HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Eva Orúe: “Feminismo es pensar que una mujer también puede ser directora de la Feria del Libro”


  • Escrito por Carmen Sigüenza
  • Publicado en La Zurda
(Tiempo de lectura: 7 - 13 minutos)

La periodista, escritora y gestora cultural Eva Orúe (Zaragoza, 1962) es la primera mujer que dirige la Feria del Libro de Madrid en 80 años de historia de este tradicional acontecimiento cultural, que se celebra anualmente en el Parque del Retiro y se convierte en la librería al aire libre más grande del mundo. Esta profesional, que ha sido corresponsal en Gran Bretaña, Francia o Rusia, asegura que el feminismo es pensar que una mujer puede ser también directora de la Feria del Libro.

«Hay quien me dice: ¿El hecho de ser mujer ha pesado en tu elección? Pues seguramente sí, ¿y por qué tendría yo que avergonzarme de ello? Si piensa la organización que el hecho de ser mujer puede aportar un plus de modernidad a una institución o a una feria que quizá necesita una pequeña sacudida, pues estupendo. Y, sobre todo, los hombres que me han precedido en el cargo jamás pensaron que a ellos los elegían por ser hombres», asegura en una entrevista con Efeminista.

Este año la feria se celebrará en sus fechas tradicionales a partir del 27 de mayo y la nueva directora, que acaba de ocupar su cargo, ya está poniendo en marcha toda la maquinaria para dinamizarla y buscando patrocinios, con la idea principal de «modernizar» este evento. Desea implicar a otras instituciones culturales para que colaboren e interactúen con la feria, como los museos del Prado, Reina Sofía y Thyssen u otras instituciones culturales, y que la feria se extienda más allá de los diecisiete días que dura. «No estoy hablando de hacer más ferias, sino de que la Feria del Libro tenga presencia en actos culturales a lo largo del año», dice.

Orúe explica que este año no habrá país invitado, pero que la feria mirará de forma especial a América Latina y a Portugal, que este año celebra el centenario del escritor José Saramago. Además, se llevará a cabo un homenaje muy especial a la escritora Almudena Grandes.

«Almudena Grandes era la Feria. No solamente porque era una escritora de éxito y porque firmaba mucho, sino porque era una escritora que iba a aquellas librerías que se lo pedían y que tenía el prurito de ayudar a aquellos libreros que podían necesitarlo».

La primera directora en 80 años

P.- Es la primera mujer en 80 años de historia de la Feria del Libro de Madrid que llega al cargo ¿Qué se siente? Parece un hecho insólito que en tanto tiempo no hubiera habido una mujer.

R.- Debo decir que prácticamente todos los días en la prensa aparece alguna noticia precedida del sintagma ‘la primera mujer que’ hace lo que sea. Así que relativizo este hecho en lo que se refiere a mí, a mi persona, pero no deja de suponer una carga de responsabilidad extra. Hay gente que me ha preguntado ‘¿Qué vas a hacer?’ ‘¿Una Feria del Libro feminista?’ Bueno, yo creo que el feminismo no es una cuestión de una voluntad política determinada, identificada solamente con un sesgo. El feminismo es una manera de estar en el mundo.

Feminismo es pensar que una mujer puede ser directora de la Feria del Libro.

Hay quien me dice: ¿El hecho de ser mujer ha pesado en tu elección? Pues seguramente sí, ¿y por qué tendría yo que avergonzarme de ello? Si piensa la organización que el hecho de ser mujer puede aportar un plus de modernidad a una institución o a una feria que quizá necesita una pequeña sacudida, pues estupendo. Y sobre todo los hombres que me han precedido en el cargo jamás pensaron que a ellos les elegían por ser hombres.

A mí me parece que es un factor que se puede tener en cuenta legítimamente y sin que eso quite ni un ápice de legitimidad a tu elección. Si el hecho de ser mujer, haberme desempeñado como mujer durante 40 años en los medios de comunicación, haber sido mujer corresponsal, haber sido mujer que desafía determinadas autoridades o determinados estereotipos; si todo eso sirve o se tiene en cuenta cuando el gremio de libreros de Madrid decide incorporar un nuevo perfil a la dirección de la feria, yo feliz, porque llevo siendo mujer casi 60 años y muchos de ellos trabajando en los medios de comunicación. Y aquí me tienes.

«Todavía hay hombres que piensan que una novela firmada por una mujer no está escrita para ellos».

P.- El sector del libro sigue siendo de dominio masculino. Estadísticamente son los hombres los que publican más, aunque esta cifra va evolucionando en favor de las mujeres. Son las mujeres las que leen más, pero ellos siguen leyendo más obras firmadas por hombres. ¿Cómo ve este asunto? ¿Irá cambiando?

R.- Es un debate antiguo. De las mujeres siempre se dice ‘escribe literatura femenina’. No sé exactamente qué quiere decir eso. Y conozco algunas escritoras que ya se niegan a acudir a mesas redondas sobre ‘las reinas o las damas, las grandes damas de la novela negra’. Es algo que tiene que cambiar. Desde luego que hay mujeres que escriben para mujeres y también hay hombres que escriben para mujeres. ¿Por qué no? Y para hombres. Yo no creo que haya unos cajones cerrados ni sensibilidades que nos alejen de otros lectores. Lo que sí que creo es que, escribas para quien escribas, tu mensaje es importante que encuentre su público y, una vez más, eso no tiene por qué ser un menoscabo de tu trabajo literario.

Y si hay todavía hombres que piensan que una novela firmada por una mujer no está escrita para ellos, además de leer a Carmen Mola -es una broma, claro-, me gustaría que se acercaran al trabajo de tantas mujeres, que incluso a través de personajes femeninos, han conseguido explicar situaciones universales. Hay un clásico en el mundo de la literatura que es que lo pequeño, lo local, es universal. ¿Por qué no entender que lo femenino también es universal? No entiendo por qué un personaje varón tiene que ser, por definición, un personaje universal y un personaje mujer no puede serlo.

Más jóvenes, más perspectivas inclusivas

P.- ¿Tendrá la feria perspectiva de género? ¿Se fomentarán debates sobre igualdad? ¿Va a haber una mirada morada?

R.- Si la perspectiva de género es hacer todo aquello que sea posible para que las lectoras, sobre todo las jóvenes, a las que nos queremos dirigir, a los lectores jóvenes en general, se sientan más inclinadas a venir o encontramos un camino para animarlas a que participen más, entonces habrá perspectiva de género. Que nadie entienda esto como una voluntad de excluir.

Creo que también tiene que haber otras perspectivas. Tenemos que incorporar todas las perspectivas que han venido faltando hasta ahora, no ya en la Feria del Libro, sino en el mundo de la cultura en general. Creo que mi presencia, el hecho de que yo sea mujer, no garantiza eso. A veces las mujeres llegamos a los puestos de responsabilidad y nos comportamos siguiendo los mismos esquemas que se han venido desarrollando hasta ahora. Confío en ser capaz de aportar no solamente una perspectiva de género, sino una perspectiva que acerque a todos aquellos, en una sociedad tan diversa como la madrileña, que hasta ahora se han sentido excluidos de la feria, que se les permita acercarse y sentir que la Feria del Libro es también su casa.

Escritores, youtubers e influencers

P.- En la feria se mezclan escritores ya consagrados, con gente muy joven, con youtubers e influencers. ¿Cómo se va a mantener ese equilibrio?

R.- Es un hecho. Y además es un hecho del que mucha gente del mundo del libro se beneficia. Siempre escuchamos con normalidad que grandes estrellas del mundo del cine dicen que hacen películas comerciales para luego poder pagar las películas serias. El libro también funciona así. La Feria del Libro es un artefacto entre dos tapas, un montón de hojas y dentro hay muchas cosas. Puede haber literatura, puede haber prosa; poesía, autoayuda, biografías. Puede haber youtubers, gente del mundo del cine o de la televisión.

No se nos puede olvidar la vocación literaria de la feria, pero no se puede excluir del sector del libro a todos aquellos que lo forman. Entonces, el problema básicamente no se genera tanto por el hecho de que se vendan determinados libros, como por las colas que se forman cuando viene un famoso. El tema de las colas en la feria es un clásico y no se ha encontrado todavía una solución buena. Y probablemente no exista la solución ideal, pero es algo que tenemos que trabajar. Es verdad que cuando vienen influencers, youtubers, actores, participantes de concursos televisivos generan una afluencia de público que desborda, con mucho, a la que la que causan los mejores escritores. Bueno, pues habrá que convivir con eso y habrá que intentar que no se molesten, pero excluir a unos la verdad es que no parece razonable.

América Latina y Portugal

P.- Ha comentado que este año no va a haber ningún país este año invitado especial a la feria, pero la feria siempre ha mirado a América Latina. ¿Se va a hacer algo especial este año también con América Latina?

R.- Todavía no se puede decir el qué, pero espero que sí. La cuestión de que no haya país invitado se debe estrictamente a las circunstancias en las que yo he llegado al cargo, porque la última feria se celebró muy tarde por la pandemia y por lo tanto hemos tenido poco tiempo para preparar la nueva. Pero va a haber una atención especialísima a América Latina con actividades que hasta ahora no se habían realizado en la feria. Y va a haber también una atención especialísima a Portugal.

P.- También ha avanzado que en su deseo de modernización de la feria se incluye como un factor importante la mejorar de la presencia en redes sociales. ¿Cómo va a ser esta presencia de la Feria en las redes?

R.- Lo peculiar de la Feria del Libro es que trabaja fundamentalmente el libro en papel y que la gente va para comprar libros y en muchas ocasiones para que el autor se lo firme. Es lo peculiar de la Feria del Libro de Madrid. De hecho, es lo peculiar de las ferias del libro en casi toda España, cada una atendiendo a su propia magnitud. Y eso es irrenunciable.

Las redes sociales tienen que ser un complemento, una manera distinta de comunicar y que nos permita llegar más allá. Y las redes sociales tienen que ser también una vía de participación. No se trata de que la Feria del Libro o cualquier otra empresa o institución comunique simplemente lo que hace o lo que deja de hacer. Se trata de crear comunidad. El secreto de las redes sociales es crear comunidad y nos ofrecen una oportunidad única de llegar a personas, a registros, a rincones donde físicamente no podemos llegar. Pues todo lo que podamos hacer en ese sentido será hecho.

Tenemos una tarea pendiente porque, además, es un mundo que cambia y lo que valía en la Feria de 2021 ya no valdrá en la de 2022 y lo que preparemos para el 2022 no valdrá en la dl 2023. Así que es un trabajo grande y agotador, pero confío en que formemos un equipo que nos permita afrontarlo con plena garantía.

Homenaje a Almudena Grandes. «Ella era la Feria»

P.- Supongo que habrá muchos debates y homenajes. ¿Se debatirán temas sobre igualdad?

R.- Desde luego habrá debates. El libro es no solamente el lugar al que te escapas cuando te quieres aislar, sino el lugar que te explica el mundo. Tú lees un libro, a veces un libro completamente alejado de la realidad en la que te encuentras. Y de pronto, también en la ficción, encuentras claves que te permiten explicarte el mundo en el que vives.

Bueno, yo creo que esa realidad del mundo editorial tenemos que trasladarla a los actos que se hagan en la feria. Intentaremos realizar debates, presentaciones, lo que sea que nos permita explicar el mundo en el que vivimos, es decir, que tenga una trascendencia no solamente editorial porque se presenta un libro, sino social, cultural, económica que haya en la feria auténtico debate. Eso lo vamos a intentar.

Luego hay cosas que son obvias y que haremos con sumo gusto. Hay que homenajear a Almudena Grandes. Almudena Grandes era la feria. No solamente porque era una escritora de éxito y porque firmaba mucho, sino porque era una escritora que iba a aquellas librerías que se lo pedían y que tenía el prurito de ayudar a aquellos libreros que podían necesitar una escritora de éxito firmando durante horas y atendiendo a sus lectores.

Habrá un homenaje de concreto Almudena Grandes y algunos homenajes a poetas que hemos perdido, que han desaparecido en los últimos tiempos. E insisto, y hacer debates. intentar traer a la feria los debates que están en la calle, traerlos a la feria siempre.

Puerta para que la gente vuelva a las librerías

P.- ¿Cuál es el modelo de feria ideal que tiene en su cabeza? ¿Algún referente internacional?

R.- La Feria del Libro de Madrid. Y no es una respuesta políticamente correcta. Es que la Feria del Libro de Madrid tiene unas características que no podemos cambiar. Se venden libros, se firman libros, nos visitan autores. No es la Feria de Frankfurt, que es una feria eminentemente profesional; no es la Feria de Guadalajara, que es un mixto extraño y muy exitoso. Por cierto, creo que podemos aprender de las dos, pero creo que tenemos que seguir nuestro camino.

Esto ocurre en Madrid, pero ocurre en la Feria del Libro de mi ciudad, Zaragoza, o en la de Sevilla, o en la de Valencia. Es un modelo que aquí nos funciona estupendamente bien. Los escritores, los lectores tradicionales, no huyen de las ferias, pero las ferias tienen una extraordinaria capacidad para atraer a aquellos lectores que no son habituales de las librerías. Lo que tenemos que hacer es intentar que las ferias y, en concreto la que a mí me compete, la Feria del Libro de Madrid, sea no solamente la ocasión que algunos tienen para acercarse, ver portadas y excepcionalmente comprar un libro, sino que sea una auténtica puerta de entrada para que la gente vuelva a las librerías.

P.- ¿Tiene algún plan B si hay una vuelta a algún pico en esta pandemia?

R.- Digamos que no trabajamos pensando en que va a haberlo, pero puede ocurrir. Si algo nos ha enseñado la pandemia es que lo inimaginable es posible. Entonces tendremos que efectivamente pensar que si de pronto, muy a última hora, por razones sanitarias, nos obligan a cortar el recorrido, a cerrar el acceso, lo que sea, habrá que tenerlo previsto y habrá que contar con la comprensión y la complicidad de todos aquellos que participan en la feria, los expositores. Dicho esto, nuestro trabajo está enfocado a una feria en fondo, como dicen los políticos en fecha y forma. El último viernes de mayo empezará, se prolongará durante ese fin de semana y las dos semanas siguientes e irá desde la puerta de Madrid hasta el Paseo de Uruguay en el Parque del Retiro.

Tu opinión importa. Deja un comentario...


Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.

Periodismo riguroso
y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores y lectoras para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider