Quantcast
ÚNETE

Buch recelaba de Junqueras antes del 1-O: "Que le imputen a él, que se esconde"

El actual conseller de Interior, Miquel Buch, en una imagen de archivo / EFE. El actual conseller de Interior, Miquel Buch, en una imagen de archivo / EFE.

El actual conseller de Interior, Miquel Buch, recelaba del papel de Oriol Junqueras los meses previos al 1-O de 2017, cuando en un chat se quejó de que los convergentes eran los únicos con problemas con la justicia: "Que imputen a Junqueras, que se esconde por todas partes porque lo que quiere ser es candidato".

Así lo aseguró Buch en enero de 2017, cuando aún era alcalde de Premià de Mar (Barcelona) y presidente de la Asociación Catalana de Municipios (ACM), en un chat con alcaldes de la antigua CDC, cuyo contenido figura en un informe de la Guardia Civil, al que ha tenido acceso Efe, en el marco de un causa abierta sobre supuestas irregularidades en subvenciones de la Diputación de Barcelona.

El comentario de Buch se produjo el 27 de enero de 2017, justo el día en que la Fiscalía abrió diligencias para investigar si la Generalitat se había apoderado de datos fiscales reservados y había elaborado informes sobre la ideología de jueces, al trascender la víspera el contenido de varias conferencias del entonces senador de ERC Santi Vidal.

"Los imputados por hacer alguna cosa por la independencia son los nuestros", se quejó Buch en el chat, en el que participaban alcaldes posconvergentes en la comarca barcelonesa del Maresme, entre ellos el de Tordera, Joan Carles García, uno de los detenidos en la causa del juzgado 1 de Barcelona sobre los supuestos contratos irregulares de la Diputación a entidades afines a la antigua CDC.

"No nos sirve que imputen, si lo hacen, a Santi Vidal. Que imputen a Junqueras, que se esconde por todas partes porque él lo que quiere ser es candidato", zanjó Buch sobre el líder de ERC, que fue cabeza de cartel republicano en las elecciones del 21-D de 2017, ya bajo el 155, aunque lo hizo ya en prisión preventiva, antes de ser condenado por el Supremo a 13 años por sedición.

Por su parte, Vidal fue imputado por el juzgado de instrucción 13 de Barcelona por el contenido de sus charlas, que dieron pie a la apertura de una causa sobre los preparativos del 1-O en la que se ha procesado a una treintena de personas, entre ellas varios ex altos cargos del Govern, aunque finalmente el exsenador de ERC ha quedado fuera del proceso.

Buch, que también fue imputado por su apoyo como alcalde y presidente de la ACM al 1-O -aunque finalmente su causa se archivó-, había adjuntado en el grupo de wasap el 26 de enero un enlace a una noticia que resaltaba que Vidal, tras la polémica por sus charlas, se ratificaba en que era necesario "generar ilusión" en el independentismo, ante lo que le calificó de "irresponsable".

Fuentes del entorno de Buch consultadas por Efe han asegurado que sus manifestaciones en este chat tienen el tono propio de una conversación privada, efectuadas en un contexto de tensión política y en un marco de confianza, hace más de dos años, y han resaltado que no aportan nada a la investigación abierta por el juez.

Un miembro del grupo de alcaldes convergentes del Maresme alertó el día 27 de enero de 2017 de que Vidal acababa de renunciar como senador de ERC, ante lo que Buch -que fue nombrado conseller de Interior en mayo de 2018, tras la etapa del 155-, no ahorró críticas al partido republicano.

"Vuelve al 'Dragon khan' de ERC", exclamó Buch, en alusión a los vaivenes de la atracción estrella del parque de Port Aventura, que sirvió para acuñar las discrepancias públicas entre los socios del tripartito de izquierdas catalán de 2003 a 2010, el PSC, ERC e ICV.

Meses después, el 30 de agosto de 2017, pocos días antes del 1-O, Buch advirtió a los miembros del grupo de wasap de que les habían recomendado que era mejor utilizar la aplicación "Signal" para comunicarse, ya que ofrecía más garantías de seguridad.

Uno de los miembros del grupo comentó entonces que tendrían que borrar el historial, para que no quedase rastro, ante lo que otro aseguró que, para que fuera posible, cada uno de los participantes tenía que borrar las conversaciones del chat en su teléfono.

Sin embargo, el alcalde de Tordera, Joan Carles García, de JxCat, uno de los treinta detenidos en la operación de mayo de 2018 sobre esta supuesta red corrupta, no los borró de su teléfono, lo que ha permitido a la Guardia Civil analizar su contenido.

En la causa, que dirige el juzgado de instrucción 1 de Barcelona, se investigan 26 expedientes de subvención supuestamente irregulares a trece entidades, entre ellas la fundación Catmont e Igman, vinculadas al actual diputado de JxCat Francesc de Dalmases, por valor de más de un millón de euros, que el juez sospecha se podrían haber desviado a fines vinculados al procés. EFE.