Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕
Almudena Grandes: “En los 50, las mujeres eran imbéciles legales”

Almudena Grandes vuelve con “La madre de Frankenstein”, novela en la que cuenta los años centrales de la década de los 50, y quinto volumen de la serie “Episodios de una guerra interminable”.

Concepción Arenal, ética y filosofía de la compasión

La escritora, crítica y profesora de literatura Anna Caballé acaba de obtener el premio Nacional de Historia de España por su biografía sobre Concepción Arenal.

Rebeca Grynspan: “Me hice feminista para luchar porque todas podamos llegar”

Rebeca Grynspan asegura que se hizo feminista cuando, al asumir el puesto de viceministra de Hacienda, se dio cuenta que había llegado hasta allí gracias a la lucha de muchas mujeres antes.

Silvia Gil: “A las mujeres no se nos da la autoridad, tenemos que pelearlar”

Conocimos a Silvia Gil cuando le entregaron un premio. Enfundada en su impecable uniforme, con el tricornio bajo el brazo, cruzó el patio que conduce al salón de actos del CSIC con determinación y paso firme.

María Eugenia Gay: “Las mujeres debemos reivindicar lo que nos corresponde”

“Una luchadora nata”, así se define María Eugenia Gay, decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB) y una de las mujeres que más reivindica en el mundo de la justicia la igualdad.

Lita Cabellut: “En el pueblo gitano hay una generación con hambre de liberarse”

Lita Cabellut es una de las artistas españolas más cotizadas del mundo, con una vida y obra únicas. Afincada en La Haya (Holanda) ha visitado Madrid recientemente para participar en un debate sobre “Mujeres excepcionales”.

Anna Ferrer, 50 años ayudando a los “intocables”

A Anna Ferrer se le humedecen los ojos al contar que miles de personas han aprendido a “escribir su destino”, a “dudar de que la casta superior nazca así” o a “tener nombre y dirección”.

Mabel Lozano: “Soy abolicionista porque soy feminista”

Abolicionista, así se declara Mabel Lozano a quien el activismo y el cine le han servido para dedicar su vida a luchar contra la explotación sexual.

previous arrow
next arrow
Slider

Amparo Martí y dos modelos de mujer: piadosas versus obreras


Amparo Martí fue una intensa socialista en la Cataluña de los primeros decenios del siglo XX hasta la Segunda República. Miembro de la Agrupación Socialista de Barcelona escribió en casi todas las publicaciones del socialismo catalán y español, además de ser una infatigable oradora en mítines y conferencias sobre socialismo y cooperativismo, otra de sus grandes preocupaciones. En 1913 estuvo en la fundación de la Agrupación Femenina Socialista de Barcelona, y en tiempos de la República se destacaría por su trabajo a través de la Agrupación Femenina de Propaganda Cooperatista. En El Obrero tenemos algunos trabajos sobre ella.

Pues bien, en Vida Socialista en mayo de 1910 publicó un artículo donde reflexionaba sobre dos modelos de mujer: las que denominó piadosas de las clases altas y las obreras, a cuenta de los sucesos relacionados con la Semana Trágica en el verano del año anterior, es decir, en 1909.

Amparo Martí recordaba que mientras el conflicto se recrudecía en el Rif, las señoras de la aristocracia y la burguesía habían constituido juntas de socorro para las víctimas de la guerra, porque eran “muy piadosas estas mujeres”. Y eso les había valido todo tipo de elogios y alabanzas.

Por otro lado, se encontraban las mujeres socialistas de Madrid y de otros puntos de España que protestaban contra la guerra, al considerarla una villanía porque a la misma no iban los ricos, además de ser una locura de “culpabilidad criminal”. Pues bien, estas mujeres no cosecharon alabanzas, sino mofas e insultos.

Barcelona se levantó indignada exigiendo el fin de la guerra. Las mujeres del pueblo se unieron a los hombres para protestar. No querían que se embarcasen más soldados, y criticaron a quienes enviaban a los soldados al matadero, y hasta expusieron sus vidas en la protesta. Esas mujeres serían, al decir de la burguesía, “salvajes, fieras, execrable canalla de burdel”. Mientras tanto las señoras de la burguesía barcelonesa seguían desempeñando su “elevadísimo papel de paño de lágrimas”, aunque no les importase, realmente las víctimas de la guerra.

Y por fin, llegó la represión de julio que destrozaría centenares de familias obreras con destierros, persecuciones, prisiones y fusilamientos.

Pero Europa se movilizó contra Maura, en alusión a las manifestaciones que se dieron en distintas ciudades por la brutal represión de la Semana Trágica. Y el pueblo de Barcelona salió también a la calle pidiendo libertad y justicia para los presos de julio, y en las manifestaciones destacaron las mujeres, unidas a los hombres, y por ello cosecharon, de nuevo, todo tipo de insultos.

Martí aludía, en contraposición, a que en un mitin posterior contra las escuelas laicas no hubo mujeres de clase alta, pero habían corrido con todos los gastos.

Amparo Martí terminó su artículo haciendo una serie de reflexiones sobre la piedad religiosa femenina de las clases altas, afirmando que era realmente imposible encontrarla entre las mismas.

El artículo se publicó en Vida Socialista, en el número 19 de 8 de mayo de 1910 en la sección “Páginas Feministas”.

Doctor en Historia. Autor de trabajos de investigación en Historia Moderna y Contemporánea, así como de Memoria Histórica.

Periodismo riguroso y con valores sociales
Necesitamos tu apoyo económico para seguir contando lo que otros no cuentan. Para donar haz clic en el botón "COLABORA" de abajo. Muchas gracias por tu apoyo.
Slider