puig Gord (C) habla a los medios después de una audiencia en el juzgado de Bruselas, en Bruselas, Bélgica, el 24 de febrero de 2020. Otros no están identificados. (Bélgica, España, Bruselas) EFE / EPA / STEPHANIE LECOCQ Bruselas (Bélgica), 24/02 / 2020.- El ex ministro de cultura catalán Lluis Puig Gord (C) habla a los medios después de una audiencia en el juzgado de Bruselas, en Bruselas, Bélgica, el 24 de febrero de 2020. Otros no están identificados. (Bélgica, España, Bruselas) EFE / EPA / STEPHANIE LECOCQ

El magistrado belga de un juzgado de primera instancia que examina la euroorden cursada por las autoridades españolas contra el exconsejero autonómico catalán Lluís Puig, reclamado por malversación en el caso del 1-O, acordó este lunes que la segunda parte de la vista continúe el próximo 30 de marzo.

Según anunciaron los abogados de la defensa al término de una audiencia de tres horas a puerta cerrada, en esta primera parte antes del receso de un mes se trataron aspectos como los derechos fundamentales y la doble incriminación.

La segunda parte de la vista que no pudo concluir este lunes versará sobre "aspectos técnicos", agregaron los abogados de Puig, respecto a un proceso en el que los testimonios se limitan a la defensa, pues la Fiscalía belga no acostumbra a revelar detalles sobre las vistas.

"Sigo aquí luchando y dando la cara (...), presentándome ante la Justicia europea", declaró Puig al término de la sesión en la Cámara del Consejo de Bruselas, juzgado de primera instancia que examina la Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE) contra el exconsejero catalán de Cultura.

Desde que el magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena cursara el pasado octubre esta tercera oleada de euroórdenes contra los políticos independentistas huidos de España, es la primera vez que se debate el fondo del asunto en la vista ante el juez.

El coordinador de las defensas de los políticos independentistas, Gonzalo Boye, comentó a la prensa que ante el juez emplearon argumentos relativos a "derechos fundamentales y de derecho penal sustantivo, básicamente en la falta de doble incriminación".

Otro de los letrados belgas de los políticos independentistas, Simon Bekaert, argumentó ante la prensa que el delito de malversación en Bélgica se juzga por la vía administrativa y no penal y que la responsabilidad no recae sobre un individuo sino sobre el Gobierno.

Preguntados si habían pedido a juez que curse una pregunta prejudicial al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) de Luxemburgo, Boye sólo dijo que él "no lo limitaría a una pregunta".

"Nosotros hemos hecho una serie de planteamientos y ahora tenemos que discutirlos con el fiscal y con el juez", declaró. "Por ahora no se ha terminado la vista. De momento vamos planteando diferentes escenarios jurídicos.

Nosotros estamos muy contentos sobre cómo va la vista. Supongo que el fiscal también porque cada uno cuenta la fiesta como le va. Creo que es un claro síntoma de que se está tomando el caso muy en serio", zanjó Boye.

Técnicamente, el juez belga podría dictar sentencia el propio 30 de marzo tras la vista, pero los abogados de Puig lo ven muy improbable y creen que el magistrado anunciará ese día la fecha de su decisión definitiva, ante la que cabe recurso en Apelación y después en Casación.

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont no acompañó a Lluís Puig este lunes en el juzgado, pero sí lo hizo el exconsejero y eurodiputado Toni Comín, también huido en Bélgica e igualmente reclamado por las autoridades españolas por supuesta sedición y malversación.

El proceso relativo a sus euroórdenes contra Puigdemont y Comín está suspendido en Bélgica hasta que se resuelva el suplicatorio que el Tribunal Supremo español ha enviado a la Eurocámara para pedir que se les retire la inmunidad parlamentaria. Puig, sin embargo, no es eurodiputado y no disfruta de ninguna inmunidad parlamentaria, por lo que su proceso sigue adelante. EFE.