Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕
Almudena Grandes: “En los 50, las mujeres eran imbéciles legales”

Almudena Grandes vuelve con “La madre de Frankenstein”, novela en la que cuenta los años centrales de la década de los 50, y quinto volumen de la serie “Episodios de una guerra interminable”.

Concepción Arenal, ética y filosofía de la compasión

La escritora, crítica y profesora de literatura Anna Caballé acaba de obtener el premio Nacional de Historia de España por su biografía sobre Concepción Arenal.

Rebeca Grynspan: “Me hice feminista para luchar porque todas podamos llegar”

Rebeca Grynspan asegura que se hizo feminista cuando, al asumir el puesto de viceministra de Hacienda, se dio cuenta que había llegado hasta allí gracias a la lucha de muchas mujeres antes.

Silvia Gil: “A las mujeres no se nos da la autoridad, tenemos que pelearlar”

Conocimos a Silvia Gil cuando le entregaron un premio. Enfundada en su impecable uniforme, con el tricornio bajo el brazo, cruzó el patio que conduce al salón de actos del CSIC con determinación y paso firme.

María Eugenia Gay: “Las mujeres debemos reivindicar lo que nos corresponde”

“Una luchadora nata”, así se define María Eugenia Gay, decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB) y una de las mujeres que más reivindica en el mundo de la justicia la igualdad.

Lita Cabellut: “En el pueblo gitano hay una generación con hambre de liberarse”

Lita Cabellut es una de las artistas españolas más cotizadas del mundo, con una vida y obra únicas. Afincada en La Haya (Holanda) ha visitado Madrid recientemente para participar en un debate sobre “Mujeres excepcionales”.

Anna Ferrer, 50 años ayudando a los “intocables”

A Anna Ferrer se le humedecen los ojos al contar que miles de personas han aprendido a “escribir su destino”, a “dudar de que la casta superior nazca así” o a “tener nombre y dirección”.

Mabel Lozano: “Soy abolicionista porque soy feminista”

Abolicionista, así se declara Mabel Lozano a quien el activismo y el cine le han servido para dedicar su vida a luchar contra la explotación sexual.

previous arrow
next arrow
Slider

¿Piropo o lance sexual que nadie te ha pedido?


  • Escrito por Pilar González Moreno
  • Publicado en La Zurda

Te comería como a un helado ¿es un piropo o un lance sexual que nadie te ha pedido? La pregunta tiene una respuesta clara. Se trata de acoso callejero

Ese modo de expresión verbal continúa vigente y el emisor se parapeta en el “sólo es un piropo”, pero la receptora, casi siempre suele ser mujer, se siente acosada.

Pilar Úcar Ventura, doctora en Ciencias de la Educación y Licenciada en Filología Hispánica, lo tiene muy claro: “Se trata de acoso” y el acosador se cree con el derecho de interpelar a las víctima sin haber recibido previamente su consentimiento y considera que sus comentarios están socialmente aceptados.

 “La palabra lanzada supone que la persona que la recibe nos pertenece, la hacemos nuestra sin pedir permiso”.

Las mujeres, explica en entrevista a EFEsalud, no pedimos la opinión a los hombres sobre nuestro aspecto físico; si quisiéramos conocerla, preguntaríamos.

Otra cosa es el halago, la palabra amable, en un contexto igualitario, afectivo, pero sin salirse del tiesto, y “si tienes muchas ganas de decirle a una mujer que buena estás te las comes, es una cuestión de educación”.

Úcar ejerce actualmente como profesora de Lengua Española en la Universidad Pontificia Comillas (Madrid) y sabe de lo que habla cuando también se refiere al “piropeo acosador” que circula impunemente por las redes.

En este caso, hay “un efecto psicolingüístico. El mensaje se queda grabado, lo lees y entra en juego la memoria y la vista, y eso permanece en el cerebro”. 

Sus alumnas le cuentan que tienen miedo, que no saben como contestar, para no dar pie a más comentarios y también para no verse rechazadas por el grupo.

Nuestras palabras, reflexiona, hablan de nosotros, de nuestra personalidad: “La palabra es producto de nuestros pensamientos y hay que trabajar para erradicar palabras agresivas, insolentes, desconsideradas…”

 

Pilar Úcar Ventura

¿Piropo o lance sexual?

El acoso verbal, reitera, es un lance sexual indeseado, una intrusión no solicitada de los acosadores en los sentimientos, pensamientos, actitudes, espacio, tiempo, energías …

En su opinión, muchos de ellos tienen su origen en el desdén y provocan “la descalificación y la anulación. Suponen una bofetada, un ninguneo, incluso todo un chantaje”.

Alude esta profesora, que ha impartido cursos en la Escuela Diplomática y en universidades extranjeras, como la de Wharton College o Seattle, a varios movimientos que han surgido para denunciar y visibilizar el problema, como Cita Stop Street Harassment, o Hollaback, la campaña Stop Telling Women to Smile (“Dejad de Decir a las Mujeres que Sonrían”).

Además ya hay países que han legislado contra del acoso callejero como Portugal, Bélgica y Holanda, o Perú, Chile y Costa Rica.

En España no hay aún legislación específica, aunque el Ministerio de Igualdad está trabajando en el borrador de la ley de libertad sexual que incluirá en el Código Penal el delito de acoso ocasional, el conocido como acoso callejero.

En este tipo de circunstancias, concluye, la palabra clave es consentimiento: si la víctima que recibe la expresión ofensiva no la ha deseado, se considerará delito.