Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕
Almudena Grandes: “En los 50, las mujeres eran imbéciles legales”

Almudena Grandes vuelve con “La madre de Frankenstein”, novela en la que cuenta los años centrales de la década de los 50, y quinto volumen de la serie “Episodios de una guerra interminable”.

Concepción Arenal, ética y filosofía de la compasión

La escritora, crítica y profesora de literatura Anna Caballé acaba de obtener el premio Nacional de Historia de España por su biografía sobre Concepción Arenal.

Rebeca Grynspan: “Me hice feminista para luchar porque todas podamos llegar”

Rebeca Grynspan asegura que se hizo feminista cuando, al asumir el puesto de viceministra de Hacienda, se dio cuenta que había llegado hasta allí gracias a la lucha de muchas mujeres antes.

Silvia Gil: “A las mujeres no se nos da la autoridad, tenemos que pelearlar”

Conocimos a Silvia Gil cuando le entregaron un premio. Enfundada en su impecable uniforme, con el tricornio bajo el brazo, cruzó el patio que conduce al salón de actos del CSIC con determinación y paso firme.

María Eugenia Gay: “Las mujeres debemos reivindicar lo que nos corresponde”

“Una luchadora nata”, así se define María Eugenia Gay, decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB) y una de las mujeres que más reivindica en el mundo de la justicia la igualdad.

Lita Cabellut: “En el pueblo gitano hay una generación con hambre de liberarse”

Lita Cabellut es una de las artistas españolas más cotizadas del mundo, con una vida y obra únicas. Afincada en La Haya (Holanda) ha visitado Madrid recientemente para participar en un debate sobre “Mujeres excepcionales”.

Anna Ferrer, 50 años ayudando a los “intocables”

A Anna Ferrer se le humedecen los ojos al contar que miles de personas han aprendido a “escribir su destino”, a “dudar de que la casta superior nazca así” o a “tener nombre y dirección”.

Mabel Lozano: “Soy abolicionista porque soy feminista”

Abolicionista, así se declara Mabel Lozano a quien el activismo y el cine le han servido para dedicar su vida a luchar contra la explotación sexual.

previous arrow
next arrow
Slider

Gonzalo Suárez: "Los directores no deben interferir en lo que debe salir solo"


El cineasta y escritor Gonzalo Suárez (Oviedo, 1934) está convencido ahora, a sus 86 años, de que los directores de cine no deben de interferir demasiado en sus producciones para "no estropear lo que a veces tiene que salir solo, sin ayuda, aunque luego lo firmes tú".

Suárez ha hecho esta afirmación en una rueda de prensa celebrada en el marco del 49 Festival Internacional de Cine de Huesca, unas horas antes de recoger el Premio Luis Buñuel que le ha concedido la organización del certamen en reconocimiento a su trayectoria cinematográfica, en una gala en la que se llevará a cabo el estreno mundial de su cortometraje de animación 'Alas de tiniebla'.

El realizador, para quien no interferir demasiado en un rodaje es "un valor que tardan los directores en adquirir", se ha referido a la libertad que experimentó en el rodaje de sus dos últimos cortometrajes de animación, 'El sueño de Malinche', una revisión de la llamada Conquista de México, y 'Alas de tiniebla', basado en un relato de su hija Anne Hélène.

Ambos filmes se realizaron con las imágenes del Premio Nacional de Ilustración Pablo Auladell, un artista cuyo trabajo ha calificado el cineasta de "extraordinariamente sugerente y maravilloso" y cuya aproximación a las dos historias fueron "reveladoras".

Ha valorado el trabajo de montaje hecho en sus producciones animadas con Juanjo Reguero, una labor, ha subrayado, hecha a nivel de creación artística y de dirección por dos personas a partir de unos dibujos que "permitían a las cámaras deslizarse sobre ellos".

El cineasta se ha referido a estas dos últimas producciones suyas como un intento de recuperar su entusiasmo "a partir del descubrimiento de la pintura impresionista y expresionista, donde la expresión predomina sobre el tema, una sensación que difícilmente se puede extrapolar en el cine".

El autor de obras a contracorriente como 'Ditirambo', 'La Regenta', 'Rocabruno', 'El detective y la muerte' o 'Remando al viento', ha definido su travesía en el cine como "un género degenerado" que le gusta más que los siguen un "cauce previsible".

"De hecho, si la vida no tiene un punto de aventura resulta aburrida", ha dicho. Suárez, escritor interesado en distintas facetas artísticas, se ha mostrado convencido de que el cine tiene la posibilidad de ser "una confluencia de todas las artes", ya que, a su juicio, "todas las películas cuentan una historia literaria, y cuando hay actores parlantes hacen que sea teatral".

"Las películas en sí deberían reunir los matices de las pinceladas de los pintores impresionistas por la libertad que les dan", una opción, sin embargo, difícilmente extrapolable al cine, donde, en opinión del director, "no hemos encontrado el lenguaje universal".

"Me gustaría poder abandonarme con la libertad, sensualidad o captación que da un cuadro o una música", destaca Gonzalo Suárez, quien reconoce su gusto por la "voz en off" en el cine, que permite concatenar imágenes, frente a los subtítulos, que impiden la posibilidad de abandonarse en ellas.

"La máxima libertad es abandonarte", ha insistido el cineasta al volver a hacer referencia a sus dos cortometrajes animados, 'Alas de tiniebla' y 'El sueño de Malinche', producción cuyo estreno en México le produjo "miedo a ser rechazado".

Tras el éxito obtenido en su estreno en ciudades como Guadalajara, Monterrey o México capital, Suárez destaca que entendió que lo que había preparado durante años con su mujer "realmente tenía un equilibrio casi imposible entre dos formas de pensar a la hora de contar la llamada Conquista de México".

"Quizá la clave está en los dibujos de Auladell, con esa perspectiva histórica que hace que la distancia permita la reflexión a la hora de contar la historia", ha añadido.

En su intervención, también se ha referido al cineasta aragonés universal cuyo nombre lleva el premio concedido, Luis Buñuel, con quien compartió, ha comentado, "una noche de vinos y sardinas" en la que el realizador turolense le contó anécdotas y experiencias con actores y actrices.

Según Gonzalo Suárez, Buñuel supo sacar ventaja de la sordera que le afectó en la última etapa de su vida, la capacidad de concentración de "un genio en estado puro" cuyo sentido del humor ha calificado de "estupendo".