Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕
Almudena Grandes: “En los 50, las mujeres eran imbéciles legales”

Almudena Grandes vuelve con “La madre de Frankenstein”, novela en la que cuenta los años centrales de la década de los 50, y quinto volumen de la serie “Episodios de una guerra interminable”.

Concepción Arenal, ética y filosofía de la compasión

La escritora, crítica y profesora de literatura Anna Caballé acaba de obtener el premio Nacional de Historia de España por su biografía sobre Concepción Arenal.

Rebeca Grynspan: “Me hice feminista para luchar porque todas podamos llegar”

Rebeca Grynspan asegura que se hizo feminista cuando, al asumir el puesto de viceministra de Hacienda, se dio cuenta que había llegado hasta allí gracias a la lucha de muchas mujeres antes.

Silvia Gil: “A las mujeres no se nos da la autoridad, tenemos que pelearlar”

Conocimos a Silvia Gil cuando le entregaron un premio. Enfundada en su impecable uniforme, con el tricornio bajo el brazo, cruzó el patio que conduce al salón de actos del CSIC con determinación y paso firme.

María Eugenia Gay: “Las mujeres debemos reivindicar lo que nos corresponde”

“Una luchadora nata”, así se define María Eugenia Gay, decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB) y una de las mujeres que más reivindica en el mundo de la justicia la igualdad.

Lita Cabellut: “En el pueblo gitano hay una generación con hambre de liberarse”

Lita Cabellut es una de las artistas españolas más cotizadas del mundo, con una vida y obra únicas. Afincada en La Haya (Holanda) ha visitado Madrid recientemente para participar en un debate sobre “Mujeres excepcionales”.

Anna Ferrer, 50 años ayudando a los “intocables”

A Anna Ferrer se le humedecen los ojos al contar que miles de personas han aprendido a “escribir su destino”, a “dudar de que la casta superior nazca así” o a “tener nombre y dirección”.

Mabel Lozano: “Soy abolicionista porque soy feminista”

Abolicionista, así se declara Mabel Lozano a quien el activismo y el cine le han servido para dedicar su vida a luchar contra la explotación sexual.

previous arrow
next arrow
Slider

Firme mensaje feminista en "Camila saldrá esta noche", de Inés Barrionuevo


Con un firme mensaje feminista y un sutil tratamiento de la violencia sexual ha construido la argentina Inés Barrionuevo su película "Camila saldrá este noche", con la que compite en la Sección Oficial del Festival de Cine de San Sebastián.

Tres años después de presentar "Julia y el zorro", su segundo largometraje, en el apartado New Directors del certamen donostiarra, Barrionuevo (Córdoba, 1980) acude a la principal sección del Festival con su cuarto trabajo, sustentado además por las excelentes interpretaciones de un cuadro de jóvenes actores, elegidos en "un proceso de casting muy fuerte".

Lo ha explicado la realizadora en una rueda de prensa posterior al estreno de la película, recibida con aplausos por el público del Kursaal. Las actrices Nina Dziembrowski y Maite Valero, así como los productores del filme la han acompañado en esta nueva visita a San Sebastián.

También lo ha hecho Andrés Aloi, que firma junto a Barrionuevo un guion no pensado inicialmente para ella y que abordaba fundamentalmente problemas de acoso escolar en adolescentes.

"Tenía la mirada de otro director y cuando llegó a mis manos pasó por varias etapas hasta la versión final", ha precisado. La historia que decidió contar es la de Camila (Nina Dziembrowski), una chica de 17 años de fuerte carácter y convicciones que vive con su madre y su hermana pequeña en La Plata, pero que debe trasladarse a Buenos Aires con su familia al caer la abuela materna enferma.

El cambio de ciudad conlleva también pasar de un colegio público a uno religioso situado en el barrio donde tiene la casa la abuela y donde la máxima es la "neutralidad" política.

Ese será su nuevo espacio y allí vivirá nuevas experiencias, establecerá nuevas relaciones y se enfrentará a nuevos conflictos. Dziembrowski ha dicho que ese reclamo de neutralidad es algo que "pasa mucho" en Argentina.

"En realidad el hecho de no posicionarse es posicionarse. Ya decir eso es un acto político y ya se ve de qué lado de la política estás", ha destacado.

Las protestas de la marea verde a favor de la legalización del aborto -cuando se rodó la película aún no era legal- también tienen su reflejo en la historia, en la que la directora ha optado por excluir cualquier escena "cruda" de violencia sexual.

"Lo pensamos mucho. Me parecía que plantear un acto que tenga que ver con la sutileza puede ser más fuerte. Los abusos pueden ser macros o micros, pueden ser de distintas formas, pero siguen siendo abusos", ha manifestado Barrionuevo, partidaria de mostrar situaciones de abusos que sigue sufriendo un número importante de mujeres.

No se ha preguntado si su película puede ser objeto de controversia en Argentina, fundamentalmente porque vive en una "baldosa" diferente en la que no hay "odio, homofobia o violencia". "Siento que estoy en una burbuja y no pienso en ese público, pero existe", ha afirmado.

"Existe y va a existir siempre. La derecha también está avanzando en Argentina", ha apostillado la actriz protagonista que, al igual que Valero, reconoce la química que han logrado ante la cámara, incluidas las escenas de sexo en cuyo rodaje la directora ha puesto un cuidado especial.

"Las escenas de sexo me gusta verlas, pero no tanto filmarlas", ha señalado la directora, que ha explicado que sólo tres personas del equipo fueron testigos del encuentro sexual más explícito de la película, para el que Barrionuevo volvió a echar mano de la sutileza.