La lluvia no detiene las protestas de Greta Thunberg ante la ONU

Las jovenes activistas, la sueca Greta Thunberg (c), y la estadounidense Alexandria Villaseñor (d) se toman un selfie junto a una veintena de adolescentes que se dieron cita este viernes ante la sede de Naciones Unidas, en Nueva York, para llamar la atención sobre las consecuencias del cambio climático. EFE/Jorge Fuentelsaz Las jovenes activistas, la sueca Greta Thunberg (c), y la estadounidense Alexandria Villaseñor (d) se toman un selfie junto a una veintena de adolescentes que se dieron cita este viernes ante la sede de Naciones Unidas, en Nueva York, para llamar la atención sobre las consecuencias del cambio climático. EFE/Jorge Fuentelsaz

Las lluvias caídas sobre Nueva York, provocadas a distancia por el huracán Dorian, no han detenido a la activista sueca Greta Thunberg, que por segundo fin de semana consecutivo se ha unido a las protestas ante la ONU contra la crisis climática convocadas por la joven estadounidense Alexandria Villaseñor.

"Nos manifestamos juntos, no importa el tiempo que haga", gritaban la veintena de adolescentes que se dieron cita ante la sede de Naciones Unidas, en Nueva York, para llamar la atención sobre las consecuencias del cambio climático.

Pertrechados de paraguas para protegerse de la lluvia y con intención de mantener la protesta en pie hasta las 14.00 hora local (18.00 GMT), los convocados gritaban cánticos pegados unos a otros para darse también algo de calor, mientras algunos recibían ropa de abrigo por parte de los padres que les acompañaban.

Y es que todos se saltaron hoy las clases para acudir a esta reunión que desde hace meses convoca la joven de origen latino Alexandria Villaseñor, pero que cobró fama el pasado viernes, cuando Greta Thunberg tomó parte por primera vez en ella y convocó a más de un centenar de personas.

La activista medioambiental sueca, de 16 años de edad, desembarcó el 28 de agosto en Nueva York con su mensaje en defensa del medioambiente, después de dos meses de travesía por el océano atlántico a bordo de un velero, para participar en la cumbre del clima de la ONU del próximo 23 de septiembre.

"Lo niños han vuelto al colegio ahora, el verano se ha acabado, pero aún así la convocatoria ha sido buena", asegura a Efe el activista de 18 años Shiv Soin, para justificar que convocatoria de esta jornada fue menos seguida comparada con la de la semana anterior.

El próximo 20 de septiembre, en vísperas de la Asamblea General de la ONU, han convocado una gran manifestación en el centro de Nueva York para concienciar sobre la necesidad de revertir la crisis climática pero, según Soin, aún no saben si convocarán otra concentración el viernes 13 frente a la ONU.

"No es fácil, estamos haciendo sacrificios", dice Soin al referirse a la necesidad de pedir permiso en el colegio para ausentarse y poder protestar junto a Greta y Alexandria. Con un chubasquero amarillo y un paraguas, Greta, que padece asperger, observa en silencio e interactúa pocas veces con los compañeros y compañeras que la rodean y con alguna de las personas que pasan por el lugar y le anima a voces a continuar con su lucha.

Por encima de los jóvenes, que se han sentado para aguantar mejor las inclemencias del tiempo, dos chicas sujetan una pancarta en la que se puede leer "América Despierta: Emergencia Climática".

Las lluvias que hoy han hecho su aparición en Nueva York son consecuencia del huracán Dorian, que después de pasar por Bahamas, causando una gran destrucción, tocó hoy tierra en el estado de Carolina del Norte (800 kilómetros al sur de Nueva York), con categoría uno y con vientos de 90 150 kilómetros por hora.