HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Mujer adicta al alcohol, un perfil que gana presencia en Proyecto Hombre


(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

Hombre de 39 años y con empleo sigue siendo el perfil mayoritario de quien acude a Proyecto Hombre para tratar su adicción, sobre todo a la cocaína; aunque ellos representan más del 80 % de las personas atendidas, el porcentaje de mujeres sigue en aumento, en su caso por problemas con el alcohol.

Así se desprende del "Informe 2021 del Observatorio Proyecto Hombre sobre el perfil de las personas con problemas de adicción en tratamiento" que ha presentado este martes la organización, focalizado este año en las dificultades que tienen las mujeres para acceder a la ayuda.

Un menor apoyo social y familiar y una doble vulnerabilidad y desventaja social -por acercarse a la ilegalidad y por incumplir los roles tradicionalmente asignados a las mujeres- explican el estigma y las dificultades a las que se enfrentan antes de dar el paso y pedir ayuda.

"La adicción añade vulnerabilidad al hecho de ser mujer, que ya es un hecho por sí mismo", ha señalado en este sentido la directora la Asociación Proyecto Hombre, Elena Presencio.

Pese a las dificultades añadidas que afrontan las mujeres adictas, Presencio ha subrayado en declaraciones a Efe que quienes deciden iniciar un programa tienen un "plus de compromiso y voluntad" que les sitúa en un mayor nivel de recuperación que los hombres -un 8 % mayor en dos meses y medio menos de tiempo-.

ASÍ SON LAS MUJERES ATENDIDAS POR PROYECTO HOMBRE

Los datos del informe recogen un aumento de dos puntos mujeres atendidas con respecto a ediciones anteriores, llegando al 18,1 % del total. Desde la asociación entienden que no se debe a un incremento del consumo, sino a que más mujeres piden ayuda, aunque en su caso tardan de media dos años más que los hombres.

El perfil habitual es de mujeres de 41,8 años -tres años más-; en su caso, es más prevalente el consumo problemático de alcohol (46,2 %) y la cocaína (31,1 %), que alcanza por primera vez la referencia del 30 %; mientras, en ellos los porcentajes se invierten al 37,9 % en el caso de la cocaína y del 33,9 % en el del alcohol.

Las mujeres suelen iniciar el consumo problemático más mayores, alrededor de los 26 años, cinco años más tarde que los varones.

No obstante, y a pesar de la baja incidencia, Proyecto Hombre pone el acento en las cifras de benzodiacepinas y otros sedantes, que sigue siendo comparativamente superior entre las mujeres (1,6 %) frente a los hombres (0,3%).

Dos de cada cinco mujeres atendidas viven en pareja o con hijos, el 75 % de ellas están desempleadas y su fuente principal fuente de ingresos a lo largo de 2021 han sido los subsidios.

Además, son quienes sufren mayores problemas crónicos de salud (38,6 %) y problemas de salud mental: cuatro de cada cinco ha sufrido "angustia severa" y la mitad de ellas ha tenido pensamientos suicidas.

Según el estudio realizado a casi 4.000 personas que acudieron a Proyecto Hombre en 2021, la formación es baja en líneas generales, aunque ellas suelen tener un nivel educativo ligeramente superior al de los hombres (similar en los estudios básicos y un nueve por ciento mayor en los universitarios).

Pero tienen menos problemas legales (un 17 % frente al 22,4 % de ellos). La perspectiva de género para reducir la brecha del tratamiento de las adicciones que el director del Observatorio, Jesús Mullor, defiende, es fundamental para alcanzar la "utopía" con la que sueña: cerrar todos los centro del programa Proyecto Hombre como consecuencia de haber resulto todos estos problemas de adicción.

EL PERFIL MAYORITARIO DE LOS ATENDIDOS

Los datos totales muestran que el alcohol en cualquier dosis (89,2 %), la cocaína (77 %), el alcohol en grandes cantidades (69 %) y la marihuana (65,5 %) son las principales causas de consumo problemático de quienes acuden a la asociación.

Aun así, las sustancias que conllevan un mayor problema son, a juicio de los encuestados, la cocaína (36,5 %), el alcohol (15,2 %), el cánnabis (7,2 %) y la heroína (3 %), además de otras drogas como las anfetaminas.

De media, el consumo de alcohol es el que más se prolonga en el tiempo hasta que se solicita ayuda (18,5 años), mientras que los adictos a la cocaína, al cánnabis o a la heroína suelen tardar menos (12,7; 11,8 y 9,1 años, respectivamente).

En cuanto a los tratamientos, el más habitual es el "tratamiento libre de drogas ambulatorio" (34,8 %), seguido de los centros de día (17,8 %) -más habitual en mujeres- y de los tratamientos libre de drogas y de desintoxicación ambulatoria (10 %).

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider