Quantcast
ÚNETE

Catalunya en Comú tendrá listas paritarias y rechaza pedir créditos bancarios

BARCELONA, 22/04/2018.- El líder de En Comú Podem, Xavier Domènech, junto a la portavoz adjunta, Marta Ribas, durante la Asamblea Organizativa de Catalunya En Comú celebrada hoy en Barcelona. EFE/Marta Pérez BARCELONA, 22/04/2018.- El líder de En Comú Podem, Xavier Domènech, junto a la portavoz adjunta, Marta Ribas, durante la Asamblea Organizativa de Catalunya En Comú celebrada hoy en Barcelona. EFE/Marta Pérez

Catalunya en Comú ha aprobado hoy sus estatutos, su código ético y los reglamentos de comicios internos, y ha decidido que los programas electorales y alianzas las decidan los inscritos, que los electos renuncien al aforamiento judicial y que todos los órganos estén compuestos con paridad de género.

Otras decisiones tomadas por los comunes en su Asamblea Organizativa, en la que han participado unas ochocientas personas y en la que no se ha aprobado ninguna de las quince enmiendas presentadas, son que las listas que concurran a las primarias internas serán "cremallera", es decir, que hombres y mujeres ocuparán puestos alternos.

La formación no aceptará créditos bancarios y optará por proyectos de micromecenazgo, de bancas éticas o de cooperativas, y los cargos públicos tendrán limitación de sueldo, renunciarán a dietas adicionales o por asistir a reuniones institucionales, a fondos de pensiones privados y a vehículos oficiales.

Asimismo, el máximo órgano de Catalunya en Comú será su Asamblea Nacional, mientras que el Consell Nacional será "el principal órgano de deliberación de las grandes líneas estratégicas, formada por un mínimo de 150 y un máximo de 200 personas", indica el partido en una nota de prensa.

La Comisión Ejecutiva Nacional -integrada por entre 30 y 40 personas- se encargará de la "dirección ejecutiva" y la Coordinación Nacional -entre dos y cuatro personas- tendrá "la responsabilidad de coordinación de la acción política".

Los inscritos en la organización podrán participar en sus procesos electorales, así como impulsar consultas internas vinculantes, incluidas las de carácter revocatorio sobre cargos internos o públicos del partido.

Las asambleas de los comunes serán abiertas a la ciudadanía y éstas podrán impulsar iniciativas ciudadanas para hacer llegar las demandas de la sociedad civil a las instituciones.