Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕
Almudena Grandes: “En los 50, las mujeres eran imbéciles legales”

Almudena Grandes vuelve con “La madre de Frankenstein”, novela en la que cuenta los años centrales de la década de los 50, y quinto volumen de la serie “Episodios de una guerra interminable”.

Concepción Arenal, ética y filosofía de la compasión

La escritora, crítica y profesora de literatura Anna Caballé acaba de obtener el premio Nacional de Historia de España por su biografía sobre Concepción Arenal.

Rebeca Grynspan: “Me hice feminista para luchar porque todas podamos llegar”

Rebeca Grynspan asegura que se hizo feminista cuando, al asumir el puesto de viceministra de Hacienda, se dio cuenta que había llegado hasta allí gracias a la lucha de muchas mujeres antes.

Silvia Gil: “A las mujeres no se nos da la autoridad, tenemos que pelearlar”

Conocimos a Silvia Gil cuando le entregaron un premio. Enfundada en su impecable uniforme, con el tricornio bajo el brazo, cruzó el patio que conduce al salón de actos del CSIC con determinación y paso firme.

María Eugenia Gay: “Las mujeres debemos reivindicar lo que nos corresponde”

“Una luchadora nata”, así se define María Eugenia Gay, decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB) y una de las mujeres que más reivindica en el mundo de la justicia la igualdad.

Lita Cabellut: “En el pueblo gitano hay una generación con hambre de liberarse”

Lita Cabellut es una de las artistas españolas más cotizadas del mundo, con una vida y obra únicas. Afincada en La Haya (Holanda) ha visitado Madrid recientemente para participar en un debate sobre “Mujeres excepcionales”.

Anna Ferrer, 50 años ayudando a los “intocables”

A Anna Ferrer se le humedecen los ojos al contar que miles de personas han aprendido a “escribir su destino”, a “dudar de que la casta superior nazca así” o a “tener nombre y dirección”.

Mabel Lozano: “Soy abolicionista porque soy feminista”

Abolicionista, así se declara Mabel Lozano a quien el activismo y el cine le han servido para dedicar su vida a luchar contra la explotación sexual.

previous arrow
next arrow
Slider

Pixar veranea en la Riviera Italiana con "Luca", un homenaje a la amistad


Un verano eterno, la costa italiana, vespas, 'gelatos' y dos amigos que comparten un secreto son los ingredientes de "Luca", la nueva película de Pixar que este viernes toma el relevo a la oscarizada "Soul" con un estreno en la plataforma Disney+.

Su director, el genovés Enrico Casarosa, llevaba años detrás de un proyecto que sirviera de homenaje a su tierra y además quería contar una historia sobre la amistad.

"Me di cuenta de que el mejor momento eran los veranos y el mejor escenario estaba en los pueblos de Cinque Terre, era imposible separar eso", explicó a Efe.

"Luca" cuenta la historia de dos amigos de 13 años, Luca y Alberto, que pasan los días en un pueblo de la Riviera Italiana como cualquier otro adolescente.

Pero en realidad ocultan algo: Son monstruos marinos que, cuando no están en contacto con el agua, parecen humanos. Los dos protagonistas están basados en la vida de Casarosa. Alberto era su mejor amigo de entonces y aún mantiene el contacto con él.

"Él era totalmente opuesto a mí, muy extrovertido. Yo era el introvertido. Pero los dos nos sentíamos un poco perdedores, raros... no eramos el prototipo de gente popular", recordó.

Mientras los personajes descubren el mundo de los humanos, tienen que lidiar con sus propios problemas: Alberto espera el regreso de su padre y Luca anhela liberarse de una familia sobreprotectora que solo ve peligros a su alrededor.

"HAY UNA METÁFORA SOBRE SENTIRSE DIFERENTE, SEA LO QUE SEA"

Cuando Pixar presentó el tráiler de "Luca", numerosos internautas pensaron que era la película LGTB de Pixar. Verano, Italia, dos amigos y un pueblo.

Una especie de "Call Me By Your Name" en dibujos animados repleta de similitudes con el filme de Luca Guadagnino. "Jamás lo pensé, esta película va sobre una etapa antes de que lleguen los novios, las novias... y toda esa complejidad", respondió Casarosa.

Entre Luca y Alberto surgen celos, pero de manera amistosa. Especialmente cuando entablan amistad con la intrépida Giulia y se entrenan para ganar una competición deportiva.

"Si viéramos a esos niños en el siguiente verano... a lo mejor la cosa se complicaba -bromeó-. Pero ésa no era la intención".

Como suele ser habitual con todos los proyectos de Pixar, "Luca" ofrece lecturas para todas las edades y sensibilidades: Para los niños es una historia sobre la amistad y ser honesto con uno mismo; los adultos revivirán las ganas de conocer el mundo en la adolescencia y para la comunidad LGTB tratará sobre crecer sintiéndose diferente.

"El hecho de que sean monstruos marinos es una metáfora que representa cualquier diferencia. Los niños comparten un secreto", detalló el cineasta.

PORTOROSSO, ITALIA VISTO POR LOS OJOS DE PIXAR

Pero más allá de la trama, Pixar ha vuelto a recrear un escenario real a través de su reconocido estilo. Portorosso, una localidad ficticia que bien podría ser Manarola, Monterosso, Riomaggiore o cualquier otro pueblo de Cinque Terre, sirve de escenario sobre el que el estudio responsable de "Toy Story", "Cars" y "Coco" recrea una visión animada de esta región declarada Patrimonio de la Humanidad.

Casarosa, quien ya había imaginado la costa italiana al estilo Pixar con el corto "La Luna"(2011) (nominado al Óscar a mejor dirección en 2011), se dejó guiar por sus compañeros de California.

"Yo crecí allí y lo conozco bien, pero recordé que cuando recreamos México para 'Coco' trabajamos mucho para que todo fuera correcto y exacto.

Así que consulté mucho, quería evitar que fuera demasiado cliché pero también muy específico y que solo lo entendiera gente de Génova", explicó Casarosa.

La gente recorre el pueblo de calles adoquinadas en Vespas y bicicletas, se alimentan de marisco, pasta y 'gelato' al tiempo que, como buenos italianos, protegen celosamente sus tradiciones.

En cambio, en Portorosso no hay teléfonos inteligentes ni excursiones de turistas. Casarosa decidió ubicar su película en los años 50 y 60 para que fuera más "atemporal".

"Hay algo especial sobre la música italiana de esa época, en plena era dorada del cine italiano. Hasta los diseños de la Vespa me parecían más bonitos entonces", destacó.

Después de más de dos décadas viviendo en Estados Unidos, Casarosa conoce bien la fascinación que despierta su país al otro lado del Atlántico y ha ofrecido un nuevo viaje, aunque sea durante la hora y media que dura "Luca".