LA ZURDA

Moreno Bonilla prevé bajar el IRPF y las tasas públicas en los próximos presupuestos

  • Escrito por Enrique Bermúdez y Juan Lara
  • Publicado en Nacional
SEVILLA, 22/02/2020.- El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, posa en el Palacio de San Telmo, sede del ejecutivo andaluz en Sevilla, durante la entrevista con Efe, en la que afirma que no contempla una coalición electoral en la comunidad con Cs, su socio de Gobierno, aunque es consciente de que en tres años todo puede "dar muchas vueltas" y dependerá de "las circunstancias", la voluntad de los partidos y sobre todo de si suman más que por separado. EFE/Julio Muñoz SEVILLA, 22/02/2020.- El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, posa en el Palacio de San Telmo, sede del ejecutivo andaluz en Sevilla, durante la entrevista con Efe, en la que afirma que no contempla una coalición electoral en la comunidad con Cs, su socio de Gobierno, aunque es consciente de que en tres años todo puede "dar muchas vueltas" y dependerá de "las circunstancias", la voluntad de los partidos y sobre todo de si suman más que por separado. EFE/Julio Muñoz

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha anunciado que su Ejecutivo quiere incluir en el presupuesto de 2021 una nueva rebaja fiscal, en el IRPF y en las tasas públicas de la administración, aunque ha advertido que las decisiones del Gobierno central lo ponen cada vez "más complicado".

En una entrevista con la Agencia EFE, Moreno ha señalado que la intención es bajar el IRPF, para alinearse con las comunidades que tienen "una presión más baja", y reducir las tasas públicas que tiene la Junta "casi de manera horizontal en toda Andalucía".

"Tenemos la firme voluntad de seguir bajando los impuestos, pero el Gobierno de Pedro Sánchez cada día nos lo pone más complicado", ha manifestado el presidente andaluz, quien ha aludido al impago de los 537 millones del IVA, al perjuicio del modelo de financiación autonómica o a las "contrarreformas" que se están haciendo.

El Gobierno andaluz hará especial énfasis en la economía y en el empleo en el corto y medio plazo, aunque Moreno ha explicado que "hay unas inercias del pasado que siguen estando presentes" y que no existen "varitas mágicas" para transformar "de la noche a la mañana algunas de las cosas que están pasando en Andalucía".

Ha defendido que "las grandes transformaciones tienen que ser sensatas, tranquilas" porque no son "para un cuarto de hora, sino para un largo plazo", por lo que requieren "tiempo de maduración".

Moreno cree que en este primer año se han hecho "muchas cosas, más de las que se podían hacer" porque hay "limitaciones de todo tipo, judiciales, administrativas, políticas", aunque considera que en ocasiones no lo han comunicado bien: "A veces hemos ido nosotros mismos amortizando nuestras propias noticias".

En materia sanitaria, ve las protestas como "algo inherente" al sector, ya que también se están produciendo en otras comunidades, aunque ha remarcado el aumento de 1.000 millones en Andalucía tras un "déficit" de 3.000 millones por "los recortes del PSOE".

Ha indicado que se están haciendo inversiones, se han inaugurado once centros de salud, se ha contratado a 4.600 profesionales y se va a seguir aumentando las plantillas, aunque ha añadido: "Siempre va a ser insuficiente y yo reconozco que es insuficiente".

La intención del Ejecutivo es que la sanidad suba en inversión, con un "diálogo constante" con los profesionales del sector. En cuanto a la educación y al nuevo decreto de escolarización, ha cuestionado "quién puede tener miedo a la libertad" de elección de centro por parte de los padres y ha recordado que el 80 por ciento de los municipios andaluces no tienen centros concertados.

Moreno ha asegurado que la educación pública no tiene ninguna "amenaza" con este decreto y cree que las críticas de la oposición son "infundadas", con el único objetivo de desgastar al Gobierno.

También ha defendido la actuación de su Ejecutivo con lo que siempre han denominado "administración paralela", ya que ha resaltado que nunca se había puesto como ahora "bajo el microscopio de una auditoría pública y privada".

Cuando esté listo ese "mapa de los auditores" se tomarán las decisiones "con rigor y seriedad, pero siempre respetando la legalidad", ha manifestado Moreno, quien ha recordado que hay un marco legal laboral por el que deben regirse en cualquier caso.

"Hay derechos de trabajadores, personas donde se puede tener dudas de su origen, de su procedencia o del procedimiento de acceso a la Administración, pero que han consolidado unos derechos" con la jurisprudencia de varias sentencias, ha señalado.

El presidente, que no prevé remodelar su Gobierno, ha recordado que él ya anunció un cambio tranquilo cuando accedió al cargo: "Aquellos que buscaban un cambio súbito o radical, creo que no es ni el momento ni hubiera sido lo propicio". EFE.