Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕
Almudena Grandes: “En los 50, las mujeres eran imbéciles legales”

Almudena Grandes vuelve con “La madre de Frankenstein”, novela en la que cuenta los años centrales de la década de los 50, y quinto volumen de la serie “Episodios de una guerra interminable”.

Concepción Arenal, ética y filosofía de la compasión

La escritora, crítica y profesora de literatura Anna Caballé acaba de obtener el premio Nacional de Historia de España por su biografía sobre Concepción Arenal.

Rebeca Grynspan: “Me hice feminista para luchar porque todas podamos llegar”

Rebeca Grynspan asegura que se hizo feminista cuando, al asumir el puesto de viceministra de Hacienda, se dio cuenta que había llegado hasta allí gracias a la lucha de muchas mujeres antes.

Silvia Gil: “A las mujeres no se nos da la autoridad, tenemos que pelearlar”

Conocimos a Silvia Gil cuando le entregaron un premio. Enfundada en su impecable uniforme, con el tricornio bajo el brazo, cruzó el patio que conduce al salón de actos del CSIC con determinación y paso firme.

María Eugenia Gay: “Las mujeres debemos reivindicar lo que nos corresponde”

“Una luchadora nata”, así se define María Eugenia Gay, decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB) y una de las mujeres que más reivindica en el mundo de la justicia la igualdad.

Lita Cabellut: “En el pueblo gitano hay una generación con hambre de liberarse”

Lita Cabellut es una de las artistas españolas más cotizadas del mundo, con una vida y obra únicas. Afincada en La Haya (Holanda) ha visitado Madrid recientemente para participar en un debate sobre “Mujeres excepcionales”.

Anna Ferrer, 50 años ayudando a los “intocables”

A Anna Ferrer se le humedecen los ojos al contar que miles de personas han aprendido a “escribir su destino”, a “dudar de que la casta superior nazca así” o a “tener nombre y dirección”.

Mabel Lozano: “Soy abolicionista porque soy feminista”

Abolicionista, así se declara Mabel Lozano a quien el activismo y el cine le han servido para dedicar su vida a luchar contra la explotación sexual.

previous arrow
next arrow
Slider

¿Cuál es la ‘mejor’ edad para tener hijos?


  • Escrito por Charlotte Walker y Suzannah Williams
  • Publicado en La Zurda
Shutterstock / Malakhova Ganna Shutterstock / Malakhova Ganna

Durante las últimas tres décadas, la edad media de los padres ha aumentado de forma constante. Los avances en el ámbito de la fertilidad han supuesto que, literalmente, podamos congelar nuestros óvulos o esperma y así retrasar la maternidad. Muchas grandes compañías, como Apple, Facebook y Google, ya ofrecen a sus empleados la congelación de óvulos como parte de sus paquetes de asistencia sanitaria. Posponer el momento de tener hijos nunca ha sido más fácil y más aceptado socialmente, pero ¿es bueno?

Hay tres cosas a tener en cuenta: ¿Su bebé estará sano? ¿Podrá concebirlo? ¿Cuánto costará?

Los padres tienen la obligación moral de darle a su hijo la mejor infancia posible. Sin embargo, los niños nacidos de madres mayores de 35 años y padres mayores de 45 se enfrentan a un mayor riesgo de padecer trastornos genéticos y de desarrollo neurológico, como la esquizofrenia y el autismo, lo que afectaría a su calidad de vida.

Además, es más probable que los padres de más edad necesiten reproducción asistida, que a su vez está asociada al nacimiento prematuro de los bebés o a un bajo peso al nacer. Los bebés que nacen como consecuencia de la fecundación in vitro (FIV) también presentan un mayor riesgo de padecer en el futuro enfermedades cardiovasculares o metabólicas.

Si los futuros padres congelan sus óvulos o esperma cuando son más jóvenes, pueden reducir algunos de los riesgos asociados a la edad, pero no los relacionados con la FIV.

El método de fertilización de la FIV con óvulos congelados se realiza mediante una inyección intracitoplásmica de espermatozoides (IICE), gracias a la cual se introduce el esperma dentro del óvulo. La IICE también puede aumentar el riesgo de que surjan anomalías congénitas en los niños. Además, el uso de la IICE es más habitual en hombres mayores cuyos espermatozoides tienen poca movilidad. Una vez más, no se trata del mejor comienzo que podríamos darles.

¿Ha decidido esperar?

Si ha decidido esperar para tener hijos, no es la única persona en esa situación.

En la mayoría de las parejas, la mujer se quedará embarazada tras intentarlo durante un año. Sin embargo, una de cada siete parejas tiene problemas para concebir y la edad es un factor muy importante a tener en cuenta. Una de cada seis mujeres de entre 35 y 39 años no concebirá durante el primer año. Si además su compañero es mayor de 40, la probabilidad se sitúa en una de cada cuatro.

Muchos creen que la FIV es un modo seguro e infalible de concebir, pero su éxito también está relacionado con la edad. Para una mujer que utilice sus propios óvulos y tenga más de 40 años, la tasa de éxito de la FIV es inferior a un 10%.

Se ha simulado el riesgo de retrasar la maternidad mediante proyecciones informáticas. Así, si una mujer de 30 años pospone tener un bebé hasta los 35, sus posibilidades de quedarse embarazada se reducen en un 9% y la FIV solo lo compensaría en un 4%.

Si desea congelar sus óvulos, estupendo. Pero tenga en cuenta que las mujeres producen cada vez menos óvulos (“ovocitos”) conforme envejecen. Por ello, las mujeres de más edad pueden necesitar más sesiones de estimulación para conseguir los entre ocho y diez óvulos necesarios para tener una posibilidad razonable de conseguir un nacimiento próspero, lo que puede resultar sumamente caro.

¿Cuánto le costará?

Aunque la FIV es cara, también existen otros costes indirectos significativos a la hora de tener un hijo.

La “penalización salarial por maternidad” se cita a menudo en los debates económicos al hablar sobre el efecto de la maternidad en las carreras profesionales de las mujeres. Se trata de la pérdida de ingresos a la que están sometidas las mujeres cuando pasan a tener un trabajo no remunerado durante cierto tiempo. Algunas pruebas sugieren que las mujeres pueden ganar más al retrasar la maternidad desde principios de la veintena a principios de la treintena.

No obstante, esta penalización salarial no parece estar asociada al sexo del progenitor. El gobierno noruego introdujo el permiso de paternidad en 1993 y un estudio encontró un efecto negativo similar en los ingresos de los padres que permanecieron en sus hogares.

La conclusión es: si invierte tiempo en tener una familia, sus ingresos disminuirán.

¿Cuándo empezar?

Los datos científicos son claros. La “mejor” edad para tener un hijo atendiendo a nuestro reloj biológico es por debajo de los 35 para las mujeres y por debajo de los 40 en el caso de los hombres.

Más del 75% de los jóvenes subestiman el impacto de la edad en la fertilidad masculina y femenina y, pese a ello, tan solo un 27% de los médicos tratan este tema con los pacientes de entre 18 y 34 años que desean retrasar la maternidad por razones sociales. Es necesario que nos concienciemos sobre los riesgos que conlleva retrasar la planificación familiar y los médicos de cabecera deben desempeñar un papel más proactivo al respecto.

En definitiva, si desea tener un hijo, la edad idónea puede ser antes de lo que pensaba.The Conversation

Charlotte Walker, DPhil Candidate in Women's and Reproductive Health, University of Oxford y Suzannah Williams, Principal Investigator, University of Oxford

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation.