HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

El Thyssen rinde tributo al realismo íntimo de Isabel Quintanilla


(Tiempo de lectura: 2 - 4 minutos)

Un centenar de obras descifran en el Museo Thyssen a Isabel Quintanilla, una figura fundamental del realismo contemporáneo español, a la que el Museo Thyssen rinde un merecido tributo en la que es la primera exposición monográfica que el museo dedica a una artista española.

«El realismo íntimo de Isabel Quintanilla» se abre mañana al público hasta el 2 de junio. La gran mayoría de las obras incluidas en la muestra se pueden ver por primera vez en España tras décadas en Alemania, donde la artista fue excepcionalmente reconocida.

La comisaria de la muestra, Leticia de Cos Martín, ha explicado este lunes en la presentación de la exposición los innumerables viajes, llamadas y horas de investigación que ha empleado a lo largo de casi una década para localizar algunas de las obras expuestas.

Como muchas mujeres artistas de la época, el legado de Quintanilla está disperso y no existe un catálogo razonado.

Mujer en un mundo de hombres

Quintanilla (Madrid, 1938-2017) se dedicó a la pintura en un momento de la historia de España en el que las mujeres artistas no tenían el peso ni el protagonismo que sus compañeros masculinos.

La artista formó parte del grupo conocido como 'Los Realistas de Madrid', con Antonio López a la cabeza, su mujer María Moreno, los hermanos julio y Francisco López Hernández (su marido), Esperanza Parada y Amalia Avia.

La artista no ha podido ver en vida este reconocimiento público: «Quintanilla hubiera contado mejor que nadie su pintura, que no es otra cosa que su vida», ha explicado Leticia de Cos.

«Veo la realidad y me produce una emoción tan grande que la quiero pintar», solía decir la artista.

Seis décadas de dedicación a la pintura

Quintanilla se dedicó sin descanso a pintar su entorno: objetos personales, las habitaciones de su casa, los árboles y las flores de su jardín y otos elementos en apariencia insignificantes como un teléfono o un vaso vacío. Todos ellos configuran excepcionales bodegones y escenas evocadoras bajo su mirada.

Casi nunca hay figuras humanas en estos excepcionales bodegones. «Ella decía que si ponía una persona la historia ya estaba contada -ha explicado la comisaria-, pero si dejaba la ausencia el espectador puede recrear su evocación».

Así, una máquina de coser es un tributo a su madre, modista de profesión, y un saco de yeso, evocaba la presencia de su marido, el escultor Francisco López.

La muestra recorre seis décadas del trabajo de la artista. Desde mediados de los cincuenta hasta poco antes de su muerte, en 2017.

El trabajo de Quintanilla ha sido escasamente reconocido en España, pero en Alemania tuvo el apoyo de los galerisas Hans Brockstedt y Herbert Meyer-Elliger y muchas de las obras que ahora se muestran proceden de museos y colecciones particulares alemanas como la Pinakothek der Moderne de Munich o el Staatliche Museen de Berlín.

Técnica y tiempo

Su pintura es resultado de un dominio rotundo de la técnica y de un trabajo muy meticuloso -pintaba unos 3-4 obras al año-.

En la muestra se han reunido óleos, acuarelas y dibujos, que muestran su gran capacidad para captar la esencia de cualquier elemento cotidiano y darle entidad ya fuera unos pensamientos -flores en un vaso duralex -su favorito- o una repisa de su baño.

En 2016 el Museo Thyssen dedicó una exposición a los «Realistas de Madrid», aquella fue su presentación para el gran público en Madrid, aunque sus cuadros se habían podido ver en alguna exposición en España.

«Entonces la gran estrella era Antonio López, sin embargo quien robo el 'show' fue Quintanilla», ha explicado hoy el director del museo, quien ha explicado que fue entonces cuando se fraguó el germen de esta exposición.

«El realismo íntimo de Isabel Quintanilla» dedica una sala a exponer el trabajo de la artista junto a algunas compañeras de época como Amalia Avia, María Moreno y Esperanza Parada.

«No queremos hacer una comparativa, pero sí destacar que fueron mujeres y que vivieron circunstancias no siempre fáciles», ha recalcado la comisaria.