HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Taiwán prueba con éxito un misil antiaéreo de fabricación local ante la amenaza china


(Tiempo de lectura: 1 - 2 minutos)

El Ejército taiwanés probó con éxito un misil tierra-aire de fabricación doméstica, el Land Sword II, durante unas maniobras militares en el condado sureño de Pingtung, en medio de la creciente presión china en el Estrecho de Taiwán, informaron este martes fuentes militares.

Los comandos de Artillería 43 y 21 del Ejército fueron los encargados de realizar la primera demostración en vivo del Land Sword II, un derivado de la familia de misiles aire-aire Sky Sword II, también de fabricación taiwanesa, según un comunicado del Ministerio de Defensa Nacional (MDN) de Taiwán.

Los tres misiles lanzados “alcanzaron con éxito” los drones objetivo, lo que demostró las “excelentes prestaciones de interceptación del sistema”, señaló el texto oficial.

Desarrollado por el Instituto Nacional Chung-Shan de Ciencia y Tecnología (NCSIST) y enviado al Ejército en mayo del año pasado, el Land Sword II está llamado a reemplazar al sistema de misiles tierra-aire Chaparral de origen estadounidense.

Según un informe del MDN citado por la prensa local, el sistema Sky Sword II original permite realizar labores de detección, seguimiento, evaluación de amenazas y asignación de objetivos en 360 grados, con un alcance efectivo de hasta 15 kilómetros.

Este sistema puede detectar aviones enemigos de ala fija, helicópteros, vehículos no tripulados y misiles de crucero, y también puede combinarse con misiles Avenger y Stinger para reforzar las capacidades de defensa aérea del Ejército taiwanés.

Taiwán, gobernada de forma autónoma desde 1949, ha incrementado sus capacidades militares en los últimos años ante las crecientes amenazas de China, que considera a la isla una provincia rebelde.

El Gobierno del Partido Democrático Progresista (PDP) de Taiwán, considerado «independentista» a ojos de Pekín, ha impulsado un aumento del presupuesto de defensa nacional hasta un récord de 600.700 millones de dólares taiwaneses (18.489 millones de dólares, 17.419 millones de euros) para este año.