Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕
Almudena Grandes: “En los 50, las mujeres eran imbéciles legales”

Almudena Grandes vuelve con “La madre de Frankenstein”, novela en la que cuenta los años centrales de la década de los 50, y quinto volumen de la serie “Episodios de una guerra interminable”.

Concepción Arenal, ética y filosofía de la compasión

La escritora, crítica y profesora de literatura Anna Caballé acaba de obtener el premio Nacional de Historia de España por su biografía sobre Concepción Arenal.

Rebeca Grynspan: “Me hice feminista para luchar porque todas podamos llegar”

Rebeca Grynspan asegura que se hizo feminista cuando, al asumir el puesto de viceministra de Hacienda, se dio cuenta que había llegado hasta allí gracias a la lucha de muchas mujeres antes.

Silvia Gil: “A las mujeres no se nos da la autoridad, tenemos que pelearlar”

Conocimos a Silvia Gil cuando le entregaron un premio. Enfundada en su impecable uniforme, con el tricornio bajo el brazo, cruzó el patio que conduce al salón de actos del CSIC con determinación y paso firme.

María Eugenia Gay: “Las mujeres debemos reivindicar lo que nos corresponde”

“Una luchadora nata”, así se define María Eugenia Gay, decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB) y una de las mujeres que más reivindica en el mundo de la justicia la igualdad.

Lita Cabellut: “En el pueblo gitano hay una generación con hambre de liberarse”

Lita Cabellut es una de las artistas españolas más cotizadas del mundo, con una vida y obra únicas. Afincada en La Haya (Holanda) ha visitado Madrid recientemente para participar en un debate sobre “Mujeres excepcionales”.

Anna Ferrer, 50 años ayudando a los “intocables”

A Anna Ferrer se le humedecen los ojos al contar que miles de personas han aprendido a “escribir su destino”, a “dudar de que la casta superior nazca así” o a “tener nombre y dirección”.

Mabel Lozano: “Soy abolicionista porque soy feminista”

Abolicionista, así se declara Mabel Lozano a quien el activismo y el cine le han servido para dedicar su vida a luchar contra la explotación sexual.

previous arrow
next arrow
Slider

“Bruna” dibuja el cambio en el concepto de la mujer “del nuevo milenio”


  • Escrito por José Luis Picón
  • Publicado en La Zurda

Para la escritora Beatriz Russo, el cambio de milenio supuso un revulsivo en “las relaciones interpersonales, la estética, el concepto de belleza, el concepto de mujer, su autoestima…es como los cimientos de la mujer de hoy”, por ello presenta “Bruna”, su última novela que llegará próximamente a la gran pantalla, en la que dibuja “el cambio de paradigma” que supuso 2002.

El nuevo milenio llegó con cambios “en la conciencia colectiva, como un cambio de era, de romper con todo lo anterior”, y fue también “el fin” de lo que había sido hasta entonces “el mundo femenino”, porque ha habido “un antes y un después” de ese momento, explica a EFE la escritora madrileña afincada en Málaga.

Bruna: producto de las generaciones que le precedieron

La protagonista, Bruna, “es la simiente, el germen de lo que supuso el cambio de milenio y la expectativa que tenía todo el mundo de que algo iba a cambiar“.

Se trata de una mujer “que tiene pánico a la soledad, porque le han inculcado que la vida era tener acompañante o marido, y está sugestionada por el amor”, señala Russo, que recuerda que “antes, la gente solo salía de casa para casarse, y ahora también existe la opción de irse a vivir solo”.

Ello se debe a que “tiene unos referentes maternos que son los convencionales, de ama de casa, con una conciencia de mujer muy marcada por sus antepasadas”.

“Las madres suelen mantener los esquemas en sus hijos e hijas. En mi generación, los varones no hacían las tareas del hogar, todavía estaba marcada esa educación materna y no nos habíamos quitado esa carga. Los chicos estaban más consentidos y se les educaba para un futuro próspero, que se casaran y tuvieran hijos con una buena mujer”, comenta.

Reivindicación desde el humor

En este libro le parecía interesante “hablar de las tragedias mínimas y de las mayores”, porque se desarrolla en 2002, solo un año después del 11S, y hay “tragedias a lo largo de la novela que minimizan las tragedias personales de Bruna”, una mujer “que es muy compleja mentalmente”.

“Hay un punto que es reivindicativo, pero lo hago con humor, porque a través del humor se entienden mejor las cosas, se puede hacer una reivindicación y entra mejor que con el victimismo”, apunta Russo.