Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕
Almudena Grandes: “En los 50, las mujeres eran imbéciles legales”

Almudena Grandes vuelve con “La madre de Frankenstein”, novela en la que cuenta los años centrales de la década de los 50, y quinto volumen de la serie “Episodios de una guerra interminable”.

Concepción Arenal, ética y filosofía de la compasión

La escritora, crítica y profesora de literatura Anna Caballé acaba de obtener el premio Nacional de Historia de España por su biografía sobre Concepción Arenal.

Rebeca Grynspan: “Me hice feminista para luchar porque todas podamos llegar”

Rebeca Grynspan asegura que se hizo feminista cuando, al asumir el puesto de viceministra de Hacienda, se dio cuenta que había llegado hasta allí gracias a la lucha de muchas mujeres antes.

Silvia Gil: “A las mujeres no se nos da la autoridad, tenemos que pelearlar”

Conocimos a Silvia Gil cuando le entregaron un premio. Enfundada en su impecable uniforme, con el tricornio bajo el brazo, cruzó el patio que conduce al salón de actos del CSIC con determinación y paso firme.

María Eugenia Gay: “Las mujeres debemos reivindicar lo que nos corresponde”

“Una luchadora nata”, así se define María Eugenia Gay, decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB) y una de las mujeres que más reivindica en el mundo de la justicia la igualdad.

Lita Cabellut: “En el pueblo gitano hay una generación con hambre de liberarse”

Lita Cabellut es una de las artistas españolas más cotizadas del mundo, con una vida y obra únicas. Afincada en La Haya (Holanda) ha visitado Madrid recientemente para participar en un debate sobre “Mujeres excepcionales”.

Anna Ferrer, 50 años ayudando a los “intocables”

A Anna Ferrer se le humedecen los ojos al contar que miles de personas han aprendido a “escribir su destino”, a “dudar de que la casta superior nazca así” o a “tener nombre y dirección”.

Mabel Lozano: “Soy abolicionista porque soy feminista”

Abolicionista, así se declara Mabel Lozano a quien el activismo y el cine le han servido para dedicar su vida a luchar contra la explotación sexual.

previous arrow
next arrow
Slider

Académicos, traseros y feminismo: por qué la RAE rechazó hasta tres veces a Emilia Pardo Bazán


  • Escrito por Silvia Hurtado González
  • Publicado en La Zurda
Emilia Pardo Bazán fotografiada por Pedro Ferrer. Wikimedia Commons Emilia Pardo Bazán fotografiada por Pedro Ferrer. Wikimedia Commons

Este 12 de mayo se conmemora el centenario de la muerte de Emilia Pardo Bazán (La Coruña, 1852 – Madrid, 1921), una escritora que destaca, aparte de por sus méritos literarios, por su continua lucha por la emancipación de la mujer. Uno de los frentes de esta batalla, denominada en la época la “cuestión académica”, fue su empeño por formar parte de la Real Academia Española (RAE). Hasta tres veces lo intentó, aunque sin éxito.

Retrato de Emilia Pardo Bazán (por Isidro Fernández Fuertes, Gamonal). BNE - Biblioteca Digital Hispánica, CC BY

De haberlo logrado, habría sido la primera académica numeraria de esta institución, pero no pudo hacer historia. De hecho, hubo que esperar hasta 1978 para que otra mujer, la escritora Carmen Conde, accediera a la Docta Casa, aunque todavía el número de mujeres presentes en esta institución sigue siendo escaso.

En 1886 empieza a ser mencionado el nombre de Emilia Pardo Bazán como posible candidata a entrar en la Real Academia Española y el rumor se va haciendo cada vez más fuerte: la escritora desea ser miembro de la Academia.

El ejemplo de ‘la Avellaneda’

En 1889 el diario El Correo publica, con el título “Las mujeres en la Academia”, cuatro epístolas inéditas de Gertrudis Gómez de Avellaneda (Camagüey, 1814 – Madrid, 1873). Fechadas en 1853, su contenido gira en torno a las gestiones realizadas por esta poetisa y dramaturga nacida en Cuba con el objetivo de incorporarse a la Real Academia Española.

Retrato de Gertrudis Gómez de Avellaneda (por Ignaz Fertig). BNE - Biblioteca Digital Hispánica, CC BY

Para ello, amparada en sus logros literarios, envió una petición de ingreso al director de esta institución. Recordemos que hasta 1858 todavía era posible postularse como candidato sin necesidad de ser presentado por tres académicos. Sin embargo, a pesar de contar con algunos apoyos, Gertrudis Gómez de Avellaneda vio denegada su solicitud.

Ninguna norma impedía la entrada de las mujeres, pero, tras un intenso debate, en 1853 llegaron al acuerdo de prohibirla. Como narra Alonso Zamora Vicente en su “Historia de la Real Academia Española”, los académicos reunidos votaron en contra de permitir la entrada a mujeres. El resultado no fue unánime: catorce académicos votaron en contra de la entrada de mujeres, y seis a favor (otros tres votos a favor no se contabilizaron por provenir de académicos que no pudieron acudir en persona, como Manuel José Quintana, Eugenio de Tapia y Nicomedes Pastor Díaz). Este acuerdo se cumplirá indefectiblemente durante años a pesar de que nunca fue escrito ni formó parte de los estatutos de la Real Academia Española.

Fragmento de ‘La cuestión académica. A Gertrudis Gómez de Avellaneda (en los Campos Elíseos)’, de Emilia Pardo Bazán en La España Moderna 2/1889, pág. 172. BNE - Hemeroteca Digital, CC BY

Primer intento

En respuesta a estas epístolas, Emilia Pardo Bazán escribe, a su vez, otras dos, tituladas “La cuestión académica. A Gertrudis Gómez de Avellaneda (en los Campos Elíseos)”, que aparecieron en La España Moderna. En ellas la coruñesa se dirige a la escritora, ya fallecida, solidarizándose con el rechazo que había sufrido en su día por parte de la Real Academia Española, lo que le permite denunciar las injusticias hacia las mujeres:

“Te sonreirías, Tula [Gómez de Avellaneda], si te contase un chisme que llegó hasta mí: se susurra que algún académico me considera excluida de la corporación por carecer de derechos electorales. (…) El sexo no priva sólo del provecho, sino de los honores también”.

Emilia Pardo Bazán defiende su derecho a entrar en la Academia, a “no ser excluida de una distinción literaria como mujer (no como autor, pues sin falsa modestia te afirmo que soy el crítico más severo y duro de mis propias obras)”. Y concluye expresando su voluntad de trabajar sin descanso para “mejorar mi hoja de servicios de académica desairada”.

Sin embargo, en esta ocasión no llegó a presentar su candidatura.

Segundo intento

En 1891, “de nuevo los rumores vuelven a relacionar a Doña Emilia con la Real Academia de la Lengua, y ella vuelve a definir su postura”, escribe Eva Acosta (2007), una de sus biógrafas. Se trata de un segundo intento distinto del anterior, ya que ahora cuenta con el apoyo de políticos, periodistas y escritores.

El punto culminante de este nuevo asalto a la RAE es la publicación del escrito de Pardo Bazán titulado “La cuestión académica. Al Sr. D. Rafael Altamira, Secretario del Museo Pedagógico”, incluido en el Nuevo Teatro Crítico en marzo de 1891. Se trata de una respuesta a “La cuestión académica. A la Sra. Emilia Pardo Bazán”, publicado un mes antes en La España Moderna, del propio Altamira. En esta primera misiva, Altamira, que no era académico pero sí jurista, afirma lo siguiente:

“El camino para la reivindicación del derecho de las hembras a ser académicas, como son jefes del Estado [se refiere a Isabel II], está abierto”.

Son años de enérgica reivindicación feminista y Emilia Pardo Bazán, como no puede ser de otra manera, le agradece el gesto.

Pero tampoco esta vez hubo una propuesta formal, sino que se trató más bien de una candidatura encubierta, por lo que el rechazo no fue explícito.

Tercer intento

Tras reavivarse la “cuestión académica”, en 1912 tiene lugar el tercer intento. Se inicia entonces una campaña de apoyo a Emilia Pardo Bazán que pone contra las cuerdas a la Real Academia Española. Dudar de sus méritos literarios era impensable (en las listas de ventas solo estaba por detrás de Galdós y Pereda), así que los académicos optaron por recurrir a su acuerdo de 1853, con el que habían impedido la entrada de Gómez de Avellaneda, para rechazar a Pardo Bazán.

Además, adujeron que desde 1858 cualquier candidato tenía que ser presentado por tres académicos de número y que este protocolo no se había cumplido. En efecto, lo que había hecho Pardo Bazán era enviar una carta de petición de ingreso, junto con un memorial y un extenso curriculum vitae, al director de la Academia.

Insultos y ofensas

Fotografía de Emilia Pardo Bazán en la portada de El Día del 7 de febrero de 1917. BNE - Hemeroteca Digital, CC BY

Por si fuera poco este doble rechazo, la escritora tuvo que aguantar algunas impertinencias. Una de ellas la cuenta Sebastián Moreno en su libro La Academia se divierte (2012). Parece ser que Juan Valera, el autor de Pepita Jiménez, sugirió que se invitase a la escritora a visitar la Academia y que le mostraran los sillones, advirtiéndole que no podían cambiarlos. Así se daría cuenta de que no podría sentarse en ninguno de ellos, ya que su trasero era mucho mayor. También se menciona en este libro el calificativo que le dedicó Menéndez Pelayo: “Literata fea con peligro de volverse librepensadora”.

Llegados a este punto, podemos hacernos algunas preguntas. ¿Por qué fue tan insistente Emilia Pardo Bazán? ¿Qué necesidad tenía de exponerse tanto? ¿Cuál fue su verdadera pretensión? Ella misma lo dejó claro en una entrevista publicada en El Día (7 de febrero de 1917).

Defender un derecho indiscutible

Cinco años después de su frustrado tercer intento por acceder a la Academia de la Lengua, Emilia Pardo Bazán concede una entrevista, con el título “Lo que dice la Pardo Bazán de la Real Academia Española”, que se publica, junto con una imponente foto de la escritora (firmada por Gonzáles), en la portada de El Día. Destacamos los siguientes fragmentos:

“Para mí, esta es una cuestión que solo ha llegado a interesarme por un concepto ideal, por el aspecto feminista. Yo no he luchado por la vanidad de ocupar un sillón en la Academia, sino por defender un derecho indiscutible que, a mi juicio, tienen las mujeres. A mí no se me ha admitido en la Academia, no por mi personalidad literaria, según han dicho todos los que podían votarme, sino por ser mujer. (…) Y conste que es cuestión que sólo me he llegado a interesar, por un idealismo, por una convicción, porque cada cual tiene sus propósitos, y yo tengo el de separar obstáculos de los que estorban a la mujer. No espero entrar nunca en la Academia; pero en este caso especial la lucha vale más que el triunfo”.The Conversation

Silvia Hurtado González, Profesora del Departamento de Lengua Española de la Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Valladolid

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation