Italia, Malta, Alemania y Francia afrontan mañana la reubicación de migrantes

EFE/Francisco Gentico/Archivo 	   EFE/Francisco Gentico/Archivo

Los ministros del Interior de Italia, Malta, Alemania y Francia se reúnen mañana en La Valeta en el que será el primer intento formal de encontrar una solución compartida sobre la gestión de los desembarques en el Mediterráneo central y la reubicación de los migrantes.

En el caso de Italia será el estreno a nivel europeo para la nueva ministra del Interior, Luciana Lamorgese, que ha sustituido a Matteo Salvini tras la crisis de Gobierno.

En esta minicumbre en Malta con la supervisión de Finlandia, que ocupa la presidencia de turno de la Unión Europea (UE), se espera que se alcance un primer acuerdo entre estos cuatro países, que ya se han expresado a favor de un sistema automático para reubicar a los migrantes rescatados en el Mediterráneo central y desembarcados en Italia o Malta También habrá representantes de la Comisión Europea (CE) en la reunión y durante la misma se espera que se debata la participación de una serie de países que ya se han mostrado dispuestos al mecanismo de reubicación, como Irlanda, Portugal y Luxemburgo, que en los últimos desembarques se mostraron disponibles a recibir a una parte de los migrantes.

El objetivo del encuentro es negociar un acuerdo temporal y voluntario, pero que evitaría que los países negocien la reubicación caso por caso como ha sucedido hasta ahora lo que ha provocado que los migrantes rescatados por barcos de ONG, pero también por los barcos oficiales de la Marina o la Guardia Costera hayan esperado hasta dos semanas en el mar.

Según un informe del Instituto italiano para los Estudios de Política Internacional (IPSI), en lo que va del año, el 80 % de los casos de rescates en el Mediterráneo central se ha concluido con el desembarco de los migrantes en Italia después de una media de nueve días de espera debido a la política de "puertos cerrados" de Salvini.

En total de las 1.346 personas salvadas en los ocho primeros meses del año, Italia ha conseguido, gracias a negociaciones privadas o con la ayuda de la UE, que otros países se hiciesen cargo de 593.

Lo que parece que no conseguirá Italia será la llamada "rotación" de los puertos para el desembarco de personas rescatadas en el mar, lo que hubiera significado que también se utilizaran puertos franceses como el de Marsella, pero en la última reunión entre el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, y el presidente francés, Emmanuel Macron, parece que esta hipótesis se ha desvanecido, apunta el IPSI.

Otra de las cuestiones cruciales será si en el acuerdo se reubicación se incluyen solo a los "posibles refugiados" o incluyen a todos, también los llamados migrantes económicos.

Asimismo se estudiará como llevar este mecanismo al resto de países europeos e incluso se ha presentado la hipótesis de sancionar a los miembros de la UE que decidan no participar en el mecanismo de recolocación.

El ministro del Interior en funciones español, Fernando Grande-Marlaska, ya expresó en Roma tras reunirse con su homologa italiana que España no ve con buenos ojos este principio de acuerdo para redistribuir a los migrantes que lleguen a las costas italianas y maltesas, porque entiende que "la respuesta de la Unión Europea debe ser única y que afecte a todo el Mediterráneo".