HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

HRW responsabiliza a Israel del aumento de la violencia de colonos contra palestinos


(Tiempo de lectura: 2 - 3 minutos)

Human Rights Watch (HRW) acusó hoy al Gobierno y al Ejército israelíes de posibles crímenes de guerra por su responsabilidad en el aumento de la violencia a manos de colonos en la Cisjordania ocupada y del desplazamiento de "comunidades enteras de palestinos" como consecuencia de sus ataques desde asentamientos, ilegales según el derecho internacional.

"El traslado o deportación forzosos y la destrucción y apropiación generalizada de bienes en territorio ocupado son crímenes de guerra", asegura la ONG en un comunicado.

Asimismo, denuncia que "la opresión sistemática de las autoridades israelíes y los actos inhumanos contra los palestinos, incluidos crímenes de guerra, cometidos con la intención de mantener el dominio de los judíos israelíes sobre los palestinos, equivalen a crímenes contra la humanidad de apartheid y persecución".

En este sentido, HRW insta a los gobiernos de todo el mundo a "suspender la ayuda militar a Israel debido al riesgo de complicidad en los abusos".

En concreto, acusa a los colonos israelíes de haber aprovechado la guerra en Gaza, que estalló el 7 de octubre, para de forma paralela "asaltar, torturar y cometer violencia sexual contra los palestinos" en Cisjordania, además de para robar sus propiedades y su ganado.

Además, asegura que los colonos han amenazado de muerte a los palestinos si no abandonan permanentemente la zona y destruido casas y escuelas. En total, unas 17 comunidades palestinas pastoriles han sido forzosamente evacuadas por violencia desde el 7 de octubre, según la ONG israelí Btselem.

HRW acusa al Ejército de no haber garantizado la seguridad de los residentes desplazados, muchas veces los propios soldados escortan a los colonos en ataques, y de no permitirles regresar "obligándoles a vivir en condiciones precarias en otros lugares".

"Los colonos y los soldados han desplazado a comunidades palestinas enteras, destruyendo todas las casas, con el aparente respaldo de las altas autoridades israelíes”, dijo el director asociado de derechos del niño de Human Rights Watch, Bill Van Esveld, en un comunicado.

Por su parte, HRW ha documentado que en estos seis meses todos los residentes de las poblaciones Jirbet Zanuta, Jirbet al Razim y Al Qanub, en Hebrón, y Ain al Rashash y Wadi al Siq en la governación de Ramala, se han visto forzados a abandonar sus hogares.

"Las pruebas muestran que colonos armados, con la participación activa de unidades del ejército, cortaron repetidamente el acceso por carretera y asaltaron comunidades palestinas, detuvieron, agredieron y torturaron a residentes, (y) los expulsaron de sus hogares", describe la organización.

HRW denunció que los ataques de colonos aumentaron a sus niveles más altos en 2023 y que el Ejército israelí llamó a filas a 5.500 colonos reservistas, algunos con antecedentes penales de violencia contra los palestinos y sirviendo en Cisjordania en el marco de los batallones de "defensa regional".

La ONG recuerda que de acuerdo con Naciones Unidas, desde el 7 de octubre del año pasado, más de 1.200 personas han sido forzosamente desplazadas, incluidos 600 niños, de comunidades palestinas de pastores.

Asimismo, al menos 17 palestinos han muerto a manos de colonos y 400 han resultado heridos, mientras que los palestinos han matado a 7 colonos en Cisjordania desde el 7 de octubre.