LA ZURDA

Marta Pascal dejará su escaño en el Senado, pero seguirá vinculada al PDeCAT

La senadora y excoordinadora del PDeCAT Marta Pascal en una imagen de archivo / EFE. La senadora y excoordinadora del PDeCAT Marta Pascal en una imagen de archivo / EFE.

La senadora y excoordinadora del PDeCAT Marta Pascal ha anunciado este lunes que dejará el escaño en el Senado después del próximo pleno, aunque no se plantea por ahora desvincularse del partido.

En una entrevista en TV3, Pascal ha dicho que no puede seguir "poniendo voz" al grupo de JxCat en el Senado después de que sus discrepancias, el "ejercicio de pluralidad" que ha hecho en los últimos meses, haya "sido visto como una disidencia interna, como una merma interna".

Por eso, ha afirmado, ha decidido poner "punto y final" a su trayectoria en el Senado tras el pleno de dos días que se celebrará mañana y el miércoles.

Pascal ha remarcado que toma esta decisión por voluntad propia y después de las conversaciones que ha mantenido con representantes del partido.

Preguntada por si esta renuncia como senadora implica también su desvinculación del PDeCAT, Pascal ha dicho: "No lo tengo sobre la mesa y me gustaría no tener que hacerlo".

Sobre el debate de futuro en el PDeCAT, ha señalado que el partido ha de ejercer "el liderazgo y la centralidad política y de ningún modo ha de disolverse", sino que tiene que "elegir compañeros de viaje".

"Una opción es ir con el mundo de la Crida, que representa la política de la confrontación, del bloqueo institucional, del simbolismo, que creo que es un simbolismo muy estéril, o ir del brazo de gente que crea que la política es tomar decisiones y solucionar, tener una cierta paciencia, no moverte de tus ideales pero saber que 10 a 0 no puedes ganar, y me gustaría que el PDeCAT eligiera estos compañeros de viaje", ha manifestado.

A través de Twitter, Pascal ha hecho pública la carta de renuncia dirigida a quien fue su número dos y hoy es presidente del PDeCAT, David Bonvehí.

La senadora asegura que su renuncia es un "acto de lealtad a sus valores y principios", alejados desde hace tiempo de la posición del expresidente catalán y líder de JxCat, Carles Puigdemont.

Pascal, quien el pasado abril no descartó la creación de un nuevo partido y que ha colaborado con la plataforma El País de Demà alumbrada en Poblet (Tarragona), afirma que JxCat "no ha asumido el rol necesario como actor político que aborde formas de solucionar el conflicto entre Cataluña y España".

Para la exdirigente del PDeCAT, JxCat ha quedado "prisionero de un simbolismo estéril y de una retórica muy estridente" que ha dejado a las instituciones "a la intemperie".

También expresa en la carta su preocupación por el "clima de intolerancia y agresividad" contra todas aquellas personas dentro del espacio postconvergente que no comparten determinadas decisiones.

En este sentido, lamenta que, en lugar de construir una propuesta "amplia que aspire a representar a mucha gente", se impone en JxCat "la posición de aquellos que en nombre de una supuesta coherencia necesitan del bloqueo para poder mantener sus posiciones de poder".

Además, Pascal no quiere que sus ideales "se midan en función de los actos de desobediencia y de unilateralidad", porque "no llevan absolutamente a parte alguna".

"Solo creo en el pacto, las urnas, la negociación, la amnistía, la paciencia radical en la gestión de los tiempos, la defensa de los intereses de los catalanes y un referéndum acordado para dirimir nuestro futuro político; el resto me parece un ruido ensordecedor y estéril", añade. EFE.