Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕
Almudena Grandes: “En los 50, las mujeres eran imbéciles legales”

Almudena Grandes vuelve con “La madre de Frankenstein”, novela en la que cuenta los años centrales de la década de los 50, y quinto volumen de la serie “Episodios de una guerra interminable”.

Concepción Arenal, ética y filosofía de la compasión

La escritora, crítica y profesora de literatura Anna Caballé acaba de obtener el premio Nacional de Historia de España por su biografía sobre Concepción Arenal.

Rebeca Grynspan: “Me hice feminista para luchar porque todas podamos llegar”

Rebeca Grynspan asegura que se hizo feminista cuando, al asumir el puesto de viceministra de Hacienda, se dio cuenta que había llegado hasta allí gracias a la lucha de muchas mujeres antes.

Silvia Gil: “A las mujeres no se nos da la autoridad, tenemos que pelearlar”

Conocimos a Silvia Gil cuando le entregaron un premio. Enfundada en su impecable uniforme, con el tricornio bajo el brazo, cruzó el patio que conduce al salón de actos del CSIC con determinación y paso firme.

María Eugenia Gay: “Las mujeres debemos reivindicar lo que nos corresponde”

“Una luchadora nata”, así se define María Eugenia Gay, decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB) y una de las mujeres que más reivindica en el mundo de la justicia la igualdad.

Lita Cabellut: “En el pueblo gitano hay una generación con hambre de liberarse”

Lita Cabellut es una de las artistas españolas más cotizadas del mundo, con una vida y obra únicas. Afincada en La Haya (Holanda) ha visitado Madrid recientemente para participar en un debate sobre “Mujeres excepcionales”.

Anna Ferrer, 50 años ayudando a los “intocables”

A Anna Ferrer se le humedecen los ojos al contar que miles de personas han aprendido a “escribir su destino”, a “dudar de que la casta superior nazca así” o a “tener nombre y dirección”.

Mabel Lozano: “Soy abolicionista porque soy feminista”

Abolicionista, así se declara Mabel Lozano a quien el activismo y el cine le han servido para dedicar su vida a luchar contra la explotación sexual.

previous arrow
next arrow
Slider

Fayolle reflexiona y dibuja sin pudor sobre la metamorfosis de la maternidad en “Los pequeños”


  • Escrito por Sergio Andreu
  • Publicado en La Zurda
La dibujante francesa de poéticas metáforas Marion Fayolle. La dibujante francesa de poéticas metáforas Marion Fayolle.

La dibujante francesa de poéticas metáforas Marion Fayolle vierte sus conocimientos y sensaciones de madre primeriza en su nuevo libro, “Los pequeños”, donde reflexiona sin pudor acerca de la metamorfosis de la maternidad.

“Los pequeños” (Nórdica) es un libro mudo, sin texto, aunque las palabras resultarían redundantes en esta obra de alta carga de simbolismo visual, que obliga a detenerse en cada ilustración, en cada una de las interpretaciones con las que Fayolle (Ardèche, 1988) traslada al papel el torbellino sensorial provocado por el nacimiento de su hijo, en febrero de 2018.

Abandonar el estatus biológico único de ser hija, para convertirse a su vez en madre, trastoca la vida, reconoce a Efe la autora, habituada a introducir en sus libros experiencias propias, aunque con el objetivo, siempre, de ir más allá del testimonio personal, como ya hizo en “La ternura de las piedras”, el libro que dedicó a la muerte de su padre por un cáncer.

“La maternidad viene forzosamente acompañada de una gran metamorfosis. Es difícil expresar con palabras en qué ha cambiado mi vida, pero sí sé que sentí la necesidad de dibujar para conseguir abordar mi nuevo papel desde una cierta distancia, interrogarme al respecto y cuestionar mis sentimientos y emociones”, revela.

Vientres vacíos, pechos llenos

Por ejemplo, la sorpresa del esfuerzo que le supuso despegarse del bebé, tras dos años de darle el pecho, para retomar sus viajes por razones laborales, o el vacío que puede provocar el parto y que Fayolle dibuja como una mujer con un gran agujero en su abdomen.

¿Se sintió ella así? Contesta: “durante varios meses sentí el bebé en mi interior, notaba cómo se movía, percibía cuando tenía hipo. El parto es un momento inolvidable, pero hay que aprender a tener el vientre vacío otra vez. No lo viví como un sufrimiento, sino como algo asombroso. Luego los pechos se llenan y se vacían, es decir, también ahí surge una cuestión de lleno y de vacío, de fusión y de separación”.

Porque la lactancia, el vínculo del pecho como conexión entre madre e hijo es otro de los elementos recurrentes de la obra, pero no como representación de la animalidad, sino como gesto de amor.

“Un poder inmenso que se nos ha otorgado a las mujeres. Durante esa etapa me sentí plenamente realizada al ver que podía llenar a mi hijo de leche y amor, hacer que creciera, calmarlo sin tener que comprarle nada, simplemente compartiendo con él algo que mi cuerpo creaba”, describe.

Devoción y protección

El ansia de protección rebosa las páginas de “Los pequeños”, ese temor a que al recién nacido le pueda ocurrir algo, y Fayolle lo expresa en sus dibujos sencillos y directos: una madre convertida en campana de vidrio, en salvavidas, en cueva, o en un “pecho nido”.

En las páginas de “Los pequeños”, las madres parecen además -literalmente- querer diseñar, fotocopiar, recortar, esculpir a sus hijos, un deseo, en el fondo, de proyectar y controlar su futuro, tarea complicada si no se desea apisonar el material que viene de fábrica.

“Educar a un hijo es una tarea muy compleja, porque siempre nos preguntamos cómo acompañar sin malcriar. Porque un niño posee una libertad, una intuición, una actitud abierta e inocente que va perdiendo con el desarrollo. Así, no resulta nada fácil ayudar a crecer a un niño intentando preservar, al mismo tiempo, todo ese material bruto que lleva dentro”, argumenta la autora.

Y además, añade, se trata de una carretera de doble sentido, porque “sería una lástima creer que sólo los padres enseñan a sus hijos; muy al contrario, los niños nos enseñan muchas cosas. Vivir con un niño es agotador, pero es vivir con la poesía, contemplar la vida cotidiana con una nueva mirada, reencontrarse con el placer del juego, aprender a sentir el mundo otra vez”.

Donde caben dos, caben tres

Y no puede faltar, por supuesto, el asunto nada trivial de cómo ese recién llegado afecta a la relación de pareja de los adultos: “¡Pasar de dos a tres no es fácil! La relación cambia y hay que encontrar un nuevo equilibrio, reconstruir el vínculo de un modo distinto, pero no se trata de algo negativo, sino de un desequilibrio. La vida es mucho más rica e interesante cuando hay desequilibrios”, se contenta la dibujante.

¿Alguna sensación sobre la maternidad que haya dejado en el tintero por pudor o por miedo a represalias ante determinado integrismo maternal? Parece ser que no.

“Habría podido dibujar cosas distintas. No suelo censurarme, pero llegó un momento en que me detuve porque pensé que ya había terminado ese libro. Sin embargo, ahora sé que tendrá una continuación, quizá como segunda parte, quizá en otros libros. Antes, como no tenía hijos, en mis obras no salían niños, ahora, al ser madre, seguro que en el próximo habrá un bebé”, adelanta Fayolle a sus lectores.