LA ZURDA

Vuelve la negociación política al Congreso para el reparto de las comisiones

Los grupos del Congreso comenzarán a partir de la semana que viene la negociación para el reparto de las presidencias de las comisiones, una serie de conversaciones cruzadas de índole política porque del acuerdo que se adopte dependerá en buena medida el control de la agenda parlamentaria.

Las fechas para la constitución de las mesas de las comisiones, y por tanto para su puesta en funcionamiento, son el 5 y el 6 de febrero. Antes, un pleno convocado el 4 avalará la reforma reglamentaria que da pie a estos órganos parlamentarios, muchas de ellas con nombres nuevos porque deben adaptarse a los de los ministerios.

Aunque no en todos los casos, porque para esta legislatura recién comenzada el Congreso ha decidido mantener un número manejable de comisiones y no desdoblarlas, como ha ocurrido con varios departamentos.

Mientras la estructura del Ejecutivo tendrá un ministerio de Sanidad y otro de Consumo, o uno de Ciencia y otro de Universidades, el Congreso ha optado por agrupar las áreas en comisiones únicas.

La decisión no es baladí: aparte de evitar un gasto considerable (cada cargo de la mesa de una comisión cobra un suplemento), se evita una carga (a veces inabordable) de trabajo para el personal de la Cámara.

De momento, 26 comisiones están a punto de ver la luz: son 21 permanentes legislativas y cinco permanentes no legislativas (la diferencia estriba en que éstas últimas se crean específicamente para la nueva legislatura).

También se crearán las comisiones mixtas, integradas por diputados y senadores, y las que obliga el reglamento para gestiones internas: Peticiones, Estatuto del Diputado y Reglamento.

Superado este trámite más formal que político, aunque también requiere el acuerdo de la mayoría de los grupos (PSOE, PP y Unidas Podemos rubricaron la lista de las 26 comisiones mencionadas), los partidos con presencia en el Congreso conversarán sobre el reparto de las presidencias.

En la legislatura pasada, la XIII, esta negociación estuvo marcada por la intención de PSOE y de Unidas Podemos de excluir a Vox de dichas presidencias. Al final, diputados de esta fuerza política accedieron a cargos en comisiones contadas, pero a vicepresidencias y a secretarías.

Sin embargo, Vox, ahora, suma 52 escaños y es la tercera fuerza en el Congreso, por lo que dejar a sus diputados fuera de las presidencias se antoja más difícil. Como ya ocurió en la negociación para la distribución de los nueve puestos de la Mesa, la posición del PP resultará aquí fundamental.

Por seguir con el precedente más cercano, la legislatura pasada: PSOE y Unidas Podemos se repartieron la mayoría de las presidencias de las 21 comisiones permanentes legislativas, 14 concretamente (diez los socialistas y cuatro los "morados").

El PP logró tres (Hacienda, Interior y Sanidad), Cs, dos (Defensa y Cooperación al Desarrollo); ERC, una (Industria) y PNV, otra (Agricultura). Ciudadanos, sin embargo, cuenta ahora con 10 escaños, así que probablemente su presencia al frente de las comisiones será menor. EFE.