HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Tamara Tenenbaum: “Me interesa ver cuántas formas posibles hay de ser mujer”


(Tiempo de lectura: 3 - 5 minutos)

La escritora argentina Tamara Tenenbaum, autora del exitoso ensayo «El fin del amor. Amar y follar en el siglo XXI», vuelve con su nuevo libro «Todas nuestras maldiciones se cumplieron», en el que aborda temas como la maternidad, la sexualidad, la independencia juvenil, la vida entre mujeres y su ruptura simbólica a los 12 años con un mundo judío que la asfixiaba.

Aunque la protagonista de la historia es ella, al revivir y escribir sobre su pasado pone el foco en las relaciones con su madre, sus hermanas, tías y amigas lo que, asegura, «formó su carácter».

«Ser mujer y criarse entre mujeres para mí es estar en una permanente investigación y comparación de todas las formas en las que una podría ser y no es. Eso me pasa mucho con mi mamá, mis hermanas. Qué impresionante que sean tan distintas de mí. Me pasa con mis amigas, por eso me interesan tanto las amigas de mi mamá. Me interesa mucho ver cuántas formas posibles de ser mujer hay y que son tan distintas de las mías«, afirma la también filósofa y feminista (Buenos Aires, 1989) en la presentación del título a través de zoom.

El mundo masculino, por otro lado, asegura, le resulta «muy ajeno». «No era algo que perteneciera a mi casa, sino que es parte de lo que encontré en el mundo exterior», agrega. Su padre, el único hombre de su familia, falleció cuando ella era una niña, en medio del atentado terrorista a la Asociación Mutual Israelita Argentina en 1994.

El pasado judío de Tamara Tenenbaum

Fue precisamente su madre, que está presente en varios capítulos del libro (Seix Barral, 2021), quien ayudó a la escritora a salir del mundo judío cuando pasó de la educación primaria a la secundaria.

«Yo me fui del mundo judío a los 12 años. Me ayudó mucho mi madre porque obviamente no lo podría haber hecho de otra manera a esa edad. Pero yo desde chica supe que no quería vivir ahí. Cuando me preguntan «¿Cuándo dejaste de creer en Dios?» Yo nunca creí en Dios. No tengo ninguna memoria de creer en Dios«, menciona.

Y agrega que ella siempre pensó que estaba «atrapada» en esa vida y que se iba a ir en cuanto pudiera. «Y ni bien pude me fui y no sentí ningún tipo de duelo, ni ningún tipo de remordimiento, ni ningún tipo de nostalgia, nunca. Ahora me divierte revisitar ese mundo y encontrar cosas, pero nada interesada en volver».

Para lo que sí le interesa esa vida pasada es para alimentar una serie basada en su ensayo «El fin del amor», en el que Tenenbaum se adentra en el mundo de los afectos para ofrecer un análisis minucioso de las subjetividades que gobiernan las relaciones. Y en el que sostiene que el mundo está ante el final de un paradigma en el que «la pareja era la única forma de entender el amor y en el cual las mujeres tenían que pasar la vida buscando una pareja y ese tenía que ser el objetivo vital».

Sin embargo, cree que la trama audiovisual tiene mucho más de este nuevo libro que del anterior. «Es básicamente mi vida, mis hermanas, mi familia, mis amigas. Es más el mundo de esta novela», precisa. Portada del libro «Todas nuestras maldiciones se cumplieron». Foto: Seix Barral.

Fragmentos de su vida

En esta nueva obra, la escritora también reivindica la importancia de los pequeños momentos, esos que parecen «irrelevantes» y que se quedan «en la sombra», pero que marcan la vida de las personas.

«Contar una vida es siempre eso, es un montón de fragmentos que parecen irrelevantes y donde no está tan claro lo que es importante y lo que no. Porque de hecho, parte de lo que quiero contar de esta novela es que los eventos más importantes a veces están en la sombra. Las muertes, las peleas familiares grandes a veces son sombras que se proyectan sobre una cotidianeidad más chiquitita donde todo eso se ve. Pero no necesariamente tienen que estar en el centro de la escena para ser importantes», afirma.

Algunos de esos momentos vitales del tránsito de la infancia a la madurez que la autora mira ahora con detalle se han convertido en capítulos del libro. Fragmentos que aunque parecen no estar estructurados de manera lineal, sí están conectados entre sí.

«Es difícil, pero yo sentí que esa estructura y esa forma reflejaba más lo que yo quería decir sobre la literatura y sobre la novela y sobre mi propia historia también», agrega.

Uno de esos momentos cotidianos es precisamente el que le da el nombre al libro y en el que recrea una escena en la que ella se niega a que su madre le quite los piojos cuando era niña. «Todas nuestras maldiciones se cumplieron: tuve piojos hasta muy grande y todavía me los agarro cada vez que comparto ascensor con un chico de primaria o duermo en un hotel. Se los pasé a todos mis novios y a los no-novios también», cuenta en el primer capítulo.

Tenenbaum confiesa que sus próximas novelas ya no abordará su vida personal. «En la serie voy a tener que seguir con el tema, pero en la literatura no. Siento que por diez años ya exprimí todo lo que podía, ya di todo lo que podía dar de ese mundo y ya ese mundo me dio todo lo que me podía dar. Hay que dejarlo en remojo», zanja

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider