LA ZURDA

Batlle: "En Cataluña falta una fuerza catalanista, democristiana y liberal"

El teniente de alcalde de Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona e histórico militante del PSC, ahora integrado en Units per Avançar, Albert Batlle, en una imagen de archivo / EFE. El teniente de alcalde de Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona e histórico militante del PSC, ahora integrado en Units per Avançar, Albert Batlle, en una imagen de archivo / EFE.

El teniente de alcalde de Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona e histórico militante del PSC, ahora integrado en Units per Avançar, cree que de cara a las elecciones autonómicas "hay un espacio para una confluencia de fuerzas catalanistas que agrupen la mejor tradición socialdemócrata, democristiana y liberal".

En una entrevista en el programa Converses de la COPE, Batlle ha opinado que "el catalanismo está huérfano de representación en el mapa político", y ha advertido que este proyecto no puede, en su opinión, liderarlo Manuel Valls (ex primer ministro francés y actual concejal den el Ayuntamiento de Barcelona) porque, según él, no representa una posición de "catalanismo moderado".

"Tenemos que buscar un proyecto con unos principios básicos y un mínimo común denominador", ha defendido Batlle, en un momento en que su formación, Units per Avançar ha acordado "profundizar" en las conversaciones que mantienen con el llamado grupo de Poblet, un colectivo partidario de un catalanismo moderado que podría derivar en una nueva formación política, de cara a un posible acuerdo electoral en Cataluña.

Batlle ha opinado que la deriva independentista de los herederos de la antigua CDC ha dejado este espacio político vacío y ha dicho que el proyecto político que surja de ninguna manera puede incluir las palabras "independencia" o "autodeterminación".

"Puede haber independentistas y no independentistas pero no podemos presentarnos con un programa electoral en el que salga la independencia porque es un disparate. Hemos de ser realistas y responsables", ha añadido.

Batlle sí que ve posible la celebración de un referéndum, siempre y cuando se trate de "votar un acuerdo" con el Gobierno central para "mejorar la financiación, asegurar el blindaje competencial, conseguir un autogobierno de calidad o solucionar el déficit en infraestructuras". "No creo que nadie esté en contra de votar un acuerdo para darle más cuerpo y fuerza", ha concluido. EFE.