¡Únete!

La impredecible agenda de Borrell

Luxemburgo (Luxemburgo), 14/10/2019.- El ministro de Asuntos Exteriores español, Josep Borrell, habla con los medios de comunicación cuando llega al Consejo de Asuntos Exteriores en Luxemburgo, el 14 de octubre de 2019. El Consejo de Asuntos Exteriores comenzará con una discusión sobre asuntos de actualidad y discutir las continuas actividades de perforación de Turquía en el Mediterráneo oriental. (Luxemburgo, Turquía, Luxemburgo) EFE / EPA / JULIEN WARNAND Luxemburgo (Luxemburgo), 14/10/2019.- El ministro de Asuntos Exteriores español, Josep Borrell, habla con los medios de comunicación cuando llega al Consejo de Asuntos Exteriores en Luxemburgo, el 14 de octubre de 2019. El Consejo de Asuntos Exteriores comenzará con una discusión sobre asuntos de actualidad y discutir las continuas actividades de perforación de Turquía en el Mediterráneo oriental. (Luxemburgo, Turquía, Luxemburgo) EFE / EPA / JULIEN WARNAND

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, maneja en estos días una agenda complicada e impredecible en la que confluyen responsabilidades y citas propias de un ministro y del próximo alto representante de la UE para las Relaciones Exteriores, lo que le obligan a programar su actividad "día a día", reconocen fuentes de su equipo.

Todo ha coincidido en los próximos quince días: Las relaciones bilaterales de España, que le llevan a Cuba y Colombia, la posibilidad de viajar con los reyes a Japón y Corea, la gestión del brexit y la formación de la nueva Comisión Europea que le obligaría a abandonar el Gobierno para asumir el puesto de alto representante y vicepresidente de la Comisión.

Así, el todavía ministro en funciones tiene previsto viajar a Cuba en visita oficial a partir de este martes, 15 de octubre, para continuar los diálogos políticos bilaterales que ambos países acordaron mantener y para, previsiblemente, preparar una visita de los reyes Felipe y Letizia a la isla.

La visita real a Cuba está en principio prevista para la primera quincena de noviembre, para celebrar los 500 años de la fundación de La Habana y según explicó el propio Borrell, "sigue estando en agenda hoy por hoy", pese a que el 10 de noviembre se celebran elecciones generales en España.

A continuación, el jueves 17, Borrell viaja a Bogotá y la localidad fronteriza de Cúcuta, para interesarse por los miles de refugiados venezolanos que llegan sin cesar a esta localidad colombiana.

El domingo 20, el ministro regresa a España. Pero ese mismo día, los reyes parten rumbo a Japón y Corea del Sur, un viaje al que Borrell no tenía previsto ir ya que su plan era viajar a Bruselas para la votación en el Parlamento Europeo del nuevo equipo de comisarios, que en principio debía ser el día 23, para que la nueva presidenta de la Comisión tomara posesión de su cargo el 1 de noviembre.

"Aún no sé si el domingo me voy a Japón o me voy a Bruselas", ha comentado el ministro con personas de su entorno después de que tres de los candidatos a comisario hayan sido rechazados en el proceso de selección en el Parlamento Europeo, lo hace más que previsible el retraso en la aprobación de la nueva Comisión.

"En Bruselas, todo el mundo da por hecho que tengamos que esperar un poco más", señaló la semana pasada el portavoz del Parlamento Europeo, Jaume Duch, quien no obstante, quitó hierro a esa eventualidad ya que algo similar "ya pasó anteriormente", y puso como ejemplo la Comisión del José Manuel Durão Barroso que empezó "con dos meses de retraso".

Esta eventualidad permitiría a Borrell mantenerse al frente del Ministerio de Exteriores unas semanas más, acompañar a los reyes en su viaje a Japón y ser quien gestione las relaciones de España y Gran Bretaña si se produce un brexit sin acuerdo el 31 de octubre.

Si por contra, Hungría, Rumanía y Francia presentaran en los próximos días nuevos candidatos a comisario capaces de pasar el proceso de certificación de modo que la nueva Comisión asuma sus responsabilidades el 1 de noviembre, Borrell debería abandonar el Gobierno en el Consejo de Ministros que, previsiblemente se convocará el mismo jueves 31 de octubre, dado que el viernes 1 es festivo.

En ese caso, y puesto que el Gobierno está en funciones y no puede nombrar ministros, el presidente Pedro Sánchez deberá designar al miembro de su equipo que asumirá las funciones y responsabilidades del ministro saliente hasta la formación del próximo gobierno tras las elecciones generales del 10 de noviembre.