Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕
Almudena Grandes: “En los 50, las mujeres eran imbéciles legales”

Almudena Grandes vuelve con “La madre de Frankenstein”, novela en la que cuenta los años centrales de la década de los 50, y quinto volumen de la serie “Episodios de una guerra interminable”.

Concepción Arenal, ética y filosofía de la compasión

La escritora, crítica y profesora de literatura Anna Caballé acaba de obtener el premio Nacional de Historia de España por su biografía sobre Concepción Arenal.

Rebeca Grynspan: “Me hice feminista para luchar porque todas podamos llegar”

Rebeca Grynspan asegura que se hizo feminista cuando, al asumir el puesto de viceministra de Hacienda, se dio cuenta que había llegado hasta allí gracias a la lucha de muchas mujeres antes.

Silvia Gil: “A las mujeres no se nos da la autoridad, tenemos que pelearlar”

Conocimos a Silvia Gil cuando le entregaron un premio. Enfundada en su impecable uniforme, con el tricornio bajo el brazo, cruzó el patio que conduce al salón de actos del CSIC con determinación y paso firme.

María Eugenia Gay: “Las mujeres debemos reivindicar lo que nos corresponde”

“Una luchadora nata”, así se define María Eugenia Gay, decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB) y una de las mujeres que más reivindica en el mundo de la justicia la igualdad.

Lita Cabellut: “En el pueblo gitano hay una generación con hambre de liberarse”

Lita Cabellut es una de las artistas españolas más cotizadas del mundo, con una vida y obra únicas. Afincada en La Haya (Holanda) ha visitado Madrid recientemente para participar en un debate sobre “Mujeres excepcionales”.

Anna Ferrer, 50 años ayudando a los “intocables”

A Anna Ferrer se le humedecen los ojos al contar que miles de personas han aprendido a “escribir su destino”, a “dudar de que la casta superior nazca así” o a “tener nombre y dirección”.

Mabel Lozano: “Soy abolicionista porque soy feminista”

Abolicionista, así se declara Mabel Lozano a quien el activismo y el cine le han servido para dedicar su vida a luchar contra la explotación sexual.

previous arrow
next arrow
Slider

«Madrid me mata», postales para denunciar las agresiones por delitos de odio


  • Escrito por Natalia Ibáñez Guinea
  • Publicado en La Zurda
Diseños del proyecto "Madrid me mata", cortesía de María Lamuy. Diseños del proyecto "Madrid me mata", cortesía de María Lamuy.

Hace dos años, Roberto, conocido en la escena drag como «Roberta la Flaca», perdió la visión de un ojo tras recibir un puñetazo de un hombre que le gritaba «¿tú qué miras, maricón?». Su caso fue uno de los 321 incidentes de odio que el Informe del Observatorio Madrileño contra la LGTBIfobia registró en 2019 y ha sido el germen del proyecto

«Madrid me mata», de la artista visual María Lamuy, para denunciar las agresiones por delitos de odio en la capital de España. «Madrid me mata», que se ha financiado por el fondo Asistencial y Cultural de VEGAP y puede verse en el Espacio cultural Centro Cibeles hasta el 9 de enero de 2022, se compone de diez diseños en forma de postales que ilustran algunos de los delitos de odio ocurridos en los últimos años en Madrid.

“Las ciudades esconden mucha violencia y yo utilizo el proyecto para hacer visible la de Madrid”, sentencia la artista en una entrevista con Efeminista.

Cuentos de terror en el Madrid actual

Cuando Lamuy llegó a la ciudad, quedó impactada por los «truculentos» rótulos cerámicos de las calles del casco antiguo madrileño. Y al investigar el porqué de esos curiosos nombres como «Calle de la Cabeza» o «Calle del Sombrerete» en el barrio de Lavapiés, se encontró con verdaderos cuentos de terror.

«Lo que quería era contar otras historias pero más contemporáneas, otros eventos violentos que han sucedido, pero no del Madrid antiguo, sino del Madrid actual», relata la artista.

Elegir el formato postal tampoco ha sido casual. Además de facilitar que los visitantes de la exposición puedan recoger y coleccionar los diseños de forma gratuita, según expresa Lamuy, «nos remiten siempre a una ciudad para recordarla» y utiliza esta idea para «recordar a todas esas personas e historias que también están vinculadas a Madrid».

Visibilizar otras violencias

Hace un año, cuando Lamuy empezó a indagar en los delitos de odio acontecidos en Madrid, se centró en aquellos contra personas racializadas o LGTBI, sin embargo, le sorprendió descubrir crímenes aporofóbicos y capacitistas entre los datos. Esa es la razón por la que «Madrid me mata» incluye esas agresiones entre sus postales.

«Me quise apartar de las agresiones por misoginia y violencia de género porque hubiera necesitado más que un único proyecto para abordar estos temas, me focalicé en otros delitos de odio», subraya Lamuy, quien se ha marcado como objetivo visibilizar «violencias a las que no estamos habituados por no pertenecer a esos colectivos».

Según datos del Observatorio Madrileño contra la LGTBIfobia, prácticamente cada mes de 2019 ocurrieron treinta incidentes de odio. Además una de cada seis agresiones sucede en la vía pública.

Frenar el odio

«No se sabe si las agresiones por delito de odio han aumentado o si lo que ha aumentado es una visibilización de la denuncia, pero sí que es verdad que hay un discurso muy político desde que hay un nuevo partido de derecha radical fascista que intenta sacar partido a base de información falsa haciendo creer que estas agresiones son de gente extranjera cuando en realidad los datos dicen que los agresores son principalmente hombres, españoles, blancos y jóvenes«, sostiene Lamuy.

El proyecto se completa con carteles expositivos, entrevistas en vídeo y una fuerte presencia en redes sociales para no solo denunciar las agresiones xenófobas, transfobas o lesbófobas tras las postales, sino también ofrecer recursos y vías de actuación a víctimas de violencias similares.

«Es muy importante que haya atención para las víctimas, que se lo pongan fácil, que no pongan trabas y que no sean escépticos, porque sucede», asevera la artista, quien además incide en que para acabar con las agresiones es clave una educación antirracista y con perspectiva de género.

Periodismo riguroso y con valores sociales
El periodismo independiente necesita el apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que los contenidos incómodos que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy con tu apoyo, seguiremos trabajando por un periodismo libre de censuras!
Slider