Quantcast
EL PERIÓDICO
ESP   |   AME   |   CAT      NEWSLETTER
ÚNETE ⮕
Almudena Grandes: “En los 50, las mujeres eran imbéciles legales”

Almudena Grandes vuelve con “La madre de Frankenstein”, novela en la que cuenta los años centrales de la década de los 50, y quinto volumen de la serie “Episodios de una guerra interminable”.

Concepción Arenal, ética y filosofía de la compasión

La escritora, crítica y profesora de literatura Anna Caballé acaba de obtener el premio Nacional de Historia de España por su biografía sobre Concepción Arenal.

Rebeca Grynspan: “Me hice feminista para luchar porque todas podamos llegar”

Rebeca Grynspan asegura que se hizo feminista cuando, al asumir el puesto de viceministra de Hacienda, se dio cuenta que había llegado hasta allí gracias a la lucha de muchas mujeres antes.

Silvia Gil: “A las mujeres no se nos da la autoridad, tenemos que pelearlar”

Conocimos a Silvia Gil cuando le entregaron un premio. Enfundada en su impecable uniforme, con el tricornio bajo el brazo, cruzó el patio que conduce al salón de actos del CSIC con determinación y paso firme.

María Eugenia Gay: “Las mujeres debemos reivindicar lo que nos corresponde”

“Una luchadora nata”, así se define María Eugenia Gay, decana del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB) y una de las mujeres que más reivindica en el mundo de la justicia la igualdad.

Lita Cabellut: “En el pueblo gitano hay una generación con hambre de liberarse”

Lita Cabellut es una de las artistas españolas más cotizadas del mundo, con una vida y obra únicas. Afincada en La Haya (Holanda) ha visitado Madrid recientemente para participar en un debate sobre “Mujeres excepcionales”.

Anna Ferrer, 50 años ayudando a los “intocables”

A Anna Ferrer se le humedecen los ojos al contar que miles de personas han aprendido a “escribir su destino”, a “dudar de que la casta superior nazca así” o a “tener nombre y dirección”.

Mabel Lozano: “Soy abolicionista porque soy feminista”

Abolicionista, así se declara Mabel Lozano a quien el activismo y el cine le han servido para dedicar su vida a luchar contra la explotación sexual.

previous arrow
next arrow
Slider

Las mujeres socialistas


  • Escrito por Manuel Vigil Montoto
  • Publicado en La Zurda

“¡Mujeres socialistas! Para comprender toda la grandeza del significado de esas dos palabras, que muchos graves señores toman á chirigota, hay •que sentir de veras el ideal socialista, viendo con la imaginación el desarrollo de una sociedad nueva, donde no se conoce el capitalismo con su engranaje de leyes basadas en un odioso espíritu de clase.

¡Mujeres socialistas! Para poder gozar de todo el raudal de ternura que puede encerrar esa frase, hay que estar unido matrimonialmente con mujer no socialista, tener hijos con ella, ver que nunca os comprende y que paga vuestro paternal amor con ofensas que producen alteraciones en la paz del hogar, si no hay talento en el hombre para con oportunidad y hábilmente transigir, hasta encontrar ocasión más favorable para que vuestro criterio sobre la educación socialista de los hijos pueda ser tolerado sin violentas rebeldías.

¡Mujer socialista! Si el hombre que lo es tiene compañera que no lo sea, cuando, después de rudo combate con compañeros que no se conducen como buenos socialistas, ó de pelear con adversarios de mala fe, con patronos ó autoridades que, os atropellan, de mal humor llega á su casa; si á su esposa cuenta sus amarguras, en vez de palabras reflexivas que le den alientos para continuar la lucha, encontrará en aquélla, las más de las veces, el instrumento inconsciente del capitalismo, que, en vez de consolarle en trances desesperados, le recriminará por seguir unas ideas que ocasionan disgustos, le echará en cara los céntimos, casi siempre arrancados al vicio, dedicados al cumplimiento de sus deberes en la organización obrera, y el supuesto bienestar perdido por no querer traicionar su conciencia socialista. ¡Mujer socialista! Después de haber conocido las consecuencias de no tener compañera que lo sea, ¡qué placer tan grande debe sentirse si se reincide en el matrimonio con mujer que con nosotros sienta el mismo ideal!

¡Una Agrupación femenina socialista! Escuela de esposas, escuela de madres, escuela de futuros maestros propagandistas del Socialismo puede ser una Agrupación femenina socialista, si la prestamos nuestro calor, si buscamos en ella nuestra compañera, si procuramos que en sus listas figuren nuestras hijas. ¿Cómo no he de aprovechar la ocasión para mostrar mi entusiasmo por esta clase de colectividades que tanto bien pueden producir á nuestra causa?

Es una tontería; pero dejadme decirla. ¡Si yo volviera á los veinte años, libre!, si volver pudiera á esta edad y pensara en buscar compañera, habiendo Agrupación femenina socialista, en ella la buscaría, seguro de encontrarla, que no solamente sirviera para satisfacer las necesidades del sexo sino también para las espirituales de las ideas.

¡Si volviera á ser joven...! Jóvenes que me escucháis ó leéis, si do veras queréis ser útiles á vosotros mismos, á vuestros hijos, procurad sentir las ideas socialistas, para, conociéndolas bien, no confundirlas con sentimientos de filantropía, y comprenderéis toda la inmensidad del mal de la obra capitalista, del régimen económico del capitalismo, esparciendo por el mundo toda clase de calamidades, sirviéndole nosotros — los individuos de la clase obrera—, de vehículo propagador al reproducirnos en seres ignorantes de su misión en la Humanidad, carne para la explotación y para el placer.

Y cuando comprendamos todo el daño fruto del capitalismo, y sepamos apreciar la enorme cantidad de bien que el Socialismo encierra, entonces, y sólo entonces, podremos admirar la gran obra que las mujeres socialistas puedan realizar, haciendo un paraíso de nuestro hogar, seres conscientes de nuestros hijos, y siendo de los hombres ángel tutelar que nos animen en los momentos de decaimiento, si los hay, levantando nuestra fe ó infundiéndonos entusiasmo para proseguir la lucha, consagrando nuestra existencia al triunfo del Socialismo, libertador de la Humanidad.”

(Vida Socialista, 26 de marzo de 1911).