Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Òmnium pegará 30.000 carteles por la cárcel "inadmisible" de los independentistas

BARCELONA, 24/11/2018.- El vicepresidente de Ómnium Cultural, Marcel Mauri, participó este mediodía en una pegada de carteles en la Rambla del Poblenou de Barcelona, campaña con la que 140 equipos de voluntarios de la entidad pegarán más de 30.000 carteles en Cataluña para denunciar la "situación inadmisible" que dicen que es el encarcelamiento de los líderes independentistas, entre ellos su presidente Jordi Cuixart.- EFE/ Andreu Dalmau BARCELONA, 24/11/2018.- El vicepresidente de Ómnium Cultural, Marcel Mauri, participó este mediodía en una pegada de carteles en la Rambla del Poblenou de Barcelona, campaña con la que 140 equipos de voluntarios de la entidad pegarán más de 30.000 carteles en Cataluña para denunciar la "situación inadmisible" que dicen que es el encarcelamiento de los líderes independentistas, entre ellos su presidente Jordi Cuixart.- EFE/ Andreu Dalmau

Òmnium Cultural ha iniciado hoy una campaña con la que 140 equipos de voluntarios de la entidad pegarán más de 30.000 carteles en Cataluña para denunciar la "situación inadmisible" que dicen que es el encarcelamiento de los líderes independentistas, entre ellos su presidente Jordi Cuixart.

En declaraciones a los medios en la rambla del Poblenou, donde ha tenido inicio esta iniciativa, el vicepresidente de Òmnium Cultural Marcel Mauri ha afirmado que el Estado "no está garantizando los derechos" de los presos independentistas, en lo que ha indicado que es "una causa política".

Ha señalado, en este sentido, el posicionamiento de ONGs como Amnistía Internacional, Front Line Defenders y la Organización Mundial contra la Tortura (OMCT) respecto a los que el independentismo define como presos políticos.

"Haría bien el Estado español en escucharles", ha señalado Mauri, que ha negado que en España haya "división de poderes" y ha censurado la "politización de la Justicia".

Mauri ha añadido: "Por eso salimos a la calle, para denunciar con la ciudadanía catalana y, por extensión, la del resto del Estado que cuando tocan los derechos de una persona nos los están recortando a todos".