TV

Venezuela inicia ejercicios militares, pero no dispara una bala

LA FRÍA (VENEZUELA), 10/09/2019.- Miembros de las Fuerzas Armadas Bolivarianas de Venezuela toman parte del inicio de los ejercicios militares en la frontera con Colombia este martes, desde el Aeropuerto Nacional Francisco García de Hevia, en la localidad de La Fría, estado Táchira (Venezuela). El pasado miércoles el gobernante venezolano, Nicolás Maduro, ordenó el despliegue de tropas en la frontera de Venezuela con Colombia y la puesta en marcha de un sistema de misiles luego de declarar el martes una alerta en toda esa zona. Las maniobras se llevarán a cabo desde hoy y hasta el 28 de septiembre en los estados Zulia, Táchira Apure y Amazonas, territorios que conforman los 2.219 kilómetros de frontera colombo-venezolana. EFE/ Johnny Parra LA FRÍA (VENEZUELA), 10/09/2019.- Miembros de las Fuerzas Armadas Bolivarianas de Venezuela toman parte del inicio de los ejercicios militares en la frontera con Colombia este martes, desde el Aeropuerto Nacional Francisco García de Hevia, en la localidad de La Fría, estado Táchira (Venezuela). El pasado miércoles el gobernante venezolano, Nicolás Maduro, ordenó el despliegue de tropas en la frontera de Venezuela con Colombia y la puesta en marcha de un sistema de misiles luego de declarar el martes una alerta en toda esa zona. Las maniobras se llevarán a cabo desde hoy y hasta el 28 de septiembre en los estados Zulia, Táchira Apure y Amazonas, territorios que conforman los 2.219 kilómetros de frontera colombo-venezolana. EFE/ Johnny Parra

Venezuela comenzó este martes ejercicios militares con el despliegue de tropas y armamento en la frontera con Colombia y en medio de la escalada de tensión con su vecino, aunque no se ejecutaron acciones de combate ni llegó a dispararse una sola bala.

Efe constató que la Fuerza Armada venezolana desplegó baterías antiaéreas, vehículos blindados, lanzacohetes móviles y un helicóptero en el arranque de los ejercicios castrenses, los cuales fueron ordenados por Maduro en medio de la cada vez mayor tensión entre Venezuela y Colombia.

Además, una fuente ligada a los ejercicios dijo a los periodistas que hay al menos 150.000 efectivos militares y policiales desplegados en la frontera, sin especificar a cuáles componentes castrenses pertenecen o si todos tomarían parte de las prácticas.

Varios de estos efectivos forman parte de la milicia, un cuerpo que el Gobierno cifra en dos millones de miembros, pese a que la experta en temas militares Rocío San Miguel asegura que no más de 20.000 de ellos pueden considerarse efectivamente combatientes.

El jefe del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Ceofanb), Remigio Ceballos, dirigió el primer día de los ejercicios y dijo que Venezuela tiene "amigos en todo el mundo", en alusión a la presunta presencia de efectivos militares rusos o cubanos entre la tropa, como ha denunciado la oposición.

Maduro dijo al caer la noche que "toda la Fuerza Armada está activada" para estos ejercicios y por su declaración de "alerta naranja" ante una eventual invasión desde Colombia. "Para dejar todo listo, para defender nuestro territorio", añadió, antes de aseverar que no amenaza "a nadie", pero que Venezuela está lista para defenderse "con las armas" si fuera necesario.

Pero el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, a quien casi 60 países reconocen como presidente interino, dijo esta misma jornada que Maduro intenta distraer la atención con los ejercicios militares y que trabaja "hermanadamente" con Colombia para "solucionar la crisis institucional" de Venezuela y contrarrestar a los grupos irregulares en la frontera.

El presidente de la comisión de Política Exterior del Parlamento venezolano, Francisco Sucre, dijo a los periodistas que los soldados sufren las consecuencias de la crisis económica del país, y que no perciben ni 5 dólares por mes, lo que los deja en el umbral de la pobreza de acuerdo a los parámetros de la ONU.

También hoy Pedro Carreño, miembro de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) -un órgano que conforman más de 500 afectos al chavismo gobernante y que no reconoce buena parte de la comunidad internacional-, dio ejemplo de cuán lejos han llegado las tensiones entre los dos países al declarar que Venezuela está lista para invadir a Colombia si fuera agredida.

"En 11 segundos un Sukhoi está en Bogotá", dijo Carreño durante una entrevista con la televisión privada Globovisión al apuntar a que una agresión armada contra Venezuela desde Colombia encontraría una respuesta rápida.

Venezuela cuenta con al menos 20 unidades operativas del cazabombardero Sukhoi Su-30, de fabricación rusa y cuyas características se consideran similares a las del F-15E Strike Eagle estadounidense.

El Gobierno venezolano hizo la compra de estas aeronaves luego de estrechar sus relaciones con Rusia y condenar el "imperialismo" de Estados Unidos, su antiguo proveedor de armamento.

"Ante una agresión militar que se cierne desde Colombia, primero clavaremos nosotros esta bandera en Bogotá", añadió Carreño agitando el pabellón venezolano antes de asegurar que las fuerzas invasoras no lograrían entrar en ciudades como Maracaibo, San Antonio del Táchira o San Cristóbal, todas en el oeste de Venezuela y cercanas a Colombia.

Estas prácticas son las segundas que realiza la Fuerza Armada venezolana desde el mes de julio. Desde el lado colombiano de la frontera se respiró este martes calma y normalidad, sin visos de la agitación que producen los ejercicios militares.

El consejero presidencial de Derechos Humanos y Asuntos Internacionales de Colombia, Francisco Barbosa, afirmó el lunes que el país está en "alerta máxima", mientras que la vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez, dijo que "no se puede caer en provocaciones".

Colombia y Venezuela atraviesan un nuevo pico de tensión diplomática desde que Maduro anunciara que desplegará un sistema de misiles antiaéreos en la frontera y ordenara los ejercicios militares que comenzaron hoy.

En respuesta el presidente colombiano, Iván Duque, dijo que Maduro no debe salir con "bravuconadas" e insistió en que el líder chavista protege a los cabecillas del ELN al igual que a alias "Iván Márquez", "Jesús Santrich" y otros mandos de la desmovilizadas FARC que abandonaron el proceso de paz colombiano y retomaron las armas.

Las relaciones entre Colombia y Venezuela están rotas desde febrero pasado y la frontera de 2.219 kilómetros es escenario de constantes tensiones que nunca han llegado al enfrentamiento militar.