Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕
Almudena Grandes: “En los 50, las mujeres eran imbéciles legales”

Almudena Grandes vuelve con “La madre de Frankenstein”, novela en la que cuenta los años centrales de la década de los 50, y quinto volumen de la serie “Episodios de una guerra interminable”.

Concepción Arenal, ética y filosofía de la compasión

La escritora, crítica y profesora de literatura Anna Caballé acaba de obtener el premio Nacional de Historia de España por su biografía sobre Concepción Arenal.

Rebeca Grynspan: “Me hice feminista para luchar porque todas podamos llegar”

Rebeca Grynspan asegura que se hizo feminista cuando, al asumir el puesto de viceministra de Hacienda, se dio cuenta que había llegado hasta allí gracias a la lucha de muchas mujeres antes.

Silvia Gil: “A las mujeres no se nos da la autoridad, tenemos que pelearlar”

Conocimos a Silvia Gil cuando le entregaron un premio. Enfundada en su impecable uniforme, con el tricornio bajo el brazo, cruzó el patio que conduce al salón de actos del CSIC con determinación y paso firme.

María Eugenia Gay: “Las mujeres debemos reivindicar lo que nos corresponde”

“Una luchadora nata”, así se define María Eugenia Gay, decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB) y una de las mujeres que más reivindica en el mundo de la justicia la igualdad.

Lita Cabellut: “En el pueblo gitano hay una generación con hambre de liberarse”

Lita Cabellut es una de las artistas españolas más cotizadas del mundo, con una vida y obra únicas. Afincada en La Haya (Holanda) ha visitado Madrid recientemente para participar en un debate sobre “Mujeres excepcionales”.

Anna Ferrer, 50 años ayudando a los “intocables”

A Anna Ferrer se le humedecen los ojos al contar que miles de personas han aprendido a “escribir su destino”, a “dudar de que la casta superior nazca así” o a “tener nombre y dirección”.

Mabel Lozano: “Soy abolicionista porque soy feminista”

Abolicionista, así se declara Mabel Lozano a quien el activismo y el cine le han servido para dedicar su vida a luchar contra la explotación sexual.

previous arrow
next arrow
Slider

Derecho a la salud


  • Escrito por Marian Giménez y Antonio Ortiz
  • Publicado en Crónicas

La salud es un derecho. Viene contemplado en la Declaración Universal de Derechos Humanos, en su artículo 25. Partiendo de esta declaración ampliamente asumida a nivel mundial, no se entiende que las personas que han ejercido otro derecho, en aplicación de la figura jurídica, denominada, Reagrupación Familiar, reagrupando a sus familiares en nuestro país, estos últimos no tengan derecho a la asistencia sanitaria. Es así por una sentencia relativamente reciente del Tribunal Supremo del 13 de mayo de 2019. En un Recurso de Casación para la Unificación de doctrina presentado por el Instituto Nacional de Seguridad Social, la Sala Social del Tribunal Supremo, resolvió que en los casos de reagrupación familiar , el familiar reagrupado debe contar con seguro médico a cargo de su familiar reagrupante y por ello, el no contará con tarjeta sanitaria ni asistencia sanitaria pública.

Bien. Este artículo, no pretende, ni puede entrar en disquisiciones legales. No son de nuestra competencia. Lo que sí nos compete en nuestros barrios, es lo que nos encontramos y vemos en ellos día a día, especialmente la vulneración de derechos universales, como es el derecho a la salud. La salud está directamente relacionada en muchos casos, con tener trabajo digno, vivienda, educación y lo fundamental, alimentación. Nada de esto está siendo atendido con meridiana regularidad, equidad y justicia en la grave crisis que estamos atravesando como consecuencia de la pandemia, sumada a las condiciones que arrastramos de absoluta precariedad desde la anterior crisis. Añadiremos que la pesadilla material, de degradación en las condiciones de vida lleva décadas instalada en nuestras vidas.

En la Casa Vecinal de Tetuán, que trabaja en el barrio del mismo nombre en Madrid, estamos asistiendo a diario, a personas que se encuentran en la situación desesperada de no poder llevar a sus familiares reagrupados, al médico. Están fuera del sistema, es decir excluidos. No reciben por tanto asistencia sanitaria pública. Se trata en muchos casos, de personas que ya tienen nacionalidad española y que acogiéndose a la reagrupación familiar, han traído a sus padres y madres, ya mayores, a vivir con ellos en nuestro país. Se les exige, según sentencia mencionada anteriormente, un seguro médico a cargo del familiar que ha reagrupado.

Sobra decir que actualmente el paro, la terminación del desempleo, los ERTES que terminarán en ERES, la compleja maraña de retales que son las diferentes ayudas sociales, que quedan convertidas en trámites administrativos disuasorios para no acceder a ninguna, hacen imposible e insoportable el que la mayoría de las personas que se encuentran en esta situación puedan pagarse, ni de lejos un seguro médico. Hay que pagar mucho dinero en la privada, para que te atiendan cuando padeces patologías graves. La ausencia de salud no se cubre, pagando una cuota de seguro médico sin más. Además nos estamos encontrando que según el Centro de Salud que le toque a uno, una persona mayor reagrupada será vacunada o no. ¿Entienden ustedes algo? Se trata de Salud Comunitaria. Una vez más los y las mayores están siendo dejados de lado, sin ninguna protección, discriminados. El dolor de sus familiares al ver que no pueden atender a sus padres y madres es inmenso. Los estamos viendo, llamando a muchas puertas y en todas es la negativa por respuesta y la imposibilidad ante la sentencia dictada por el Tribunal Supremo del 13 de mayo de 2019.

Desde la Casa Vecinal de Tetuán, clamamos socorro y ayuda y hacemos un llamamiento a nuestros representantes políticos, responsables de la justicia, distintas administraciones, sociedad civil, sindicatos, asociaciones: Hay que revertir esta situación.

La Salud es un Derecho Universal.

(1) La sentencia se puede consultar en formato pdf en https: //www.actasanitaria.com