HEMEROTECA       EDICIÓN:   ESP   |   AME   |   CAT
Apóyanos ⮕

Castilla y León pone en marcha desde hoy el protocolo para embarazadas


(Tiempo de lectura: 4 - 7 minutos)

El sistema de salud de Castilla y León (Sacyl) estrena este lunes su nuevo protocolo para mujeres embarazadas, encaminado a reducir las interrupciones voluntarias de embarazos en la Comunidad, y que ha estado rodeado de polémica y contradicciones desde su anuncio el pasado jueves por parte del vicepresidente de la Junta, Juan García-Gallardo (Vox).

Derivación a salud mental de las mujeres «que lo requieran», una cuarta ecografía en el primer trimestre de embarazo para que los progenitores puedan escuchar el latido fetal y una ecografía en 4D antes de interrumpirlo son los tres principales servicios que ofertará la Comunidad a las mujeres embarazadas, incluidas las que manifiesten su voluntad de abortar.

Gallardo insiste: el protocolo antiaborto es obligatorio para médico

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Juan García-Gallardo (Vox), ha reiterado este lunes que el protocolo para evitar abortos es «de obligado cumplimiento» para los médicos, que desde este lunes deberán «ofrecer» a las embarazadas «la posibilidad» de escuchar el latido fetal o realizar una ecografía 4D, lo que contradice lo afirmado por el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco (PP).

En declaraciones a los medios antes de participar en las Cortes de Castilla y León en el congreso «Desafíos constitucionales para el tiempo presente», García-Gallardo ha remarcado que en este caso, y en todos, «los protocolos son de obligado cumplimiento para todos los profesionales de la sanidad».

«Me remito a la nota de prensa de la Consejería de Sanidad del pasado jueves, que es clarísima y cristalina», ha subrayado el vicepresidente sobre el departamento que dirige el PP, a lo que ha añadido que «todos los intentos de confundir en este tema deben caer en saco roto»

Requerimiento del Gobierno

Unas medidas que han generado polémica desde su anuncio el pasado jueves y que llevaron ayer al Gobierno de España a remitir un requerimiento a la Consejería de Sanidad para que se abstuviera de ponerlo en marcha.

Como respuesta, la Junta de Castilla y León alegó a través de un comunicado que tiene «plena autonomía» para implementarlo e instó al Gobierno a abstenerse de dirigir requerimientos «vulneradores de su autonomía y sus competencias, recogidas en el Estatuto de Autonomía».

En el escrito, la Junta aseguró que cualquier medida de fomento de la natalidad y de apoyo a la familia se aplicará siempre sobre tres premisas: «El respeto absoluto a la Ley, a libertad y los derechos de la mujer embarazada y de los profesionales sanitarios».

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha afirmado este lunes que el Gobierno está dispuesto a acudir ante la Justicia si la Junta de Castilla y León aplica el protocolo para mujeres embarazadas encaminado a reducir las interrupciones voluntarias del embarazo, y ha subrayado que esas medidas, ya sean obligatorias o recomendaciones, «contravienen la legalidad vigente»

«Llegaremos a todos los mecanismos que el ordenamiento jurídico pone al alcance para la defensa de la legalidad», ha dicho la ministra en una entrevista en la cadena Ser, en la que ha afirmado que el Gobierno «no permitirá un paso atrás en los derechos de las mujeres», y ha advertido a la Junta de Castilla y León que no puede ofrecer pruebas complementarias «porque lo que están incentivando es la proculpa de las mujeres» y eso -ha dicho- «no cabe en la ley y la Junta no tiene ámbito competencial para hacerlo».

El PP cree que el Gobierno desvía la atención con la polémica del aborto

Por su parte, la portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, ha declarado este lunes que las libertades de las mujeres están «plenamente garantizadas» en Castilla y León y ha atribuido la polémica sobre el protocolo antiaborto en esta comunidad a un «burdo intento» del Gobierno de desviar la atención.

En declaraciones a los periodistas antes de asistir a un desayuno informativo protagonizado por la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, Gamarra ha asegurado «a las mujeres españolas que allí donde está el PP su libertad no solo está garantizada, sino que la pueden ejercer libremente».

Ha negado así que se coarte la libertad de las embarazadas para abortar con las medidas planteadas por el vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Juan García-Gallardo, de Vox, y que el Gobierno ha requerido a la Junta para que no las aplique.

Ha recomendado al Ejecutivo de Pedro Sánchez, que «tan preocupado está por proteger a las mujeres», que asuma responsabilidades políticas y se centre en rectificar la ley del sí solo es sí, de la que ya se han beneficiado, según ha dicho, 184 agresores sexuales.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha criticado además la «improvisación» del vicepresidente de Castilla y León, Juan García Gallardo (Vox), con el protocolo antiaborto, y que ha buscado un «conflicto interno» con el líder del PP en la región, Alfonso Fernández Mañueco.

En un encuentro organizado por Unidad Editorial, ha afirmado que «Todo lo que sea dar información me parece bien, y todo lo que sea ir en favor de la vida me parece necesario”, ha defendido la presidenta regional, quien ha matizado que el anuncio de Gallardo sólo busca un “conflicto interno” cuando, además, “no tiene competencias en la medida”.

Además, ha criticado la «improvisación» del político de Vox que «no tenía ni una respuesta»; me parece «innecesario» porque «no son formas de hacerlo».

Distinta versión de PP y Vox

Precisamente, desde que el vicepresidente anunciara esta medida el pasado jueves en consejo de Gobierno, los dos socios de Gobierno -PP y Vox- han mantenido un tira y afloja, con distintas versiones, incluso contradictorias, de qué supondrá este protocolo y cómo se llevará a cabo en la Comunidad.

Asimismo, además de la obligatoriedad o no de ofrecer este protocolo por parte de los profesionales sanitarios, PP y Vox también han evidenciado estos cuatro días sus diferencias argumentales para catalogar estas medidas.

Así, mientras que para Vox este protocolo es una respuesta «provida» a la «agenda abortista de la izquierda», para el PP no son medidas «antiabortistas», sino en «apoyo a la natalidad», con el énfasis puesto en la «voluntariedad» de las mismas para las mujeres, como recalcó este fin de semana el presidente autonómico.

«Todos los ataques, todas las difamaciones, todas las zancadillas… todo habrá merecido la pena si conseguimos salvar una única vida. Seguimos adelante, sin dar ni un paso atrás», escribía por su parte este domingo en redes sociales el máximo dirigente de Vox en Castilla y León.

Críticas de la oposición y dudas de expertos

Desde que este anuncio saltó a la opinión pública, las críticas hacia este protocolo y a la Junta de Castilla y León se han sucedido desde diversos ámbitos, especialmente el político, donde el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, aseguró en un acto este fin de semana en Sevilla que con gobiernos socialistas «habrá avances» en beneficio de las mujeres y «ni un solo retroceso».

De este modo, el presidente subrayó que los socialistas no permitirán que haya ninguna regresión en el derecho de las mujeres a decidir libremente cuándo son madres y cuándo no, un mensaje que también han replicado otras voces, como la ministra de Sanidad o la vicepresideta segunda del Gobierno y ministra, Yolanda Díaz.

Finalmente, asociaciones feministas y proaborto también han criticado este protocolo por atentar, según estas, a los derechos de la mujer, al suponer una coacción a su decisión de interrumpir voluntariamente su embarazo.

 

Tu opinión importa. Deja un comentario...

Los comentarios que sumen serán aceptados, las críticas respetuosas serán aceptadas, las collejas con cariño serán aceptadas, pero los insultos o despropósitos manifiestamente falsos no serán aceptados. Muchas gracias.