LA ZURDA

Cs: "Los separatistas no quieren hablar de corrupción porque están implicados"

El diputado de Ciudadanos (Cs), Nacho Martín Blanco / Foto Cs El diputado de Ciudadanos (Cs), Nacho Martín Blanco / Foto Cs

“Los partidos que gobiernan en Cataluña no quieren hablar de corrupción porque están implicados, como el PSOE y el PP”. Así lo ha dicho el diputado de Ciudadanos (Cs), Nacho Martín Blanco, ante la convocatoria el próximo martes de un pleno monográfico sobre corrupción en el Parlament de Cataluña tras una petición de la formación naranja. Martín Blanco ha hecho estas declaraciones delante del Palau de la Música Catalana, “lugar emblemático, por desgracia, de la corrupción que ha habido en Cataluña” porque “el ‘caso Palau’ simboliza el gobierno que ha estado gobernando durante más de 40 años en Cataluña, el de Convergència”.

El diputado naranja ha recordado los últimos casos de corrupción en Cataluña como el del secretario general del deporte de la Generalitat, Gerard Figueras, que “está siendo investigado, pero sigue en su cargo como si no pasara nada”; el de la exconsellera de Cultura y actual diputada en el Congreso, Laura Borràs, también investigada “por el amaño de contratos” y, finalmente, el del Síndic de Greuges, Rafael Ribó, “aquel que debería ser el defensor del pueblo pero está implicado en el caso de la trama del 3%”.

Martín Blanco también han insistido en que “para ser President de la Generalitat hay que ser diputado del Parlament” recordando que, a pesar de estar inhabilitado, Quim Torra “pretende saltarse lo que dice el Tribunal Supremo (TS), el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) y la Junta Electoral Central (JEC)”.

Sobre los permisos penitenciarios de los presos condenados en el juicio del ‘procés’, el diputado naranja ha recalcado que “son políticos condenados por delitos gravísimos” que “no muestran arrepentimiento en absoluto puesto que han dicho que lo volverán a hacer”. Por eso, ha dicho que desde Cs piden que “todas las personas condenadas cumplan las penas de forma igualitaria” y ha rechazado los posibles “privilegios”.