HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

La justicia catalana suspende un trámite relacionado con Tsunami por la posible “incidencia” de la ley de amnistía


(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha suspendido una deliberación, prevista para este martes para decidir sobre el recurso contra la condena a tres años de cárcel a un joven por las protestas de Tsunami Democràtic en 2019, por la posible “incidencia” de la Ley de Amnistía, en trámite parlamentario.

Así lo ha acordado la sección de apelación penal de la Sala Civil y Penal del TSJC en una providencia, fechada el pasado 20 de febrero, en la que suspende el señalamiento previsto para hoy para la deliberación, votación y fallo sobre los recursos interpuestos por la Fiscalía, los agentes de los Mossos lesionados y por el condenado, representado por el colectivo Alerta Solidària.

En concreto, el tribunal justifica la decisión de suspender esta deliberación de este martes a raíz del “conocimiento público” de la tramitación parlamentaria del proyecto de Ley de Amnistía, “que puede tener incidencia en la resolución de este recurso”.

Por este motivo, al no ser este caso “ni urgente ni preferente”, el tribunal suspende el señalamiento.

Por lanzar objetos a los Mossos

Se trata del caso de Víctor M.V.M., vecino de Vilanova i la Geltrú (Barcelona), que en diciembre de 2022 fue condenado a tres años de cárcel por las protestas de Tsunami Democràtic coincidiendo con el partido de fútbol entre el FC Barcelona y el Real Madrid en el Camp Nou, el 18 de diciembre de 2019, acusado de lanzar objetos contra los Mossos d’Esquadra y agredir a varios agentes.

En su sentencia, la sección 7a de la Audiencia de Barcelona impuso al joven independentista tres años de cárcel por el delito de atentado a agente de la autoridad cometido con instrumento peligroso, aunque lo absolvió del de desórdenes públicos, que también le atribuía la Fiscalía, que había pedido una pena de 7 años de cárcel.

En su resolución, que la defensa del joven recurrió hace un año, la Audiencia consideró probado que el manifestante lanzó objetos contra la línea policial que separaba a dos grupos de manifestantes de signo contrario y que agredió a los agentes que procedieron a su detención.

Según el tribunal, el joven formaba parte de la concentración de unas 300 personas convocada por Tsunami Democràtic en la Travessera de les Corts de Barcelona, esquina con la calle Maternitat, cuando sobre las 20 horas del 18 de diciembre de 2019 esta protesta coincidió con grupos más radicales de aficionados del Barça, que se dirigían al Camp Nou.

En ese momento, según la sentencia, los manifestantes que protestaban contra la condena a la cúpula del procés comenzaron a lanzar objetos “peligrosos” como piedras, botellas y adoquines contra la línea policial de los Mossos que separaba a ambos grupos de signo contrario, entre los cuales se hallaba Víctor M.V.M.

Además, según el tribunal, el manifestante “propinó puñetazos y patadas” a los agentes que lo detuvieron, los cuales sufrieron lesiones de diversa consideración.

Por contra, la sala consideró que los hechos probados no eran constitutivos de un delito de desórdenes públicos, ya que la acción del acusado “se limitó al lanzamiento de una botella de vidrio y un adoquín a la línea policial, estando amparado por la multitud”, sin que se acreditara que lo hiciera “en concierto” con los otros manifestantes para alterar la paz pública.

Dos tribunales han aplazado ya un trámite por la ley

Con la suspensión acordada ahora por el TSJC, son ya al menos dos los tribunales que han decidido aplazar una actuación judicial por la posible afectación de la Ley de Amnistía, después de que el juzgado penal número 2 de Girona pospusiera un juicio a cuatro independentistas fijado para noviembre del año pasado y lo programase para noviembre de este año.

Precisamente, el presidente del TSJC, Jesús María Barrientos, afirmó ayer que una ley que “privilegia a unos pocos frente al conjunto de la ciudadanía” nunca podrá ser esgrimida como “elemento de pacificación, sino de discordia”, como a su juicio demuestra el debate sobre la Ley de Amnistía.