LA ZURDA

Pérez de los Cobos no pensó que los Mossos llegarían a ese nivel de "inacción" el 1-O

El coordinador del dispositivo policial para impedir el 1-O, Diego Pérez de los Cobos, ha admitido que no pensó que los Mossos d'Esquadra llegarían a ese nivel de "inacción" y ha afirmado que si hubiese tenido mando habría impuesto su criterio al mayor Josep Lluis Trapero.

Así lo ha afirmado De los Cobos en su testifical en el juicio en la Audiencia Nacional al mayor Trapero, que afronta una petición fiscal de 11 años de cárcel por un delito de rebelión, por su supuesta connivencia con el Govern de Carles Puigdemont para permitir la celebración del 1-O.

El coronel de la Guardia Civil ha replicado a Trapero, quien en su interrogatorio de la semana pasada alegó que la magistrada del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) Mercedes Armas, que les ordenó impedir el 1-O, aclaró a los mandos policiales que el dispositivo "único y conjunto" que había establecido estaría "liderado y dirigido" por De los Cobos.

El coronel de la Guardia Civil ha negado que tanto la Fiscalía como la juez le dieran mando sobre el dispositivo para impedir el 1-O, ya que su función se limitó, según su versión, a coordinar a los cuerpos policiales, y ha puesto como ejemplo el contenido de la reunión de la Junta de Seguridad del 28 de septiembre, en que vio a Trapero "alineado" con el Govern de Puigdemont.

"¿Usted cree que (si hubiese tenido mando) habría permitido que Trapero estuviera discutiendo conmigo en esa reunión delante del convocante del acto ilegal sobre los criterios de actuación? No habría permitido ninguna discusión y habría impuesto mis criterios, radicalmente opuestos a los suyos", ha exclamado De los Cobos.

Según el testigo, "en ningún caso" habría permitido esa discusión ni que Trapero no asistiera a las reuniones de coordinación a las que le convocó, ni que el 29 de septiembre el mayor confeccionara unas pautas de actuación "con criterios antagónicos" con los de la instrucción de la secretaría de Estado de Seguridad. "Eran como el blanco y el negro", ha resaltado.

De los Cobos ha reconocido que nunca pensó que los Mossos d'Esquadra llegarían al "nivel de inacción" que alcanzaron el 1-O.

Y es que, según el coronel de la Guardia Civil, el dispositivo que estableció Trapero para el 1-O tuvo varios elementos que fueron "ineficaces", "perversos" e "inapropiados", como los binomios enviados a cada punto de votación, la activación de un número de efectivos "insuficiente" o un "sistema de generación de refuerzos laberítinco" o que no se activaran a las unidades antidisturbios de los Mossos.

"Todos esos criterios de actuación y elementos que aisladamente ya eran perversos para la consecución de la finalidad de impedir el referéndum, en su conjunto lo eran más. Y todavía muchísimo más si se filtran y se ponen en conocimiento público por parte de los convocantes y de los que iban a acudir a esa actividad ilegal, que ya sabían el escenario que se encontraría", ha denunciado.

Según De los Cobos, la jefatura de los Mossos de la época, con Trapero al frente, lanzó un "mensaje de equidistancia" días antes del 1-O al sostener que obedecían los mandatos judiciales y de fiscalía y que también cumplían con las órdenes de sus autoridades gubernativas.

"Teniendo en cuenta el momento en que nos encontrábamos, en que se estaban impartiendo instrucciones por parte de la Fiscalía y que los convocantes del referéndum ilegal eran las autoridades gubernativas, esa equidistancia me parecía muy peligrosa. Equidistancia o algo peor", ha sostenido.

Para De los Cobos, que desde los Mossos se lanzara a la opinión pública ese mensaje de equidistancia "no ayudaba a la solución del problema" que se les venía "encima". EFE.