LA ZURDA

La Consellera de Justicia ve previsible flexibilizar la cárcel a los presos del procés

El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonés, acompañado por las conselleras de Justicia, Ester Capella (c), y de Agricultura, Teresa Jordá (d), en una imagen de archivo. EFE/Andreu Dalmau El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonés, acompañado por las conselleras de Justicia, Ester Capella (c), y de Agricultura, Teresa Jordá (d), en una imagen de archivo. EFE/Andreu Dalmau

La consellera de Justicia de la Generalitat, Ester Capella, ve "previsible" que los nueve presos del procés puedan salir para ir a trabajar o hacer voluntariado, en aplicación del artículo 100.2 del reglamento penitenciario, y no ha descartado que a alguno se le conceda el tercer grado.

Así lo ha asegurado Capella en una entrevista a Catalunya Ràdio, justo el día en que el líder de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, ha salido de prisión por primera vez para ir a trabajar y a ejercer voluntariado, en aplicación del artículo 100.2 del reglamento penitenciario, que también se ha aprobado para el exlíder de la ANC Jordi Sànchez y para la expresidenta del Parlament Carme Forcadell.

La consellera ha resaltado que la aplicación del artículo 100.2 depende de las juntas de tratamiento de las cárceles, sin pasar por ningún órgano de la Generalitat, y que debe ser avalado 'a posteriori' por la justicia.

Capella ha asegurado que "obviamente es previsible" que el resto de presos del procés puedan ser "merecedores" de la aplicación del artículo 100.2 -ya se están haciendo los trámites pertinentes, ha detallado-, porque es "una manera de cumplir la sentencia", que no se limita únicamente a permanecer en los centros penitenciarios, sino que permite salidas para trabajar y ejercer voluntariado.

"Si fuésemos una república no estarían en la cárcel y no tendríamos exiliados", ha apuntado la consellera republicana, que ha indicado que el Govern ha defendido en todo momento la amnistía para los presos del procés.

Otra cosa, ha puntualizado, es que más allá de lo que pueda pensar el Govern o lo que les gustaría que ocurriera, "las cosas son como son" y ninguna "convicción personal" puede enmendar una sentencia judicial.

Capella también ha afirmado que no es "descartable" que cuando se revise la clasificación inicial en el segundo grado a los presos del procés -el plazo de seis meses expira en junio- a alguno de ellos se le pueda conceder el tercer grado, por el que sólo irían a la cárcel a dormir entre semana.

"Nada es descartable. Está previsto en la ley y es previsible que se puedan acordar cosas diferentes. Por este motivo existe un plazo máximo de seis meses, para valorar la situación de cada preso", ha indicado. EFE.