LA ZURDA

Malestar en algunas asociaciones por la escasa entidad del memorial a los deportados

Dos asociaciones de defensa de la memoria histórica han expresado su malestar por el monumento que homenajea a los 7.000 españoles deportados a los campos de concentración nazis por su "pequeño" tamaño y su ubicación "clandestina" en los jardines de Nuevos Ministerios, en Madrid, entre otras razones.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), a través de su presidente Emilio Silva, considera que la columna de un metro de altura, inaugurada el pasado 30 de enero por la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, está en un "lugar marginal", en un "patio" y no en un "lugar de paso".

Para Silva, hubiera bastado con que se colocara en la parte exterior del complejo, junto al Ministerio de Transportes, en el mismo Paseo de la Castellana. Sin embargo, Concha Díaz, vicepresidenta de Amical Mauthausen y Otros Campos, que participó en la comisión que ha erigido el monolito, ve "adecuada" su ubicación, ya que así está mejor protegida ante posibles "actos vandálicos".

Por su parte, Elsa Osaba, integrante de la Coordinadora Querella Argentina por el Exilio y la Deportación, afirma que el memorial "pasa desapercibido" por su "pequeño tamaño" y por la ausencia de un indicador que señale su presencia.

"Si no te acercas mucho para leerlo, no te enteras del significado" ha explicado y ha puesto como ejemplo el memorial de Laredo que ocupa unos 10 metros en las inmediaciones del ayuntamiento.

 El texto que remata la columna en su parte superior también es cuestionado por la ARMH y por Querella Argentina al referirse a las victimas de los campos de concentración como "fallecidos".

Para Silva, esa es una palabra "desafortunada" porque quienes perecieron en los campos "no murieron en condiciones normales" y ha insistido: “No entiendo la torpeza”. El memorial, que para Silva es "horrendo estéticamente", ha costado 3.822 euros, según el portal de Transparencia y forma parte de las iniciativas de la Comisión Interministerial para la conmemoración del 80 Aniversario del exilio republicano español.

En su comparecencia el pasado martes en el Senado, Carmen Calvo ha comprometió a impulsar con la máxima prioridad las políticas de memoria histórica, con medidas como la exhumación de represaliados del franquismo, y de tratar esta materia como una auténtica "política de Estado". EFE.