Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕
Almudena Grandes: “En los 50, las mujeres eran imbéciles legales”

Almudena Grandes vuelve con “La madre de Frankenstein”, novela en la que cuenta los años centrales de la década de los 50, y quinto volumen de la serie “Episodios de una guerra interminable”.

Concepción Arenal, ética y filosofía de la compasión

La escritora, crítica y profesora de literatura Anna Caballé acaba de obtener el premio Nacional de Historia de España por su biografía sobre Concepción Arenal.

Rebeca Grynspan: “Me hice feminista para luchar porque todas podamos llegar”

Rebeca Grynspan asegura que se hizo feminista cuando, al asumir el puesto de viceministra de Hacienda, se dio cuenta que había llegado hasta allí gracias a la lucha de muchas mujeres antes.

Silvia Gil: “A las mujeres no se nos da la autoridad, tenemos que pelearlar”

Conocimos a Silvia Gil cuando le entregaron un premio. Enfundada en su impecable uniforme, con el tricornio bajo el brazo, cruzó el patio que conduce al salón de actos del CSIC con determinación y paso firme.

María Eugenia Gay: “Las mujeres debemos reivindicar lo que nos corresponde”

“Una luchadora nata”, así se define María Eugenia Gay, decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB) y una de las mujeres que más reivindica en el mundo de la justicia la igualdad.

Lita Cabellut: “En el pueblo gitano hay una generación con hambre de liberarse”

Lita Cabellut es una de las artistas españolas más cotizadas del mundo, con una vida y obra únicas. Afincada en La Haya (Holanda) ha visitado Madrid recientemente para participar en un debate sobre “Mujeres excepcionales”.

Anna Ferrer, 50 años ayudando a los “intocables”

A Anna Ferrer se le humedecen los ojos al contar que miles de personas han aprendido a “escribir su destino”, a “dudar de que la casta superior nazca así” o a “tener nombre y dirección”.

Mabel Lozano: “Soy abolicionista porque soy feminista”

Abolicionista, así se declara Mabel Lozano a quien el activismo y el cine le han servido para dedicar su vida a luchar contra la explotación sexual.

previous arrow
next arrow
Slider

Machismo publicitario: cuatro de cada diez anuncios asocian la mujer al rol de ama de casa


  • Escrito por Belén Escudero
  • Publicado en La Zurda

La publicidad sigue obedeciendo a patrones obsoletos que consolidan y promueven la discriminación de la mujer, asegura un estudio, que además subraya que en cuatro de cada diez anuncios se asocia a la mujer con el rol de ama de casa.

La Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC) ha sido la encargada de realizar el estudio, con el apoyo del Ministerio de Consumo y basado en el análisis de más de 1.500 anuncios de diferentes sectores de oferta.

Estereotipos, cosificación y denigración

El análisis diferencia entre tres tipos de “machismo publicitario”: el que presenta estereotipos de género contrarios a la igualdad entre hombres y mujeres; el que ofrece una imagen cosificada de la mujer, generalmente asociada a objeto de deseo o reclamo sexual, y el que muestra a las mujeres de forma denigratoria o vejatoria.

Para AUC, en estos momentos el sexismo en las comunicaciones comerciales se encuentra fundamentalmente en los estereotipos de género, y prueba de ello es que en cuatro de cada diez anuncios se ubica a la mujer en un entorno doméstico o bien en otros relacionados con el hogar, como por ejemplo los supermercados.

El papel de las mujeres en ese relato publicitario es además en muchos casos exclusivo, ya que no aparecen hombres realizando tareas domésticas, y si lo hacen son como “colaboradores”.

Se da por supuesto con ello, según el estudio, que la gestión del entorno doméstico es una tarea femenina privativa o prevalente, y no algo que debe ser compartido en igualdad por mujeres y hombres.

Protagonistas pero no público

No obstante, en aquellos anuncios en los que el relato publicitario sitúa a la mujer en un entorno profesional, su papel es más secundario que principal con respecto al masculino.

Esto supone también para AUC una discriminación basada en estereotipos de género, en la medida en la que se presenta ese ámbito de actividad como privativo o prevalente para el sexo masculino, y no como un espacio compartido por hombres y mujeres.

Además, de los anuncios analizados, uno de cada diez presenta el cuerpo de la mujer como objeto de deseo y reclamo sexual, porque según AUC el protagonismo de ellas, en imágenes o locuciones, no está motivado por su rol comercial: no se identifican ni como compradoras de la oferta publicitaria, ni como usuarias de la misma.

Ocho de cada diez anuncios de ese tipo están orientados en su argumentario a un público masculino, aunque se trate de productos que también pueden usar las mujeres.