TV

El Reino Unido dejará de acudir a las reuniones de la UE desde septiembre

El Reino Unido dejará de acudir a las reuniones de la UE desde septiembre / EFE El Reino Unido dejará de acudir a las reuniones de la UE desde septiembre / EFE

Representantes del Gobierno británico dejarán de asistir a la mayoría de las reuniones de la Unión Europea (UE) a partir del 1 de septiembre a fin de centrarse en la futura relación con el bloque comunitario y otros países, confirmó el Ejecutivo de Londres.

En un comunicado divulgado por el departamento para el "brexit" o salida del Reino Unido de la UE, que hoy recogen los medios locales, el Gobierno explicó que desde el próximo mes tan solo enviará representación oficial a encuentros con líderes comunitarios en los que exista un interés significativo para este país, como por ejemplo la seguridad.

La decisión, según explica la nota, "refleja el hecho de que la salida del Reino Unido de la UE el próximo 31 de octubre se encuentra ahora muy cerca y muchas de las negociaciones de las reuniones de la UE versarán sobre el futuro de la Unión tras la marcha del Reino Unido".

También se recuerda que, como prometió el pasado julio el primer ministro británico, Boris Johnson, como país miembro saliente, tiene sentido "liberar" a los funcionarios de esas reuniones para permitirles centrarse más en las "prioridades nacionales inmediatas".

Entre ellas, "en los trabajos sobre los preparativos para el 'brexit' y en la futura relación con los 27, y también en forjar nuevos acuerdos comerciales y promover un Reino Unido verdaderamente global".

El Gobierno aclara que esa decisión no tiene como objetivo "frustrar" las funciones de la UE y asegura que este país continuará estando presente en aquellos eventos donde se diriman asuntos de "interés nacional".

"En los encuentros de la UE se invierte una cantidad de tiempo y esfuerzo increíble (...). Nuestros diligentes funcionarios también pasan muchas horas preparándose para ellos, bien leyendo los documentos necesarios o trabajando en reuniones", explicó Steve Barclay, ministro para el "brexit", en la nota.

A partir de septiembre, los representantes británicos "solo acudirán a las reuniones que realmente importen, reduciendo la asistencia en más de la mitad y ahorrándose cientos de horas", añadió.