Quantcast
HEMEROTECA
             SUSCRÍBETE
ÚNETE A EL OBRERO

Iceta niega que la moción de censura vaya a ser un "mercadeo" ni "pactos oscuros"

BARCELONA, 28/05/2018.- El primer secretario de los socialistas catalanes, Miquel Iceta (2d), junto a los dirigentes del partido, Núria Marín (i), Àngel Ros (2i) y Eva Granados (d) durante los primeros minutos de la reunión de la ejecutiva del PSC, celebrada esta mañana en la sede del partido. EFE/ Marta Pérez BARCELONA, 28/05/2018.- El primer secretario de los socialistas catalanes, Miquel Iceta (2d), junto a los dirigentes del partido, Núria Marín (i), Àngel Ros (2i) y Eva Granados (d) durante los primeros minutos de la reunión de la ejecutiva del PSC, celebrada esta mañana en la sede del partido. EFE/ Marta Pérez

El líder del PSC, Miquel Iceta, ha negado hoy que la moción de censura promovida por el socialista Pedro Sánchez vaya a convertirse en un "mercadeo" o "pactos oscuros" con el independentismo, sino que se trata simplemente de optar entre "corrupción o limpieza, retroceso o progreso, monólogo o diálogo".

En rueda de prensa en la sede central de los socialistas catalanes, antes de desplazarse a Madrid para asistir al Comité Federal del PSOE junto a otros dirigentes, Iceta ha evidenciado el "pleno apoyo unánime" de la ejecutiva del PSC a una moción de censura impulsada por "obligación democrática total y absoluta".

"Es de obligación estricta presentar una moción de censura para permitir el cambio que España necesita", ha aseverado el líder del PSC, que ha criticado que algunos partidos "hayan confundido la moción de censura con el mercado de Calaf", ya que "no debe ser un espacio para intercambiar favores ni negociación de contrapartidas, sino simplemente de si a España le conviene el cambio".

"No vamos a convertir la moción de censura en escenario de un mercadeo de votos y menos de pactos oscuros", ha dicho, en alusión a las palabras de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, sobre "pactos secretos" de Sánchez con el independentismo.

Iceta ha mostrados su "indignación" ante estas "intolerables insinuaciones y ataques" y ha "reivindicado" que Sánchez "no dudó ni un segundo en dar apoyo al Gobierno cuando la unidad de España estaba en riesgo", a pesar de que tiempo antes había renunciado a su escaño como diputado para mantener su "no es no" a Mariano Rajoy.

El dirigente ha recordado que la posición del PSOE sobre Cataluña es "conocida y no cambiará, que nadie se engañe", ya que la posición de Sánchez es "coherente y consistente".

Así, la postura de los socialistas se "mantendrá en los mismos términos" en relación a la defensa de la "integridad territorial de España", la "vigencia" de la Constitución en todo el territorio y el cumplimiento de la legalidad", como también la apuesta por la reforma Constitucional, la "capacidad de diálogo" y la creación de la comisión para revisar el modelo territorial, ha señalado.

"Que nadie piense que el Partido Socialista, para ganar algún voto, va a cambiar de posición política sobre lo que ha estado defendiendo los últimos meses o años. Podemos escucharnos y hablarnos todos, pero no habrá negociación de apoyos", ha advertido Iceta, que ha negado que él haya conversado con ERC o el PDeCAT.

Como también se ha mostrado crítico con Ciudadanos, partido que "sigue sin entender de qué va esto", como por ejemplo en su "desconocimiento sideral de la Constitución que tanto dicen defender" cuando pedían elecciones una vez presentada la moción.

"Yo solo veo españoles -ha ironizado parafraseando a Albert Rivera-. Veo 350 diputados que deben decidir. Cualquiera de ellos debe pensar lo que más conviene a España y votar en conveniencia. Deberán decidir entre Sánchez o Rajoy, futuro o pasado, limpieza o corrupción, progreso o retroceso, diálogo o monólogo".

Por otro lado, sobre las palabras en Cadena Ser del exvicepresidente del Gobierno y exvicesecretario general del PSOE Alfonso Guerra, tildando al president Quim Torra de "nazi", Iceta ha afirmado que Torra "tiene obra escrita muy importante que contiene elementos racistas, xenófobos y supremacistas. Los adjetivos, que los ponga quien quiera", ha dicho, confiando en todo caso en que su acción de gobierno "desmienta lo que ha escrito".