Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕
Almudena Grandes: “En los 50, las mujeres eran imbéciles legales”

Almudena Grandes vuelve con “La madre de Frankenstein”, novela en la que cuenta los años centrales de la década de los 50, y quinto volumen de la serie “Episodios de una guerra interminable”.

Concepción Arenal, ética y filosofía de la compasión

La escritora, crítica y profesora de literatura Anna Caballé acaba de obtener el premio Nacional de Historia de España por su biografía sobre Concepción Arenal.

Rebeca Grynspan: “Me hice feminista para luchar porque todas podamos llegar”

Rebeca Grynspan asegura que se hizo feminista cuando, al asumir el puesto de viceministra de Hacienda, se dio cuenta que había llegado hasta allí gracias a la lucha de muchas mujeres antes.

Silvia Gil: “A las mujeres no se nos da la autoridad, tenemos que pelearlar”

Conocimos a Silvia Gil cuando le entregaron un premio. Enfundada en su impecable uniforme, con el tricornio bajo el brazo, cruzó el patio que conduce al salón de actos del CSIC con determinación y paso firme.

María Eugenia Gay: “Las mujeres debemos reivindicar lo que nos corresponde”

“Una luchadora nata”, así se define María Eugenia Gay, decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB) y una de las mujeres que más reivindica en el mundo de la justicia la igualdad.

Lita Cabellut: “En el pueblo gitano hay una generación con hambre de liberarse”

Lita Cabellut es una de las artistas españolas más cotizadas del mundo, con una vida y obra únicas. Afincada en La Haya (Holanda) ha visitado Madrid recientemente para participar en un debate sobre “Mujeres excepcionales”.

Anna Ferrer, 50 años ayudando a los “intocables”

A Anna Ferrer se le humedecen los ojos al contar que miles de personas han aprendido a “escribir su destino”, a “dudar de que la casta superior nazca así” o a “tener nombre y dirección”.

Mabel Lozano: “Soy abolicionista porque soy feminista”

Abolicionista, así se declara Mabel Lozano a quien el activismo y el cine le han servido para dedicar su vida a luchar contra la explotación sexual.

previous arrow
next arrow
Slider

El Vaticano pide cambios en el proyecto de ley contra la homofobia de Italia


  • Escrito por Gonzalo Sánchez
  • Publicado en Arco Iris

El Vaticano ha pedido a Italia que revise una serie de puntos del proyecto de ley contra la homofobia porque a su parecer viola el Concordato entre ambos Estados, una postura vista por algunos como una intromisión pero "agradecida" por la derecha.

"Ciertamente hay una preocupación para la Santa Sede", confirmó en una rueda de prensa el prefecto del dicasterio para Laicos, Familia y Vida, Kevin Joseph Farrell, al ser preguntado al respecto y respondiendo en su idioma, el inglés, midiendo bien sus palabras.

La polémica surgió después de que hoy se supiera que el Estado de la Ciudad del Vaticano ha pedido formalmente al Gobierno italiano que revise algunos aspectos de su proyecto de ley contra la homofobia y la transfobia que se ultima actualmente en el Senado.

El secretario para las Relaciones con los Estados, monseñor Paul Richard Gallagher, entregó el pasado jueves una carta en la embajada italiana ante la Santa Sede para reclamar esos cambios, según reveló hoy el diario "Il Corriere della Sera".

El Vaticano considera que el texto viola algunos puntos claves del Concordato que regula sus relaciones con Italia, renovado en 1984 después del que se había firmado en 1929 con el dictador Benito Mussolini, que garantizó su independencia como país.

LOS PUNTOS DE LA DISCORDIA

En concreto, la discordia sobre el proyecto contra la homofobia y la transfobia, impulsado por el diputado Alessandro Zan, del Partido Demócrata (PD), surge del segundo artículo del Concordato sobre la misión "pastoral, educativa y caritativa" de la Iglesia.

El Concordato, entre otras cosas, reconoce a la Iglesia Católica "la plena libertad de desarrollar su misión" y evangelización, así como el derecho a ejercer públicamente el culto y ministerio.

Otro de los coma del mencionado artículo, el tercero, "garantiza a los católicos y a sus asociaciones y organizaciones la plena libertad de reunión y de manifestación de pensamiento con palabra, escrita o cualquier otro medio de difusión".

El proyecto de ley persigue como delito de odio la "discriminación y violencia por motivos basados en el sexo, el género, la orientación sexual, la identidad de género y la discapacidad", del mismo modo que ya se contempla para casos de racismo, por ejemplo.

En resumidas cuentas, la Iglesia teme que su posición en estos temas puedan ser consideradas delictivas y no una opinión más. Otro artículo espinoso es el que instaura el día 17 de mayo como Día Nacional contra la Homofobia y la Transfobofia, obligando a las escuelas, a todas, a organizar eventos de reflexión sobre el tema.

El Vaticano confirmó la noticia en su portal de noticias y publicó un artículo en el que se subraya que no pretende impedir la autonomía del Estado italiano sino "avisar de que algunos aspectos de la norma herirían un compromiso" aceptado por ambas partes.

EL VATICANO SACUDE EL DEBATE

La Conferencia Episcopal italiana normalmente entra en el debate político del país pero la injerencia sin precedentes del Vaticano en este asunto ha sacudido a la política del país, enfrascada desde hace meses en una pugna sobre sacar adelante esta norma exigida por los colectivos LGBT y rostros conocidos de la cultura.

El promotor del proyecto de ley, Alessandro Zan, aseguró que el texto "no limita de ninguna manera la libertad de expresión, tampoco la religiosa, y respeta la autonomía de todas las escuelas".

Por su parte el líder de su partido, Enrico Letta, pidió esperar a leer el contenido de la carta de la Santa Sede pero se comprometió a aprobar lo que ve como "una norma de civismo".

Mientras que es una "intromisión" para el líder de Sinistra Italiana, Nicola Fratoianni. La derecha, sobre todo la Liga de Matteo Salvini y Hermanos de Italia de Giorgia Meloni, son contrarios a un proyecto de ley que ven como un instrumento ideológico que censuraría su libertad de expresión y por ello han presentado otra propuesta legislativa.

Salvini dio las gracias al Vaticano por el "sentido común" y, aunque aseguró su compromiso a luchar contra "toda discriminación y a castigar cualquier violencia", rechazó que pueda juzgarse "a quienes creen que mamá, papá y familia son el corazón de nuestra sociedad" o a quien niegue la ideología del género en las escuelas.

Y ha tendido la mano a Leta para modificar el proyecto de ley y garantizar derechos al colectivo LGBT "sin caer en ideologías y censuras y sin invadir el campo de las familias y escuelas".

¿UNA SOLUCIÓN AL ENCONTRONAZO?

La influencia de la Iglesia católica en la política italiana es notoria pero aún se desconoce cómo y si se solucionará este encontronazo entre el pequeño Estado de los papas e Italia, o que efectos tendrá la carta entregada en la embajada.

El último artículo del Concordato establece que en caso de surgir "dificultades de interpretación y de aplicación de sus disposiciones" la Santa Sede y la República italiana encargarían "la búsqueda de una solución amistosa" a una comisión.

La ministra para la Familia, Elena Bonetti, ha considerado la postura del Vaticano como "propio de las relaciones entre Estados".