El Laborismo inaugura su congreso anual, empañado por diferencias internas

Brighton (Reino Unido), 21/09/2019.- El líder del Partido Laborista Jeremy Corbyn asiste a la Conferencia del Partido Laborista en Brighton, Gran Bretaña, el 21 de septiembre de 2019. La Conferencia del Partido Laborista se desarrolla del 21 al 25 de septiembre. (Reino Unido) EFE / EPA / ANDY RAIN Brighton (Reino Unido), 21/09/2019.- El líder del Partido Laborista Jeremy Corbyn asiste a la Conferencia del Partido Laborista en Brighton, Gran Bretaña, el 21 de septiembre de 2019. La Conferencia del Partido Laborista se desarrolla del 21 al 25 de septiembre. (Reino Unido) EFE / EPA / ANDY RAIN

El Partido Laborista británico inauguró este sábado su congreso anual en la ciudad inglesa de Brighton, enfrentado por sus discrepancias frente al "brexit" y cuestionando la posición del "número dos" del grupo, Tom Watson.

El inicio de la conferencia se ha visto empañado por el intento de Jon Lansman, del grupo Momentum -simpatizante de Jeremy Corbyn- de eliminar la posición de "número dos" de la formación -ocupada por Tom Watson- con una moción presentada ante el Comité Ejecutivo Nacional del partido.

Si bien la intervención hoy de Corbyn logró paralizar una votación que iba a haberse celebrado durante esta primera jornada para decidir si eliminar o no ese cargo, el movimiento contra Watson desató la indignación de numerosos diputados laboristas, que lo consideraron antidemocrático y contrario a los valores del partido.

En una entrevista con la emisora británica Radio 4, el propio Watson lo tildó de "ataque sectario" y remarcó que iba en contra de las "tradiciones que lleva manteniendo el partido durante cien años".

El "segundo" de la formación ha protagonizado públicamente varios desencuentros con Corbyn y se ha mostrado abiertamente favorable a que a que el Laborismo respalde la permanencia en la UE en un futuro referendo.

Recientemente, Watson apoyó que se celebrara un nuevo plebiscito sobre el "brexit" antes de unas elecciones generales anticipadas en este país.

Por su parte, el exlíder laborista Ed Miliban consideró hoy que "esos movimientos para eliminar la figura del número dos sin aviso o debate son antidemocráticos, equivocados y no deberían suceder", al tiempo que Yvette Cooper trasladaba su enfado a Twitter, donde afirmaba que es "una completa locura e increíblemente destructivo".

"El país afronta desafíos graves y podríamos estar ante unas elecciones generales inminentes. La conferencia laborista debería tratar sobre el país y sobre unirnos", dijo.

En el marco del congreso, un grupo de activistas ha puesto en marcha una campaña con la que quieren empujar a la formación a que respalde la permanencia en la UE en el caso de un segundo referendo pese a que Corbyn ya ha insinuado que, en esa situación, él podría adoptar una posición neutral.

El líder izquierdista defiende que un Ejecutivo laborista aseguraría un acuerdo de "brexit" con Bruselas "sensato", que sometería a un referendo en el que la otra opción sería la permanencia en el bloque.

Michael Chessum, del grupo de izquierdas Another Europe Is Possible, remarcó hoy a medios locales que "los miembros y votantes del Laborismo entienden que el 'brexit' es un proyecto Tory, que versa sobre desregular la economía y socavar los derechos de las clases trabajadoras e inmigrantes".

Esos activistas piden "claridad" y "energía" en el mensaje del partido y creen que el Laborismo debe adoptar una "clara posición por la permanencia.

"No se trata de obligar a Jeremy Corbyn a que respalde la permanencia a título personal, se trata de la maquinaria del partido, sus datos e infraestructuras vitales", opinó Chessum.